La decisión completamente equivocada del Gobernador Provincial Axel Kiciloff de no pagar la deuda contraída por Daniel Scioli, durante su gobierno de unos $ 250.000.000, mediante un Bono, no es aceptada por los tenedores de la misma quienes consideran que no hay posibilidad de renegociarla, por el contrario invirtieron y esperan que se les pague.

El problema de Kiciloff se grava por las palabras del Ministro de economía de la Nación que indico que no pensaban ayudar a la provincia en el pago de su deuda, hasta tanto no tengan claro como negociar la propia deuda externa.

Ante esta mala señal, comenzo a mostrarse el descontento del mercado, por un lado bajaron los bonos provinciales y por otro subió el riesgo país, lo que implica mayor desconfianza sobre Argentina y menor posibilidad de que lleguen las inversiones necesarias para equilibrar el déficit fiscal.

La otra señal la dió el dólar, ante la mayor circulación de pesos, por emisión monetaria, estos se volcaron al billete verde como reserva de valor, lo que obligo al Banco Central a salir a vender reservas para mantener su valor en el “cepo”. Logrando frenar una oequeña corrida, aunque demostrativa que fernández no va a lograr un cambio de cultura en 20 días de gobierno ni en cien años, como tampoco hacer creer que la “inflacion es psicológica”, por favor un psiquiatra que trate al presidente.