El descontento entre el personal policial de las jerarquías intermedias y el personal subalterno, comienza a expandirse nuevamente y se esta pensando en una nueva protesta y paralización de actividades.

El motivo es el no respeto de la licencias que cada año le corresponde al personal policial, al que en la mayoría de las comisarías se las han suspendido, aduciendo falta de personal y el no pago de los viáticos establecidos en $ 1.500.

Con respecto a horas CORES se vuelve a atrasar la liquidación de las mismas y habría maniobras “raras” de varios titulares de Comisarias, a ello se suma el recargo permanente de servicios, agregando el “no respeto” de sus derechos, más las condiciones en que deben desempeñarse cada día y los haberes que no les alcanzan al irse devaluando el peso por el aumento constante de precios.