Poco importa quién se moleste con esta nota si el Dr. Watsón a quién respeto o Pablo Alaniz, con quién mantuve una buena relación durante casi dos años, pero antes de publicar algo ambos deben pensarlo, no es moral ni ético colgarse del dolor de una familia para hacer campaña política o justificarse por no ir a un acto cualquiera que sea, encima ni conocieron en forma personal a Bulacio, quién falleciera trágicamente en el derrumbre de una estructura tubular en Ezeiza.

Bulacio era el esposo de una amiga de una de mis hijas y se dedicó siempre al armado de estructuras tubulares, comenzando con mi ex- yerno (Estructuras Quintana) cuando eran chicos, ya de muchacho se independizó paso a trabajar como subcontratista y como capataz con la empresa que tenía la concesión de los trabajos en Ezeiza.

Para mi, aprovechar el dolor de la familia Bulacio, para hacer política es una hijaputez, venga de quién venga.

La solidaridad se demuestra en silencio, con acompañamiento del dolor y en lo posible con ayuda, no es necesario hacerla pública, para ver quién la tiene más larga, menos cuando una familia se quedo sin su único sostén y sus hijos sin padre.

Hay culpas de esta trágica muerte, si, de la Empresa o de algún gobernante porque la Provincia había dictaminado parar la obra y no se hizo, así que la Justicia ahora deberá determinar las responsabilidades correspondientes,quiza eso lleve un poco de alivio al dolor.

Mgter. Jorge A. De Gioia