El Tribunal Oral Criminal Federal N° 1 de Córdoba condenó ayer a la tarde a nueve años de prisión y al pago de una multa de sesenta unidades fijas al integrante de una organización dedicada al tráfico de estupefacientes.

Jorge Barausse estaba acusado junto a otras dos personas -condenadas en 2018- de haber adquirido un camión y acondicionarlo para trasladar un cargamento de cocaína hasta la capital provincial para su posterior comercialización al por mayor, lo cual se tradujo jurídicamente en su condena en el delito de organizar y financiar el tráfico de estupefacientes.

Barausse llegó al juicio acusado de integrar junto a Ariel Savioli y Fidel Adrián Cruz una organización formada para transportar doscientos kilos de cocaína hasta la provincia de Córdoba con la finalidad de venderla en la capital provincial y en Río Cuarto al por mayor. Para ello, habrían contactado a un proveedor -al cual se busca identificar- y consiguieron moneda extranjera para concretar la operación y también adquirir un camión Iveco a nombre del hermano de uno de los imputados, para luego acondicionarlo y así ocultar la mercadería en su interior.

La causa se había originado en 2015, a raíz de un informe de la Gendarmería nacional que puso conocimiento de la justicia la existencia de una posible organización dedicada a la obtención de sulfato de cocaína (pasta base) en Salta y/o Jujuy para su posterior comercialización en Córdoba.

Una vez adquirido el rodado, lo trasladaron a la localidad de Oncativo para acondicionarlo dándole al camión la apariencia de vehículo de auxilio.

El 28 de enero de 2017, Cruz y los hermanos Savioli fueron detenidos en un control realizado por la Gendarmería Nacional sobre la Ruta Nacional 9. Al enterarse de esto, Barausse se profugó, aunque continuó asistiendo los fines de semana a los partidos de hockey de sus hijas. Fue finalmente detenido en el anexo de Córdoba Athletic Club a finales de abril de ese año.