No hay un solo gobierno que haya hecho nada por los jubilados, solo derivar sus aportes al Anses para cuestiones de paridad de caja del estado nacional, nunca para cumplir con los aumentos que merecen por sus aportes de toda una vida. Cristina les veto el 82%, Macri les cambio la fórmula para pagarles menos, pero le salió mal, por causa de la inflación y Alberto Fernández la suspendió “por impagable” y los conformo momentaneamente con un bono de $. 5.000.

Ahora anuncia que daría aumentos por sumas fijas, que no van a superar nunca la inflación ni a tender a recuperar el valor adquisitivo perdido que llego a más del 50%, tampoco llegan los remedios gratis en tiempo y forma, mientras esperan la entrega muchos sufren o fallecen, nadie los defiende, no tienen sindicato y si lo tuvieran no serviría de nada.

En junio y según las condiciones económicas del país lograrían algo mas, aunque las desigualdades van a persistir al igual que la injusticia el que más aporto y gana sobre la mínima de $ 13.400 en la mano, recibira aumentos menores al que nunca aporto o al que lo hizo como Monotribustisa y cobra la miníma.

El jubilado seguirá esperando el milagro de poder vivir mejor, un milagro que ningun gobierno generó ni va a generar, porque ya no tiene posibilidad de defensa más que los recursos de amparo y los juicios al estado, que sin duda van a ser miles, pero también miles van a morir en el camino de la espera, con una justicia cuyos tiempos son eternos y termina no siendo lo que debiera JUSTICIA.