Salvo el cargo de Intendente Municipal, en 2021 en Florencio Varela se juega la banca el Diputado Julio César Pereyra, quién comienza a mostrarse cada tanto en el Comité de Crisis Municipal y mucho más seguido encabezando la reuniones virtuales con vecinos (la gran mayoría militantes políticos) juntamente a la Concejal Laura Ravagni y a Andrés Watson.

Ravagni por su parte esta muy activa difundiendo propaganda sobre los postulados -no cumplidos – de Alberto Fernández o parte de sus discursos o de notas de página12, tratando de combatir “el odio” inexistente en la sociedad argentina, pero si un antagonismo creciente entre oficialistas y sus oponentes que no va a frenar la ex-terrorista a cargo del “NODIO” para apretar al periodismo ni la disolución del organismo que debía combatir la corrupción estructural que hay en la Argentina y mira para otro lado formando parte de ella.

En fin, es lo que tenemos: un gobierno con tan poca credibilidad que los mercados le contestan con un dólar a $ 190, una pobreza que ya llega al 50% y millares de familias que ya no ven carne en sus platos, otros millares que viven de la emisión estatal y un país cada vez más al borde del abismo con funcionarios que dejan invadir la propiedad privada y amenazar a sus dueños, un combo que puede llevar a que la sangre llegue al río si no reaccionan a tiempo y restablecen el “estado de derecho” que violan cada día.

En ese contexto complejo, la campaña electoral en las redes sigue impasible su curso, las bancas que se deben renovar en el HCD Varelense son varias, muchas del oficialismo, otras de la oposición como la de Pablo Alaniz, Carolina Gallo, Gabriela Mancuello, Maximiliano Bondarenko, sin embargo el único que utiliza las redes es Alaniz en forma conjunta a otros funcionarios o postulantes políticos, claramente no puede competir con el oficialismos que abarca el mayor espectro posible, desde charlas sobre medioambiente a conversatorios con alumnos (seleccionados) de escuelas privadas y publicas o docentes.

Las legislativas de 2021 para el oficialismos a nivel nacional están complejas y tratan de ganar posiciones para mantener el poder en las cámaras legislativas. En Florencio Varela superar las bases del peronismo local se hace cuesta arriba y Alaniz que parecía el candidato opositor más fuerte, perdió imágen y fuerza electoral, lo cual difícilmente logre recuperar con la promesa “de cambiar Varela”, un municipio que carece de recursos para llevar a cabo proyectos de crecimiento sustentables en el tiempo y generadores de trabajo que sirva al desarrollo local.

Esa utopía no la cumplieron nunca quienes permanecen hace años en el poder y difícilmente la pueda llevar a cabo un simple Concejal, hoy con un partido político dividido e inmerso en sus propias internas. Varela seguirá siendo por años una “ciudad dormitorio” y cuna de las Necesidades Básicas Insatisfechas, mientras no aparezca en el horizonte político un candidato que piense y comprenda que significa, el crecimiento y desarrollo territorial, en todos sus aspectos, dejando de lado el interés individual para pensar en el interés general.