EL RELATO DE UNA CIUDADANA ITALIANA QUE VIVE EN LA CIUDAD DE BARI, REGIÓN PUGLIA, CON RESPECTO AL COVID-19, EL SISTEMA DE SALUD Y COMO PROCEDEN SUS POLÍTICOS Y CIUDADANOS

EL RELATO DE UNA CIUDADANA ITALIANA QUE VIVE EN LA CIUDAD DE BARI, REGIÓN PUGLIA, CON RESPECTO AL COVID-19, EL SISTEMA DE SALUD Y COMO PROCEDEN SUS POLÍTICOS Y CIUDADANOS

24 mayo, 2020 Off By demo

En mi región, durante la fase 1, todos estábamos encerrados en la casa, solo podíamos salir con autocertificación por razones serias, como compras, asistencia a padres ancianos, razones de salud. Las compras tenían que hacerse cerca de la casa, en el vecindario, con una máscara y guantes.

Para aquellos que transgredieron las indicaciones oficiales, hubo fuertes multas. El servicio de salud es público para nosotros, se acude al médico en casos extremos, en general las consultas son telefónicas y para las recetas de medicamentos se utiliza Internet, aún hot, se realiza todo en línea.

Incluso los infectados llaman a un número ya determinado para ello y lo ayudan a distancia, siempre que no necesita hospitalización. El estado intervino con subsidios para todos, despidos para empleados, contribuciones únicas para comerciantes y trabajadores independientes.

Lamentablemente, la ayuda económica tarda en llegar y la situación económica en general, es desastrosa. Algunos comerciantes han renunciado a la reapertura de sus comercios porque entre las ganancias perdidas y los nuevos costos de desinfección, las distancias a respetar, los dispositivos de seguridad se les hacía imposible reabrir.

Ha habido manifestaciones contra el gobierno, aunque no estoy de acuerdo con eso. Lamentablemente, todos estamos en problemas.Los restauradores son los más rebeldes. Pero si los pequeños tienen dificultades, creo que los más fuertes solo quieren especular.

Para muchos empleados, esta pandemia marcó el final de su trabajo. Ahora, en la fase 2, todo se ha reabierto pero la situación es muy grave económicamente. Además, corremos el riesgo de que cierren todo porque las personas son estúpidas e irrespetuosas con las reglas, crean reuniones en todas partes, sin máscara facial. Desafortunadamente son muchos los que no respetan las reglas.

La fase 1 fue terrible, aquí en el sur, donde no había muchas infecciones, nos sorprendió. De un día para otro, rápidamente, pasamos de una alarma creciente al cierre de escuelas y luego todo, todo, excepto los servicios esenciales, se cancelaron en unos pocos días, cuando todavía percibimos la enfermedad de una manera muy distante.

En Lombardía, había muertos y pánico. Todo era surrealista, la ciudad desierta, sin siquiera un automóvil, en silencio, largas esperas para entrar al supermercado, desconcierto, angustia, incredulidad.

El gobierno ha tomado medidas muy restrictivas, en mi opinión, actuando de la mejor manera. Quizás de esta forma logro que en gran gran parte del territorio italiano no avanzara tanto el contagio.

Vivimos una realidad diferente, nueva, las lecciones son en línea, el trabajo en línea donde es posible, todos los demás permanecen en sus casas, muchos empleados han sido despedidos.

Si estas medidas ciertamente han salvado muchas vidas, claramente han sumido al país en una grave crisis económica de la que será difícil salir, pero lo haremos, debemos hacerlo.

Desafortunadamente, desde un punto de vista político, no tenemos una oposición digna, que en lugar de acurrucarse con el Primer Ministro y apoyarlo, está convirtiendo todo en una guerra despiadada que intenta derribar al gobierno, explotando el descontento de las personas mas ignorantes que, sin dinero, son manipulables para intentar sacarlo. Todo esto es vergonzoso.

Son los mismos políticos que tienen el poder en Lombardía, donde, debido a su mal manejo, la salud se ha vuelto inmanejable. ha habido escándalos relacionados con contagios en hogares de ancianos para ancianos, contagios favorecidos por el mal manejo de estos villanos. Muchos ancianos murieron, solos, sin caricias, conscientes de estar en su final.

