Alberto Fernández, cada día se dedica a emitir alguna frase política que tiende a mantener el descontrol y la inseguridad ciudadana.

Esta vez dice que pedir el DNI a las personas que la policía considere sospechosas, es “criminalizarlas”, se olvido que cada ciudadana/o que circule por la Argentina debe hacerlo con su DNI en el bolsillo, aunque fuese un documento extranjero, porque él es la base de su identificación personal y que la policia o las Fuerzas de Seguridad tienen la obligación de solicitarlo, ante un cierto grado de sospecha.

Esas medidas hacen a la seguridad ciudadana y tienden a evitar que personas con pedidos de captura e inmigrantes ilegales, caminen por nuestras calles impunemente y lleguen a cometer delitos.

A nadie debe molestarle un control, si están con “las manos limpias”, al contrario hace a su propia seguridad y la obligación de cada uno es salir a la calle con el Documento Nacional de Identidad, que nos sirve inclusive en caso de sufrir un accidente, pedir documentos no es criminalizar a nadie, Fernández solo hace política en cada acto en el que abre su bocaza y también intenta dominar sindicatos como el de Biró, que ya le puso en claro que él no manda.

En Lanús exaltó haber salido del FMI, se olvido de decir que al Club de Paris solo se le debían U$S,26.500 millones y que con las idas y vueltas de los Kirchner, Kiciloff termino “arreglando” en U$S 96.000 millones.

Hay que dejar de hablar tonterías, cuando los carteles de la droga, los sicarios y los motochorros cada vez operan con mayor impunidad en todo el país, a causa de políticos como éste que quiere mano blanda y condenados por corruptos sueltos.