FLORENCIO VARELA: Panorama desolador en cada barrio que uno recorre

28 julio, 2020 Off By demo

Ver para creer, dicen que la política es una fábrica de sueños, otros la completan con la “libertad de expresar ideas y llevar a cabo la que sea mejor”. Juan Domingo Perón fue un carismático que supo encontrar la forma de liderar las masas y dominarlas a su antojo para lograr su objetivo. Todas sus premisas ya históricas y su doctrina apuntaron a generar un solo y único movimiento al que conformaba con variadas concesiones, aunque el poder lo ejercía él y no otras personas – salvo Eva Duarte que lo encumbró aún más.

Sin embargo, las ideas del otro, siempre pasan a pertenecer a quién tiene el poder, para el resto queda la ilusión del “ser militante”, de haber logrado algo o creerlo, porque solo beneficia al uno y no al conjunto social, donde conviven ideas opositoras diversas y para ellos, hoy como antes, la oposición es el enemigo “y al enemigo ni agua o ni Justicia” (frase de Perón).

El hoy mal llamado “Peronismo” (yo vengo de un padre que corrió a defender a Perón en el 55), tuvo un líder de masas que logro muchos avances en el país con el dinero de los “Oligarcas” y “Agro-exportadores”, a los que limitó con la Junta Nacional de Granos. Asi construyo hospitales, barrios, escuelas, compro trenes, barcos y logro dignificación del trabajador, pero no todos los derechos los genero él, vienen de gobiernos de diferente ideología, aunque no los reconozcan y se los adjudiquen. Cierto que bajo la pobreza, ñpero no termino con ella, quizás en su tiempo esta situación fue diferente y menor, pero a partir de su caída, cada gobierno comenzó a generar pobres y corrupción. Todo ello se incrementó en nuevos gobiernos, que se dijeron “Peronistas” (Meném es un ejemplo y los que lo siguieron hasta el día de hoy, incluyendo a De La Rúa y los años de Duhaldismo y Kirchnerismo, generaron una fábrica de pobres y un desarrollo a todo nivel de la corrupción que se estructuró en el país y sirve de base para el asiento del narcotráfico (ejemplo: los fiscales y funcionarios hoy presos y con pedidos de captura).

La política como fábrica de sueños, es una utopía. Solo cumple los de aquellos que llegan a algún sitio de poder, no el de una sociedad que ya no sueña, solo se acostumbra a vivir lo mejor que puede en donde le toca y eso se ve en los barrios que rodean el casco centrico de Florencio Varela.

Ingresar al barrio La Sirena, San Nicolas, Monteverde, San francisco Chico, La Esmeralda, Villa argentina, San Jorge, en un día como hoy con un sol espléndido y ver las realidades de calles intransitables, de tierra, Zanjas en lugar de cloacas, calles en las que no se puede pasar por estar semicerradas, servicios que no tienen ni van a llegar en el mediano plazo, hace preguntarse: ¿El Peronismo/oficialismo y sus ideas dónde están? ¿Los cientos de millones de pesos que recibe el Municipio anualmente, adónde van a parar? ¿ quién, como y en que lugar, decide una obra pública? ¿se generaran compulsando las mejores ideas del debate Kirchnerista/ Oficialista? ¿Y el vecino que debe ser parte incluido en ese debate, es invitado de palo?.

Que quiere que más le cuente o pregunte, si la culpa de todo también es de de las dictaduras militares pasadas y del último presidente no radical, quizás progre, Mauricio Macri (que fabrico una buena cantidad de pobres y de deuda antes de irse y no puede tirar la primera piedra), aunque hoy día nadie podría,la historia los condena. Aunque dicen que se ve “una luz en el camino” (no es de EDESUR, tampoco es FEBO): es “BERNI” que se viene asomando, otro que busca cumplir su sueño, pero no el de una sociedad que seguirá viviendo en el barro y la pobreza, un lugar no querido ni esperado, dónde el político, hábil para prometer y no realizar, buscará sus votos y después los dejara que sigan soñando, total soñar no cuesta nada.