Ya no hace meses, si no unos años que en toda la zona rural de Florencio Varela se producen actos de cuatrerismo (o robo de caballos), los malvivivientes tienen vía libre y actúan de día y de noche, previo ver que sus presas son fáciles de robar y trasladar.

En algunos casos han llegado a realizar los robos en pleno día, llevándolos como si fueran los dueños, atados del cuello con una soga, hasta alejarse de las zonas donde pueden generar sospechas, procediendo después a montarlos y a alejarse definitivamente por caminos rurales que llegan hacia Quilmes, Berazategui, Ranelagh, cercanía de La Plata, Domselar, Brandsen, Presidente Perón o San Vicente.

Otras veces ingresan a los barrios periféricos al centro de Florencio Varela y los atan a un carro de “cartonero o chatarrero”, haciéndolos trabajar hasta que no dan más, sin darles agua ni alimentos, salvo el pasto que encuentran en el camino.

Estos delincuentes están amparados por los políticos que no legislan al respecto ninguna Ordenanza que sirva para establecer un sistema de identificaciones respecto a los caballos y sus verdaderos dueños. Prima la idea “del pobre cartonero” que tiene que rebuscarse el mango y así no se prohíbe, bajo diversas excusas la tracción a sangre animal en el distrito de Florencio Varela, y tampoco -salvo contadas veces- se aplica la Ley de Maltrato animal, la mayoría de las veces que se recupera un caballo, es gracias a que una persona como Dora Colo, que actúa como proteccionista se entera de los robos y a costa de arriesgar su integridad física los busca, ubica y recupera con ayuda policial, aunque claramente esta sola efectuando esta tarea.

El Estado local varelense aquí no esta presente, tenemos políticos al pedo como oreja de sordo en una Comisión de Seguridad que no ha sacado una sola ordenanza al respecto, lo cual daría cuenta que sus intelectos parecen no estar a la altura de lo que sucede con el abigeato en Florencio Varela, ni siquiera el ejecutivo, coordina acciones con los distritos colindantes para evitar este delito, como tantos otros.

Sería bueno que despertaran un poco y hagan algo más que Zoom por las redes sociales, para eso cobran una dieta de $. 80.000 y recuerden que un 50% en 2021 va a buscar renovar la banca y así difícilmente lo logren.