El Secretario de Seguridad de la comuna mencionada, cito al dueño del ciclomotor y se procedió a su devolución en el día de ayer, sin imponerle multa alguna.

La recomendación que se le efectuó es que debe asegurar el mismo a fin de que no sea secuestrado nuevamente en cualquier otro operativo.

Es harto evidente que quién efectuó el procedimiento, no actuó correctamente y que finalmente primo la cordura del funcionario, al tener en cuenta que les quitaban a la pareja con dos niñas pequeñas la posibilidad de hacer delivery con los churros que ellos mismos producen.

San Vicente debe mirar más hacia los motochorros y delincuentes que asolan la zona rural y menos hacia quienes como en este caso buscan ganarse el mango en medio de tantas restricciones que les han impuesto a la ciudadanía en general.

Una buena acción merece ser destacada y así lo hacemos, ahora la pareja necesita juntar el dinero para el seguro y cumplir así con la ley, para eso hay que darle tiempo o bien alguien les podría abonar la primera cuota, lo que tampoco estaría mal.