“Hoy estamos acá para rendir homenaje a los trece héroes asesinados hace 44 años en el ataque al Regimiento de Infantería de Monte número 29, en la ciudad de Formosa.

Aquel domingo, durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, un grupo de guerrilleros secuestró el vuelo 706 de Aerolíneas Argentinas y tomó el aeropuerto de la capital formoseña. Tomaron de rehenes a cientos de personas, asesinaron a Neri Argentino Alegre, que prestaba servicio a la comunidad desde la policía provincial, y después atacaron el regimiento.

Doce vidas más se cobró la defensa del cuartel. Trece vidas entregadas en cumplimiento del deber.

A las familias de las víctimas: sé que nada de lo que diga va a devolverles a sus seres queridos. Y sé que, desde hace muchos años, cada vez que esta fecha se acerca les sobreviene angustia, tristeza e impotencia.

Quiero que sepan que, y permítanme nombrarlos nuevamente, el Subteniente Ricardo Massaferro, el Sargento Víctor Sanabria y los soldados Antonio Arrieta, Heriberto Dávalos, José Coronel, Dante Salvatierra, Ismael Sánchez, Tomás Sánchez, Edmundo Roberto Sosa, Marcelino Torales, Alberto Villalba y Hermindo Luna, estarán para siempre en la memoria de todos los argentinos.

Recordar y honrar a estos valientes formoseños es una responsabilidad con la historia, con el presente y con el futuro de nuestro país. Es ratificar nuestro compromiso con la república y la democracia.

Así queremos vivir. En una Argentina que resuelva sus conflictos en paz. La violencia nunca es la solución. La vida debe ser siempre nuestra prioridad principal.

Por último, decirles que en función del paso del tiempo y la no respuesta del Congreso después de muchos años de esfuerzo que empezaron con el ex diputado nacional por Formosa, mi querido Ricardo Buryaile, para darles un beneficio indemnizatorio a las familias, hemos decidido otorgar un subsidio extraordinario a los familiares de los fallecidos en defensa del Regimiento de Infantería de Monte número 29. Gracias Ricardo nuevamente por tu tenacidad en este justo reconocimiento. En esa línea, la próxima semana voy a firmar un decreto para instruir al Ministro de Defensa a que avance con este objetivo.

Nos lo debíamos como sociedad. Durante mucho tiempo el Estado guardó silencio frente a las víctimas. Un silencio que duele. El terror y la violencia de los 70 deben ser recordados como un capítulo oscuro de nuestra historia, como ese país al que nunca más, nunca más, queremos volver.

La enorme mayoría de los argentinos queremos respetarnos. La enorme mayoría de los argentinos queremos vivir en paz. Sigamos trabajando juntos para que así sea. Muchas gracias a todos.”