Hace ya muchos años, desde 1983, el gobierno de Raúl Alfonsin, para evitar la ingobernabilidad del sistema, comenzó a intentar aliviar las necesidades de las personas más afectadas, por la “pésada” herencia económica que recibió, con el invento de la “Caja Pan” que en su interior contenía algunos productos alimenticios de terceras marcas, era el gran negocio de unos pocos. Estaba claro que Alfonsín no llego para solucionar el problema económico, sino a fortalecer un sistema democrático, intentando darle nuevamente un rumbo, trato de cerrar las grietas entre militares y la sociedad civil, y busco sobre el final de su mandato que lo reeligieran, pero ello no fué aceptado y su gobierno finalizó, no de muy buena forma.

Los argentinos somos hipócritas, lo nombramos el “padre de la democracia”, cuando él no creó el sistema, si tuvo huevos para poner “la casa en órden”. Las primeras medidas privatistas se iniciaron en su gobierno.

Postyeriormente aparece en escena Carlos Meném, arrasando desde una pequeña gobernación, en la Rioja, llego al poder de la Nación, privatizó hasta lo que no debía por ser estratégico y regalo el misil “Condor” a los EE.UU. en sus “relaciones carnales”, dejo un desastre con corrupción y muertos incluídos, su segundo mandato fué el peor de todos y encima pretendía un tercero que no fué, Eduardo Duhalde ya le operaba en contra.

Gracias a Duhalde, un tipo poco sano, llega Néstor Kirchner al poder del Estado, nadie quería tomar la “papa” caliente, llego débil, pero supo construir poder y asi generó el agrandamiento de la grieta entre Argentinos, tirando por la borda los acuerdos de Alfonsin y Menem. Hizo encarcelar militares, que eran asesinos, pero no a los terroristas del ERP, Montoneros y otros. Como si eso no bastara, a estos últimos los premio; les dió máximo poder a las cúpulas sindicales y construyó una red poderosa que se dedico a la corrupción en la obra pública.

Su idea de pasarle el poder a su esposa y luego retomarlo, le quedo en el camino, al morir. Cristina Fernández no cambio nada, siguió su camino rodeada de impresentables y corruptos, su giro fue más a la izquierda y fortaleció a los dirigentes sindicales y punteros políticos de todos los niveles de gobierno con un incremento de planes sociales que ya había otorgado Duhalde y de jubilaciones sin aportes, a la vez cerro la economía al mundo y dejo sobre su último mandato, la misma cantidad de pobres que alcanzamos a medir hoy día, el banco central casi sin reservas y un país invadido por la corrupción y el nbarcotráfico, encima no entrego la banda presidencia como debía, se fue acumulando maldad..

Macri era la opción a tanto robo, se presentaba como la alternativa más viable para un país diferente, con un crecimiento y desarrollo que hasta hoy no se da. Su Ministro de Economía cometió muchos errores y aún se cometen al transferirles a las obras sociales sindicales varios millones de pesos, que no cabe duda van a ser desviados de alguna forma.

También para calmar la protesta social, se cede ante los aprietes piqueteros, otro error, porque esta gente no se ablanda y les pone el voto, por el contrario cada vez van a pedir más. Los aumentos en los planes sociales deben mantenerse nominales e ir directamente al beneficiario y lo que hay que hacer es crear trabajo, reconvirtiendo las cooperativas como deben ser y sacando a los políticos o punteros que las manejan, del medio. Otro tema es bajar la presión impositiva a las PYMES y algunos sectores sociales productivos.

La imágen de Mauricio macri, según varios encuestadores va decayendo, aunque se mantiene varios puntos arriba, en intención de voto, con respecto a Cristina Fernandez, Massa; Lavagna, Picheto, Urtubey u otros todavía no le hacen sombra.

Sin embargo no es la imágen de Macri la que arrastra a los candidatos de CAMBIEMOS hacia abajo, sean Radicales o del PRO, sino la política económica. Neuquén, Río Negro y ahora Chubut sientan un precedente para tener en cuenta, si bien tienen partidos locales fuertes y el Kirchnerismo no gano, tampoco desapareció de la escena, sigue latente.

Si se van repitiendo las elecciones que faltan de la misma o similar forma y los gobernadores no brindan su apoyo al candidato presidencial actual, éste deberáa pensar en como se van a ganar las elecciones de octubre, con una economía que favorece la timba financiera y con Radicales como Casella, Storani y Alfonsín que todo el tiempo buscan romper la Alianza CAMBIEMOS, solo porque no logran tener espacios de poder.

Fijar una estrategia política inteligente es la clave, por lo cual no hay que cerrarle el camino a una candidata como Vidal, ni tampoco intentar aferrarse a un poder que se puede tornar esquivo, cuando no se logra recuperar la confianza de todos los sectores sociales, en especial con medidas que no le sigan tocando el bolsillo.


pueblitoplanes sociales