La imagen de las camionetas militares que transportaban los cadáveres a las afueras de Bérgamo, donde ya no había espacio para cremaciones, permanecerá en los ojos de todos.

Desafortunadamente, la ayuda que el gobierno ha brindado aún no ha llegado a todos y existen muchas dificultades. Pero también hay mucha esperanza, un deseo de comenzar de nuevo. Debemos tener cuidado, el virus está entre nosotros, pero si nos comportamos de manera inteligente, podemos enfrentar esta tragedia con coraje y fuerza de voluntad.

Llegó el día más esperado de los italianos en su larga cuarentena del coronavirus, después de casi dos meses de confinamiento, este lunes comenzó oficialmente la fase dos de la pandemia, la del reinicio de actividades productivas para casi cuatro millones y medio de personas. Todos los italianos, por fin, podrán salir a dar un paseo, darse una vuelta en bicicleta por la ciudad o visitar a familiares, parejas o novios.

Esta apertura exige responsabilidad a los ciudadanos. Si no fuera así, el Gobierno ya ha advertido: “De la misma forma que se abre, se puede cerrar. Tenemos indicadores que nos permitirán adoptar medidas correctivas en caso de un retorno de la epidemia. Si las cosas van mal, los cierres se producirán automáticamente”, advierte Walter Ricciardi, consejero del ministro de Sanidad y miembro del comité técnico científico. El primer ministro, Giuseppe Conte, ha comunicado también a los italianos que «es la hora de la responsabilidad».

Aparte de las tiendas y locales que vendían productos de primera necesidad, hoy recomenzaron las actividades manufactureras, el sector de las construcciones, el comercio al por mayor ligado a las actividades abiertas, que van desde la moda a la fabricación de automóviles y muebles. Los restaurantes y bares podrán hacerlo solo para entregar las peticiones que se hagan desde casa o en el propio local, a condición de que no se consume en el interior sino en las casas. En el último decreto del Gobierno se estableció que hasta el 1 de junio no podrían abrir bares, ni restaurantes, ni peluquerías. Pero son muchas las presiones para que se adelante la apertura.

Durante la cuarentena, ocho millones de personas hicieron teletrabajo, un número extraordinario teniendo en cuenta que el 1 de enero solo 570.000 personas lo hacían, frente a 14 millones que, potencialmente, podría teletrabajar. Ahora de los ocho millones que lo hicieron en los dos últimos meses, muchos continuarán a hacerlo total o parcialmente.

Obviamente no es un retorno a la normalidad, ni mucho menos. Las empresas han tenido que adoptar numerosas precauciones y protocolos de seguridad para poder reabrir y evitar que el coronavirus se difunda: distanciamiento entre personas, mascarillas, gel desinfectante para las manos, guantes, medir la temperatura al ingreso, desinfección de los ambientes. Los sindicatos han sido los primeros en exigir, para volver al trabajo, rígidas medidas de seguridad, que reflejaron en un emblemático eslogan en la fiesta del 1 de mayo: «El trabajo en seguridad, para construir el futuro».

La mascarilla es obligatoria para los adultos y los menores a partir de los seis años. Deberán llevarla en los transportes públicos, en locales cerrados y cuando se encuentren a personas con las que no conviven. Se han abierto los parques, donde se pueden hacer actividades motoras manteniendo distancia de dos metros. Permanecen cerradas las áreas de juegos para los niños. En centros deportivos, se permite el entrenamiento individual, aunque se forme parte de un equipo.

Miles de personas viajarán hoy hacia el sur, porque el gobierno autorizó el desplazamiento de quienes se quedaron «prisioneros» durante casi dos meses, cuando se decretó la cuarentena.

Hasta ahora los italianos han respondido con disciplina a las draconianas medidas de confinamiento impuestas por el Gobierno. Queda en el aire si, al abrirse la puerta de la desescalada, se abusará o se mantendrá aún la disciplina. En muchas ciudades, se ve ya cierto tráfico y el aumento de las personas en la calle. La autocertificación que se exigía para justificar la salida de las casas ya solo se debe presentar para las visitas médicas y cuando se visita a familiares o parejas, pero sin identificar a la persona que uno debe encontrar para tutelar la privacidad.

En definitiva, se abrio la fase 2, pero con prohibiciones y exigencia de responsabilidad para todos.

Beatrice de Gioia