La obra se ubicará aproximadamente a 3,5 kilómetros aguas arriba, para regular todos los caudales provenientes de los arroyos Pergamino y Botija.

El gobierno bonaerense anunció que ya comenzó la construcción de una represa para evitar inundaciones en Pergamino.

Con la firma de un convenio entre el intendente Javier Martínez y los ministros de Ciencia, Jorge Elustondo y de Infraestructura, Roberto Gigante, se dejó constancia del inicio de la obra, que demandó una fuerte inversión que financiará el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con la ejecución de la Compañía Decavial.

La represa será de materiales sueltos, de embalse no permanente y se ubicará aproximadamente a 3,5 kilómetros aguas arriba, para regular todos los caudales provenientes de los arroyos Pergamino y Botija.

La obra tendrá una longitud de 6.500 metros y una altura máxima de 16 metros desde la fundación, y su función será la de asegurar que los niveles del arroyo permitan el funcionamiento eficiente de la red urbana de desagües pluviales, aun cuando se produzcan lluvias de importancia en las cuencas.

Durante el acto de lanzamiento, Martínez recordó la inundación de 2016 y aseguró que este trabajo era el más esperado por los pergaminenses desde “hace más de 40 años”.

“Hoy estamos dando un paso muy importante, y como dijo la gobernadora, María Eugenia Vidal cuando el trabajo esté hecho, Pergamino no se va a inundar más”,