FLORENCIO VARELA: alta evasión del Impuesto a las ganancias

5 abril, 2019 Off By demo

Se podrá decir que la crisis económica provoca estas actitudes, pero en honor a la verdad no es cierto. Las maniobras de evasión impositiva en infinidad de comercios de Florencio Varela, en especial el impuesto a las ganancias, son efectuadas desde hace mucho tiempo y abarca a todo tipo de comerciantes.

Detectarla es fácil, cuando efectuas una compra no te entregan el ticket de caja que registra la AFIP y de esa forma la compra no se registra en la forma normal y se evade el impuesto.

Hay varios comerciuos que hacen estas maniobras desde hace años y en la realidad perjudican al Estado y al contribuyente al que le cobran un IVA que se lo meten en sus bolsillos, alguno de esos lugares son carnicerías ubicadas cerca de la estación de Florencio Varela, una de ellas lleva el nombre de uin frigorifico y si no pedis el Ticket de caja, no te lo dan, otra es la que vende carnes de un evasor ya famoso por ser evasor fiscal y prófugoi de la justicia, aparte de vender carne para perros, no te dan el ticket de caja, anotan las ventas en un cuaderno a la vista de todos. Nadie los controla ni inspecciona.

Otro lugar es un comercio de Sanitarios famoso, haces las compras, el empleado te envia a pagar con un papelito y el dueño te cobra y te da otro papeñlito para que te entreguen lo comprado, la venta la anota en una hoja, el ticket de caja es inexistente, también pasa en grandes comercios de ventas de calzado, no en los que representan a marcas importantes.

No son dos pesos, son millones al cabo del un año, que no van a obra pública, a los municipios como impuesto coparticipales ni a los aumentos de haberes jubilatorios o de empleados públicos, asi que cuando te dicen que cada vez están peor, tambien te mienten, los dueños siempre se salvan, los que se embroman son sus empleados.

Otro capitulo aparte merecería el control Municipal, dónde tambien se hace la “vistra gorda” sobre comerciantes que funcionan sin estar habilitados como corresponde, según dicen “adornando la torta”.