La suspensión la dió a conocer el secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, tras el pedido de una de las empresas interesadas. La disparada del riesgo país dificulta el financiamiento del plan pero también el escenario político genera dudas en el sector.

Esta decisión tiene que ver con el resultado de las elecciones PASO y la incertidumbre generado por la escalada del dólar y quién llegara al gobierno en Octubre, a lo que se suma el alto costo de las inversiones a realizar.

El gasoducto iba a vincular Vaca Muerta con Saliquelló y San Nicolás, una obra clave para que se pueda incrementar la producción de Vaca Muerta ha sido postergada. .

Hasta el momento cuatro firmas compraron los pliegos para la licitación que según el cronograma oficial debía cerrar el plazo de recepción de a mediados de septiembre.

Entre las firmas que se sabe que adquieron pliegos se encuentran Transportadora Gas del Sur (TGS), cuyo accionista principal es Pampa Energía; Transportadora Gas del Norte (TGN) con CGC y Tecpetrol como accionistas centrales; Pan American Energy (PAE), la petrolera de la familia Bulgheroni; y una compañía asiática.

En números

40 millones de metros cúbicos es la capacidad que se busca que tenga el nuevo sistema de transporte de gas.

60% de la demanda del país se ubica en la zona de Buenos Aires y Santa Fe.

El resultado electoral de las PASO y la siguiente corrida cambiaria han golpeado al gobierno y a las empresas y ya se dificulta conseguir apoyo en cuanto a la inversión financiera extranjera se refiere.

La advertencia hace referencia a las condiciones excepcionales que incluye la licitación que crea a la vez la tercera licencia de transporte de gas del país, denominada Transportadora Gas del Centro.

El sistema es clave no sólo para incrementar la demanda dentro del país sino también para el desarrollo de un sistema de GNL.

Es que en el DNU 465/19 que marcó el llamado a licitación se incorporó un Régimen Especial Transitorio que se extiende por los primeros 17 años de funcionamiento del gasoducto. En ese plazo la nueva transportadora podrá pactar libremente los precios de su servicio en dólares, con la limitante de no poder trasladar esos costos a la tarifa de los usuarios residenciales.

Este régimen especial es el que varias de las firmas interesadas en la construcción temen que no pueda concretarse y que sea una traba para el recupero de los fondos invertidos que en la primera etapa de la línea a Saliquelló, están estimados en 800 millones de dólares.

El esquema de financiamiento diseñado antes de la devaluación contemplaba un aporte del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses por 400 millones de dólares y un crédito de hasta 200 millones de dólares de la agencia norteamericana OPIC, quedando al menos 200 millones de dólares a financiar por la firma o firmas constructoras.

Mientras tanto las firmas consultadas advierten que se espera que a partir de fin de año la producción de gas del país comience a caer por la falta de nuevos pozos y también por el freno en el petróleo que podía aportar gas asociado.

El congelamiento de la tarifa de gas domiciliario recalentó los ánimos en las empresas

La decisión del gobierno nacional de congelar hasta enero del año entrante la tarifa del gas domiciliario generó malestar no sólo en las empresas productoras sino también en las distribuidoras y transportistas.

Desde las firmas se indicó que si bien la decisión era casi una ficha cantada a la luz de las medidas adoptadas luego de la disparada del dólar, la misma afecta a un sector al que Nación ya le adeuda varios pagos. Desde el Estado se había reconocido que por las medidas aplicadas entre abril y septiembre serían 4.500 millones de pesos los que Nación debía abonar a las firmas.

Para algunas empresas el congelamiento agudizará aún más la tendencia que ya se anticipa de una caída en la producción a partir de los próximos meses, en tanto que para otros actores el escenario es aún más complejo con los precios para el gas en boca de pozo que se estima que podrán alcanzarse en los próximos meses.

De momento el precio promedio del gas está en unos 4,50 dólares por millón de BTU, pero desde las productoras dan cuenta que en el inicio del período templado el precio descenderá más allá de los 2,50 dólares, poniendo en riesgo la rentabilidad de muchos proyectos en desarrollo y paralelamente la creación o el mantenimiento de nuevas fuentes laborales.

Fuente: Diario de Río Negro y Construar