Según declaraciones del Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires Daniel Gollán al diario EL DIA y como lo mencionáramos en una nota anterior, la rescisión del convenio con la AMP se debió a su actuar corporativo en defensa de médicos que habrían estafado a IOMA con servicios no prestados a afiliados a la Obra Social, a los que les falsificaban las firmas y les inventaban consultas y tratamientos no brindados.

Finalmente la denuncia penal fue realizada por el Ministerio de Salud y se volvió a asegurar que los médicos que atienden por IOMA no son afectados, porque cobrarían en forma directa, lo cual implica que deben atender a los afiliados según lo hacían hasta hace unos días, es decir cobrando el arancel y no el importe de la consulta particular.

Sin embargo, consultado este medio al Hospital Español de La Plata, cuya mesa de entradas nos derivo a un médico especializado, su secretaria nos informo que el conflicto se mantienen vigente y ellos cobran las consultas en forma particular, al igual que cualquier estudio que deba realizarse en el citado nosocomio.

Con respecto a esto Gollán indico que la AMP amenazó abiertamente con quitarles la matrícula a los médicos que atiendan afiliados por IOMA.

De ser cierto ello debe intervenir la Justicia en defensa de los médicos amenazados, quienes deberían hacer la denuncia penal y ante el ministerio de salud y de trabajo a fin de que impidan éste accionar y sancionen de corresponder a la cúpula de la AMP., aunque también se ve un accionar poco claro con los médicos que siguen cobrando la consulta particular, dado que la politización de éste tema les conviene a los fines de recaudar más durante la duración de la cuarentena.

Para el día de mañana se efectúa la segunda ronda entre autoridades provinciales y el gremio a fin de llegar a un acuerdo, mientras los afiliados deben bancarse los gastos imprevistos que ello ocasiona.

Es de destacar que otros médicos dejan de utilizar la receta para tratamientos prolongados, entregando recetas comunes y con ello obligan al paciente a concurrir al consultorio una vez por mes en lugar de una vez cada cuatro meses, con ello recaudan tres veces más por las consultas médicas, tanto en efectivo como el cobro a IOMA.

En este país, nadie da puntada sin hilo.