Pata y muslo de pollo, comida diaria de muchos Argentinos. El precio lo mueven al compás del dólar, aunque el pollo no se alimenta con él