Al día 19 de mayo sumaban 2,391 las personas detenidas y procesadas por la justicia federal por violar la cuarentena obligatoria impuesta por el gobierno nacional y seguida de cerca por los Intendentes Municipales.

En esa fecha, demoraron a 22 personas por no respetar el aislamiento
según informo la secretaría de Gobierno municipal. Las mismas fueron demoradas por las fuerzas de seguridad con responsabilidades en este distrito.

Volvemos sobre lo expresado en varias notas anteriores, si bien se trata de cuidar que el virus del COVID -19 no avance, las fuerzas policiales actúan en un solo radio y se abocan a una sola problemática que tiene que ver con la salud humana, en ese accionar han dejado de lado la vigilancia que les compete efectuar en los barrios de la periferia varelense, con la mira puesta en combatir los delitos, teniendo en cuenta que estos han aumentado exponencialmente y nadie se expresa sobre ello o genera las medidas del caso para brindar “Seguridad Ciudadana”.

Se ha nombrado hace poco a un comisario retirado y a su vez licenciado en seguridad al frente de la Subsecretaría de Seguridad Municipal, mirando su trayectoria institucional, aunque el mismo paso por Florencio Varela como lo hizo cualquier otro, que también habían sido nombrados en el municipio, sin que lograran mejorar la seguridad pública en el distrito ni mostrar un plan tendiente a ese fin, no se sabe si el cargo lo logran por “simpatía política” o por una capacidad intelectual y de acción que en la práctica policial no ha sido demostrada, teniendo en cuenta que en Florencio Varela los delitos de todo tipo nunca cesaron, por el contrario aumentó la violencia contra las mujeres, los asaltos en la vía pública y las entraderas a domicilios o al voleo, también se ha sumado otra modalidad: el robo de automotores en la zona céntrica, a la vista de las fuerzas de seguridad.

El último caso fue el de una camioneta Ford 350, estacionada sobre la acera del edificio que ocupa la Secretaría de Desarrollo Social, frente al Banco Nación Argentina, dónde esta la presencia de ocho agentes policiales y la patrulla comunal por la mañana y de dos agentes policiales en horas de la tarde. Nadie se dio cuenta de nada por estar limitados a controlar las fila de personas del cajero automático.

La comisión de Seguridad del Concejo Deliberante local, desde hace más de tres años que no genera un solo proyecto tendiente a mejorar la seguridad en el distrito y cabe la pregunta, aunque a algunos les caiga mal ¿para qué están?.

Los vecinos de todos los barrios Varelenses hace tiempo que están “detenidos en sus casas” por miedo a los robos y les sumaron la detención obligatoria por el COVID-19, sufriendo la inseguridad -que no es una sensación- las mujeres y hombres que salen a comprar o bien a realizar trabajos esenciales.

En Florencio Varela, la “Seguridad Ciudadana” brilla por su ausencia y no se ve que vaya a mejorar la misma en el actual contexto económico- social y de liberalización de mas de 2.000 detenidos por delitos variados, muchos de los cuales han salido de las Unidades Penales de Florencio Varela, sin demostrar la gran mayoría de ellos que pueden ocuparse de otra cosa que no sea volver a delinquir, teniendo en cuenta que “la escuela de la cárcel” impide tomar a muchos el camino de una nueva vida en sociedad.

Claro que no son todos, hay una minoría que logran superar las penas impuestas por los jueces y las internas que lindan con las violaciones a los derechos humanos y logran reinsertarse socialmente, cuando se les da una segunda oportunidad.