Nota del Ing. Miguel A. Gomez Nieto
Director ConstruAr

Desde el  mismo  momento en que el Estado Nacional se propuso la digitalización del Registro Nacional de Constructores de Obras Públicas expusimos, en diversas notas, nuestra opinión adversa al modo en que se intentaba tal procedimiento y de los riesgos que conllevaban hacerlo en forma improvisada, urgida y por personas con desconocimiento en la materia.

Nuestras declaraciones nos generaron la denostación, el vituperio y la burla por parte de esta banda de funcionarios mediocres. Hoy nos enorgullecemos de haber sostenido esta postura.

Nos hubiera gustado informarles que estábamos equivocados, que nuestra apreciación no era correcta y hubiéramos pedido las correspondientes disculpas públicamente. Pero en lugar de ello la Resolución Nº 098/2019 de la Auditoria General de la Nación (que se adjunta) expone con severidad dramática los errores cometidos, los cuales generaran ingente perdidas al Estado, riesgos e incertidumbre, que incluso podrán producir la pérdida de la documentación digitalizada durante 4 años.

Estamos en riesgo de que se borre y desaparezcan definitivamente tales asientos, que involucran a la mayoría de los organismos que conforman el Sector Público Nacional (SPN), y de las provincias y municipios adheridos. No solo del Registro Nacional de Constructores.

Desgraciadamente la digitalización  se hizo de tal manera que no tiene retorno, no hay vuelta atrás y habrá que resignarse a contar con un sistema digital impreciso, plagado de errores y de dudosa confiabilidad.

La soberbia e imprudencia de quienes administran el Estado Nacional, en estos tiempos, les hizo creer que fácilmente se podía trasladar una experiencia de orden Municipal (Ciudad de Buenos Aires) al orden Nacional, Provincial y demás municipios en forma inconsulta, sin consenso, autoritariamente y desoyendo las recomendaciones de empresarios, cámaras, funcionarios de carrera y especialistas.

Además, detrás de la digitalización se orquesto un sinnúmero de negociados, que en otro artículo hemos de desarrollar en detalle, contratando a consultoras privadas servicios de dudoso alcance y eficiencia que podían haber sido desarrollados dentro del propio Estado.

Los puntos salientes del Informe de la  Auditoria General de la Nación son los siguientes:

  • El Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE): No es estable
    Un 97% de los usuarios encuestados manifestaron que la indisponibilidad del GDE es frecuente o muy frecuente y que en horarios centrales acusa bajo desempeño.
  • No cuenta con un “Plan de Recuperación de Desastres”, que permita reestablecer los servicios informáticos ordenadamente y en el menor lapso posible ante un evento crítico.
  • No cuenta con acuerdos de niveles de servicio, la mesa de ayuda no responde adecuadamente y evidencia problemas funcionales.
  • No posee resguardo de la confidencialidad e integridad de la información producida por los organismos usuarios,
  • No cuenta con un perfil de consulta para los auditores externos, lo que dificulta la rendición de cuentas y el control.

El auditado (Secretaría de Modernización Administrativa de la Secretaría de Gobierno de Modernización) reconoce algunos de los desafíos señalados por la Auditoria General de la Nación y manifiesta estar trabajando en ellos.

El Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE), es la plataforma informática que se encuentra en uso obligatorio para la gestión de todas las actuaciones y expedientes electrónicos del Sector Público Nacional (SPN), actualmente cuenta con más de 200.000 usuarios, 11 millones de expedientes y 116 millones de documentos digitales,