UN DEBATE PRESIDENCIAL PARA LAS CHICANAS Y SIN IDEAS DE ADONDE NOS LLEVAN

14 octubre, 2019 Off By demo

Un debate presidencial, es básicamente un debate de ideas entre candidatos, donde aparte de poder repreguntarse entre unos y otros, deben mostrarle al ciudadano que van a hacer, como lo van hacer y con que tipo de herramientas técnicas, administrativas y financieras contaran.

Por otra parte, el debate sirve para evaluar por parte de la gente y los analistas, posturas, imágenes, frases, seguridades e inseguridades de cada candidato y ver fortalezas y debilidades.

Hay que decir la verdad, ninguno de ellos se salió de su libreto de campaña, todos repitieron el mismo slogan, sin decir nada novedoso, en síntesis se trato de seis candidatos que no presentaron nada al ciudadano común y defendió cada uno su postura.

Ciertamente el más aplomado y respetuoso ha sido Mauricio Macri que tomo las frases de Fernández para desmerecer al Kirchnerismo y acusarlo de dejar ingresar el narcotráfico al país y entregar un país con un descalabro económico. No se salió de su libreto diario y pidió ayuda para trabajar todos juntos, puede haber crecido algo su imágen, aunque el debate no le traerá muchos más votantes que lo que ya tiene.

Fernández se dedico a acusar a Macri de todos los males del país, de la pobreza y de la situación actual, pifió en algunos puntos como la no intervención en los problemas internos de Venezuela, lo que implica una defensa de la dictadura de Maduro y aprovecho para acusar a Macri de querer intervenir militarmente en ese país, algo impensado al no tener Argentina conque afrontar un conflicto militar que el gobierno no busca.

Lavagna sigue su libreto sin aportar nada nuevo, lo mismo hizo Gómez Centurión, aunque este último mostró su faz militarista y antiabortista, prometió lo que nunca nadie cumplió ni cumplirá: sacarle los subsidios a ex-terroristas asesinos y procesarlos.

Espert procedió igual que lo hace en cada programa televisivo al que concurre, fue a veces a favor de Macri y en general en contra de Macri y Fernández en política exterior y economía de gobierno, sigue avalando la apertura del libre comercio y el fortalecimiento interno, pero no dijo como lo logrará.

La Izquierda con Del Cañó sigue con la utopía de que la deuda la paguen los ricos y de tener un gobierno popular y estatizador, toda una revolución mental que no lleva a ninguna parte, su mirada de mas de un siglo de caído el marxismo en el mundo, no resultó ni siquiera en países donde la izquierda ha sido gobierno, lográndose generar más pobreza y desigualdades sociales y podemos agregarle miles de muertos en la Europa del Este.

El Argentino, en general y el mundo que asistió al debate a traves de los medios de comunicación, lo puede haber visto insulso, sin condimentos que valieran la pena analizar como temas de política pública, al no debatirse programas de ninguna clase, habrá analistas que dirán o inventaran otras cuestiones, aunque aquí solo hubo medias verdades y muchas mentiras de parte de todos los candidatos.

Esto el mercado lo medirá de otra forma, en base a las debilidades que cada uno de ellos ha mostrado en sus respectivos discursos y eso lo veremos en pocos días más.

Lo peor de todo es acusar de “narco capacitación en las escuelas” algo inexistente que genera inquietud a futuro, sin necesidad alguna, dado que para evitarlo se requiere actuar con la presencia del Estado.

En síntesis el debate ha sido solo un lugar para la retórica política, las acusaciones mutuas y las mentiras que no conducen a nada positivo para el país y menos generar el bienestar de los ciudadanos que lo habitan