El decreto que deja sin IVA a los productos de la canasta alimentaria implica en forma directa una gran perdida de recaudación fiscal que va a afectar en forma directa la coparticipación federal a las provincias y a su vez a los municipios de todo el país, que si hasta hoy podían tener sus presupuestos equilibrados, en adelante no va a ser igual.

Con respecto al bono de $ 5.000 para los empleados públicos y al reclamo que efectuará la CGT en el seno del Consejo del Salario, los reclamos se van a trasladar a todo el país, buscando que se recupere el valor adquisitivo del salario, aunque fuese en parte, esto coloca en serios problemas a gobernadores e intendentes, que sin la ayuda nacional no podrán pagarlo y se encaminan hacia el conflicto social.

El gobierno nacional sigue en la búsqueda de recuperar terreno perdido en las PASO, por lo cual difícilmente ayude a los gobernadores que le jugaron en contra a salir de la disyuntiva que se les presenta y lo obvio es que cada uno tenía que cuidar sus propios recursos, lo que hasta el día de hoy no hicieron.

En tanto estos sucesos se van encadenando, el mercado no se detiene, sigue la marcha de la remarcación de precios y aunque se saque el IVA, la diferencia de precios al consumidor final, será un alivio temporal, porque se irá achicando la brecha, a raíz del aumento del dólar y la consecuente devaluación del peso Argentino.

Alberto Fernández, ante el temor de lo que le espera si llegara a ser gobierno, ya pide un acuerdo y la renegociación con el FMI, una cuestión en la que el gobierno actual no daría lugar porque no corresponde, cuando no es el presidente y se negaba a atender el teléfono “por estar dando clase”. Cristina en tanto mantiene silencio a sabiendas que los votos logrados en las PASO fueron para ella.

Si no hay acuerdos de fondo, el gobierno actual llegara al 10 de diciembre con un mercado que seguirá evolucionando en forma desfavorable hasta que le muestren las señales de confianza que hoy no tienen, por lo cual sigue la fuga de capitales hacia el exterior y al colchón, lo que es un mal augurio para el 2020, máxime que se tomaron las PASO como si fuese una elección primaria, cuando a pesar de la distancia obtenida por la oposición, aún cabe la posibilidad de irse a una segunda vuelta, porque en política, con cambios de estrategias, lo imposible puede llegar a transformarse.