Nuevamente la inseguridad es una noticia que solo sirve para alertar a las personas para que no abran su domicilio a desconocidos.

Esta vez, el desgraciado suceso le toco sufrirlo a una vecina de la calle Rodó, a media cuadra de la calle Mitre, hace algo más de dos horas. El lugar, cercano a la zona centrica de Florencio Varela, carece de vigilancia y del patrullado de sus calles, ni por parte de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, ni por la Policía local o patrullas comunales que podrían identificar a individuos sospechosos.

Esta vez el engaño, consistió en hacerse pasar dos individuos, por personal de EDESUR, los que aduciendo que había problemas en el domicilio por los cortes de luz, lograron que la mujer residente en el lugar, muy conocida en la zona, les abriera la reja de calle y les permitiera el ingreso a su domicilio.

Una vez dentro del mismo comenzaron las amenazas y golpes, terminando en el robo de todos los elementos que pudieron, sin que nadie se diese cuenta de nada.

Alertados los vecinos por la victima, una ambulancia la traslado a fin de hacerle estudios por los golpes recibidos en la parte de su estomago, mientras la comisaría Varela 1ra. comenzó a investigar el caso.

Los Barrios afectados por esta modalidad o por gente que se trepa a balcones y techos para ingresar a las viviendas y robart, abarca Barrio Zeballos, 9 de Julio, Villa Vatteone y parte de Barrio San Martín, sin contar la periferia al centro de Florencio Varela y nadie hace nada al respecto.

Las reuniones sobre “Seguridad”, se van en saco roto, nadie tiene un mapa del delito, ni analiza como esta modalidad se lleva a cabo en diferentes zonas.

Hay muchas charlas y nada de acciónes concretas, cada uno apunta a su campaña política prometiendo unos que van a “movilizar a las autoridades provinciales” y otros “planes integrales” de combate al delito, mientras la policía esta superada por falta de personal y no saca las vigilancias de los supermercados, una gran cantidad de efectivos se concentra en pocos lugares y la gente paga las consecuencias, como en éste caso donde el mal rato deja secuelas y lo material no se recupera más.

Esperemos que las cámaras de monitoreo detecten algo, se pueda detener a esta clase de individuos y que la Justicia no los suelte, como sucede en muchos casos.

LO QUE NO SE DEBE HACER ES ABRIR EL DOMICILIO A NADIE Y LLAMAR A LA POLICíA DE INMEDIATO, EDESUR NO ENVIA A NADIE A VERIFICAR LOS INTERIORES DE LOS DOMICILIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here