El gobierno nacional consiguió por el momento mantener el dólar en los $ 57, aunque tal como lo menciono hace poco tiempo por Twitter el Ministro Dietrich, lo que no pudo dominar fue una inflación que sigue su curso, esperándose para este mes que alcance el 4,5%.

Tampoco logro mantener ningún acuerdo de precios y las empresas mayoristas y minoristas trasladan aumentos a los productos de la canasta básica alimentaria que oscilan entre el 6% al 10%, lo que implica que cada vez menos personas van a poder acceder a ellos, en especial a la leche, yogurth o alimentos tales como carnes, frutas y verduras que están ya por las nubes y son altamente necesarios para que un niño no termine con problemas de crecimiento y desnutrición, como ya se esta descubriendo.

Ni mencionar los aumentos en medicamentos para personas mayores, en especial jubilados que deben elegir entre mantener su dieta alimentaria diaria y sus medicamentos para evitar riesgos de vida -que los tienen día a día- con un haber minimo de $ 12.000, que ya perdió un 30% de su valor real.

Un gobierno puede tener errores y en este país no es el primero que los comete y los ha reconocido, pero no ha aplicado políticas públicas tendientes a corregirlos y de allí el mensaje que recibió a través del voto PASO.

Habíamos anticipado en estas páginas los retiros de ahorros en pesos que pasan al dólar como reserva de valor y los retiros de dólares que van a cuentas del exterior o al colchón y aunque estas salidas del sistema bancario argentino se minimicen, diciendo que los retiros se limitan a pocas personas, no se esta en lo cierto, aun permanece la desconfianza por lo que se hace y lo que vendrá, lo que seguirá complicando la economía actual y al próximo presidente, sea quién fuere.