Con gran concurrencia de afiliados, funcionarios y ex-funcionarios, el día 14 de junio, se realizó en Florencio Varela, sede del Partido Justicialista, el congreso partidario que avaló la fórmula Andrés Watson – Arnaldo Medina para ir como cabeza de lista de los precandidatos a Intendente y primer Concejal por el “Frente de Todos” que aporta a Cristina Fernández a nivel nacional.

Detrás de ellos la próxima en integrar la lista seria Julieta Pereyra, previéndose que el Dr. Arnaldo Medina, estará como candidato testimonial, dado que no asumiría el cargo de Concejal.

De esta forma, en el caso de tener que sucederse a Andres Watson, por cualquier eventual, si este fuese electo Intendente, lo haría la hija de Pereyra.

La conformación de la lista de candidatos esta pergeñada por el dedo de Julio Pereyra, quién sigue imponiéndose a nivel local y coloca a gente que le ha sido fiel hasta la fecha.

En sus manifestaciones algunos militantes de Pereyra, le pegan al gobierno Nacional culpándolo de todos los “males” que padece Florencio Varela, olvidándose que ellos han sido parte durante años de que la gente en Florencio Varela, siga viviendo en el barro, por no llevar a cabo un plan de infraestructura urbana con los cientos de millones de pesos que recibieron desde que Carpinetti llegara al Fondo del Conurbano Bonaerense, durante la etapa del Kirchnerismo en el poder y los que siguen gastando mal, hoy día, presupuestándose por arriba del valor real una obra realizada recientemente en una Escuela de Ingeniero Allán que si se analiza lo realizado, esta lejos del valor que se le dió.

Lo que ha logrado Pereyra -no Watson- es el apoyo de organizaciones como el Movimiento EVITA que cuenta con miles de militantes con planes sociales; de varias Cooperativas de Trabajo; de Trabajadores de la Economía Popular y de un recién creado Movimiento Sindical cuyos dirigentes casi son desconocidos en el distrito, pero buscan un “lugarcito” para no quedar fuera del posible próximo reparto de los bienes públicos.

Se sigue buscando la impunidad y el bien común sigue siendo el verso que nunca se cumple, lo que interesa es como seguir colocando familiares y amigos/as en la línea sucesoria y mantener el statu quo reinante desde hace mucho tiempo.