Florencio Varela siempre es el lugar dónde se encuentra la noticia, cuando no es la amenaza de un puntero para generar la exacción ilegal (o el robo sin armas) a personas que cobran planes sociales, es la provisión de drogas a los que van a una manifestación y nadie investiga, revisa los micros ni hace nada para terminar con estas situaciones.

Asi comenzó México, nos mencionaba una Licenciada oriunda de ese país, dónde los carteles del narcotráfico se han impuesto, coimeando militares, policías y funcionarios y provocando la muerte mediante sicarios de todo aquel que ose oponerseles o simplemente hacer notas sobre el tema lo que costo la vida de varios periodistas.

Argentina, a pesar de las incautaciones generadas por las fuerzas de seguridad nacionales, iría en ese camino, baste mirar cuantas personas tienen patrimonios que no pueden justificar y negocios que operarían como pantallas. Cuanto más droga se descubre, más droga queda internamente y se disemina a lo largo y ancho del país.

La denuncia de los vecinos, indica que en la esquina de la calle Rumania y Bonn del Barrio Complejo Santa Rosa, se reúnen en horas de la tarde -noche, varios jóvenes que compran drogas al menudeo. Esos jóvenes, dicen algunos vecinos “parecen zombies” que después deambulan perdidos y terminan siendo un peligro para si mismos y para terceros, porque terminan robando cualquier cosa para poder mantener su adicción, haciendo peligrar su propia vida.

La denuncia “in voce” indica que en varias oportunidades la venta se efectúa en presencia de un patrullero de la policía que se ubica cercano al lugar, como si ellos, protegieran al narcotraficante, también señalan que el lugar de residencia del proveedor se encontraría ubicado en una casa de la zona, sobre la calle Bonn a unos 150 metros del lugar de venta.

Esperemos que algún funcionario judicial se dedique a investigar el tema, dado que la zona de Barrio Complejo Santa Rosa y también Pico de Oro, esta siendo invadida por narcotraficantes que venden al menudeo, sin que nadie se ocupe de investigar y de allí surge la inseguridad de esta zona con asaltos a mano armada en las paradas de micros o en la calle y algunos enfrentamientos armados entre bandas de jóvenes.