Anunciada en Twitter por Mauricio Macri, la conformación de la fórmula Presidencial de CAMBIEMOS MACRI – PICHETTO, genera un golpe de efecto que va a tener consecuencias para Sergio Massa que se fue haciendo el exquisito, pidiendo hasta la frutilla del postre para su esposa, dejando de lado sus convicciones y su lealtad hacia quienes hace años lo vienen siguiendo en el Frente Renovador.

Así se expresaba por su Twitter Mauricio Macri “…Para todo esto necesitaremos construir acuerdos con mucha generosidad y patriotismo donde todos los argentinos que compartan estos valores aporten desde su lugar. Por todo esto quiero anunciarles que Miguel Ángel Pichetto me acompañará como candidato a vicepresidente de la Nación”

Con ese anuncio, estratégico y oportuno, descolocó a Sergio Massa, quien ahora deberá definirse por Unidad Ciudadana, mostrando lo que realmente es y logro romper el Peronismo Federal, pero no lo hizo solo, ya Roberto Lavagna, otro exquisito, había borrado con el codo lo que firmo con la mano.

Los Radicales con tantas idas y vueltas, acordaron que Pichetto fuera el hombre indicado y se terminaron las presiones por cargos y mayor poder de decisión, si insistían se quedaban en la largada y hubiesen perdido más de lo que van a ganar a futuro.

Alfonsín y Storani quedan fuera de juego y como ellos, varios más. Hay que destacar el apoyo de varios gobernadores peronistas a la decisión tomada por Pichetto, quien a su vez ha renunciado a la Presidencia de su bloque, liberando a sus compañeros de compromisos, lo que también podría terminar en el futuro desafuero de Cristina Fernández.

Con esta jugada, dándole pie a un peronista que sabe negociar y manejarse como pocos en la Cámara de Senadores, Macri avanza lo suficiente como para lograr su re-elección, teniendo en cuenta que muchos votantes de Sergio Massa, desencantados van a volcarle su voto y a ello se juntaran varios sectores provinciales del Peronismo Federal que quedaron sin más liderazgo que el de URTUBEY.

Pichetto de esta forma se desquita a su vez de Cristina Fernández a la que no quiere ver de nuevo en el poder del Estado. Juan Manuel Urtubey deberá ahora definir que hace, si va solo o si podría ir a ocupar la banca que en el Senado dejará libre Pichetto, en éste escenario, suma para CAMBIEMOS.

Schiaretti es otro gobernador que le va a aportar votos a Macri, al decidirse por un “Peronismo democrático”, el que claramente no esta representado en la fórmula Fernández – Fernández, teniendo en cuenta las palabras de ambos candidatos sobre futuras reformas a la Justicia y revisión de causas judiciales por corrupción que siguen su avance.

Es obvio que nadie tiene seguidores ciegos a los que puede obligar a votar a tal o cual, pero la jugada de Durán Barba, esta vez no tiene resquicios y como la figura de Pichetto no tiene casi rechazos, sino por el contrario, se diría que ha logrado consensuar una dupla ganadora.

La formula en la Provincia de Buenos Aires, sigue igual y la clave va a estar en la conformación de la lista de candidatos definitiva para terminar de cerrar el juego.

El coqueteo de Massa y sus ambiciones personales, le hicieron perder el rumbo y quedar sockeado ante este anuncio. Con sus idas y vueltas debilitó al Frente Renovador, cuya más importante figura Graciela Camaño, ya indicó que nunca votaría a Cristina y como ella van a ir surgiendo muchos más que ya no confían en su liderazgo.

Miguel Angel Pichetto, se decidió a acompañar un proceso de cambio estructural en la Argentina, a partir de la producción de vaca muerta y de los proyectos que están en marcha. Tiene claro que para salir de la crisis se requiere ir a un proceso Capitalista, pero entendido al Estado como tal, un Estado Moderno que tenga en cuenta como debe crecer y desarrollarse, pero también como fortalecer sus bases y proteger a todos sus habitantes. Su labor, dijo, será actuar como corresponde y con responsabilidad en el Senado, teniendo en cuenta que el poder reside en el Presidente de la Nación y que él representará su figura.