EL GOBIERNO DE ALBERTO FERNANDEZ EXALTA VALORES DE CORRUPTOS, PERMITE QUE SE COMETAN ACTOS DELICTIVOS QUE VIOLAN DERECHOS HUMANOS Y CUESTIONAN A LA JUSTICIA

EL GOBIERNO DE ALBERTO FERNANDEZ EXALTA VALORES DE CORRUPTOS, PERMITE QUE SE COMETAN ACTOS DELICTIVOS QUE VIOLAN DERECHOS HUMANOS Y CUESTIONAN A LA JUSTICIA

25 febrero, 2021 Off By demo

Ya pasado algo más de un año desde que Alberto Fernández accediera al poder del Estado, gracias a quién lo coloco en la lista y a muchos operadores políticos como Horacio Verbitsky, a traves de Página12, no cabe ninguna duda de que volvieron peores y que repiten no solo los mismos errores del pasado en materia de política económica, también lo hacen en los casos de corrupción al exaltar las “virtudes” del titular del gremio de camioneros Hugo Moyano, como de algunos sindicalistas poderosos, enriquecidos a costa del pueblo Argentino y de muchas empresas que son presionadas de todas las formas posibles.

Un gobierno integrado por varios corruptos y un presidente débil que no sabe cual es el rumbo que debe tomar y no se anima a combatir los nichos de corrupción que se gestan en su entorno, finalmente también cae en ellos. Un caso ejemplar es haber alquilado el avión privado de Messi, pagando U$S. 150.000 para su viaje a México, con esta acción dilapido el dinero público, cuando tiene una Aerolínea de Bandera que la banca el Estado y donde el egreso mencionado hubiese sido menor.

Otro caso de corrupción es el de las vacunas VIP, han roto la igualdad de derechos impuesta por Ley.

A Moyano se le permite hace dos semanas bloquear el ingreso a una empresa, con pueriles excusas, llevando a una perdida irreparable y a violar el derecho al trabajo, contenido en la Constitución Nacional, el Ministro de Trabajo no actúa y una parte de la Justicia tampoco. Moyano debería estar preso igual que sus hijos, su obra social intervenida por utilizar las vacunas en forma personal, sin embargo nada de esto pasa, el poder político tapa todo.

Violar estos derechos, es violar Derechos Humanos, lo repetimos. Estos gobernantes defecan en la igualdad de derechos y creen ser los dueños del Estado, cuando solo son los gestores de algo que no produce -algo que tampoco comprenden bien- El Estado solo gasta lo que otros producen y el partido en el gobierno combate con sus actitudes a quienes permiten la existencia de la Administración Pública Nacional, Provincial y Municipal (estos son los tres niveles del Estado que gastan).

Otro tema es el de la Justicia, cuando les falla en contra y se demuestra que condenaron a ladrones, van contra la Constitución Nacional y las Leyes Argentinas e inventan una ley donde un fallo queda firme cuando lo dictamina la Corte Penal Internacional, no la Corte Suprema de Justicia de la Nación. O están mal de la cabeza o nos toman de estúpidos, ningún país serio hace semejante barrabasada, el que lo hace es porque impera la corrupción estructural y de alguna forma hay que taparla.

Para ellos todo es cuestionable, Milagro Sala es negra, perseguida y condenada por su color de piel, no por todo lo que se robo. Ahora Lázaro Báez, para Parrilli, es otro condenado por el color de la piel, sin embargo se robo medio país y aún le quedan causas judiciales donde esta involucrado.

Este es un gobierno que habla de la integración Americana, de la igualdad de derechos y los viola, que exalta a un Presidente que claramente permite el narcotráfico en su territorio y cientos de asesinados por los carteles Mexicanos de la Droga, cuyos responsables nunca se encuentran gracias a la corrupción imperante en ese país.

Palabras vanas vertidas en el exterior que causan la risa y la desconfianza internacional. Se mira la paja en el ojo ajeno y no en el propio, tenemos el gobierno que nos merecemos y una troupe de sindicalistas que paralizan el país cuando se les antoja, sin que nadie los detenga, estamos en una Argentina decadente y el grupo que hoy esta en el poder del Estado sigue generando una sociedad idéntica, que aún con reacciones y marchas de una parte no les hace mella, por el contrario, los convierte en más autoritarios.