LOS CASOS DE VIOLENCIA FAMILIAR Y DE GÉNERO EN EL DISTRITO DE FLORENCIO VARELA (Periódo 2007-Febrero 2017)

LOS CASOS DE VIOLENCIA FAMILIAR Y DE GÉNERO EN EL DISTRITO DE FLORENCIO VARELA (Periódo 2007-Febrero 2017)

7 marzo, 2020 Off By demo

Por primera vez doy a conocer un trabajo de investigación que he realizado en Florencio Varela, dentro de mi Especialización en género, políticas públicas y sociedad. En el mismo se pueden ver claramente las fallas en el Programa puesto en marcha por el ex-Intendente Julio Pereyra en 2007 y que permanece inalterable hasta la fecha. Esta publicación corresponde con el Trabajo Final de la carrera de posgrado y tiene como objetivo que las autoridades correspondientes busquen actualizar el citado “programa” tratando de evitar que los índices de feminicidios, sigan en ascenso, dado que la situación actual de la mujer en Florencio Varela no ha variado, más allá de aplicarse políticas de paridad de género que solo tienen efecto en el campo de la política. Disculpen los lectores lo extenso del trabajo, pero creo que vale la pena leer e interiorizarse

            La situación que sirve de contexto al presente trabajo, se relaciona con  el aumento en forma lenta,  aunque constante, año tras año, de los porcentajes  en los casos de violencia de género registrados entre el año 2008 al 2016, que hacen un total de 3.627  femicidios, de los cuales 2.384 corresponden a mujeres y niñas y 243 a  hombres y niños. Desde el 1º de enero al 31 de diciembre de 2016, se registra un femicidio cada 30 horas en la República Argentina (“Informe de Investigación de Femicidios en Argentina 2016”; Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano; Asociación Civil “Casa del Encuentro”).

             A las cifras de femicidios ocurridos antes del 22 de febrero de 2017, difundidos también por La casa del encuentro (tn.com.ar; 13/02/2017) que da cuenta de 57 casos, hay que sumarles  otros  15 que abarcan hasta  el   22 de Febrero, siendo los casos de Nancy Edith Ibañez,  de 42 años, en la localidad de Moreno, el 11 de febrero (minutouno.com; 13/02/2017); el de Maruja Chacón de 50 años y su hija de 15 años, encontradas asesinadas en la primera semana del mes de febrero, en una casa de la localidad de Punta Lara, por negarse a ejercer la prostitución (eldia.com; 11/02/2017);  el múltiple femicidio , ocurrido en la localidad de Hurlingham, donde una ex pareja asesino a tiros a la mujer y a cinco de sus parientes adultos, entre mujeres y hombres, dejando herida a una adolescente (Clarín.com; 06/02/2017); los femicidios de dos adolescentes de 15 y 17 años, en la localidad de Florencio Varela, por parte de un desconocido, presuntamente por vínculos con el narcotráfico, un acto que demuestra saña en su accionar al impactar nueve veces en una de las adolescentes, dejando heridas graves a otras dos (minutouno.com; 11/02/2017); el femicidio de una mujer de 26 años, por parte de su ex –pareja, hecho ocurrido el 17 de febrero en la localidad de Lomas de Zamora ( minutouno.com; 17/02/2017); el femicidio de Natalia Calderaro de 31 años, producido a golpes por su pareja, en su domicilio de la localidad  de La Carrodilla (Mendoza), el 15 de febrero (La Nación; 15/02/2017) y el femicidio de Gimena Silva, de 20 años,  encontrada estrangulada en el bosque Peralta Ramos, de la localidad de Mar del Plata, el 22 de febrero, hecho producido por su pareja (chacoboy.com; 23/02/2017).

            La justificación de abordaje del  programa elegido que se menciona en el punto 2, tiene como finalidad  tratar de ver  como se implementó  el  mismo  en el distrito de Florencio Varela, cuáles son sus fortalezas y debilidades, entendidas estás últimas como las causas  que impedirían cumplir sus objetivos.

            La importancia  del trabajo sobre el Programa mencionado, radica en que  el mismo no estaría alcanzando el  objetivo de reducir los casos de violencia familiar o de género a nivel del distrito de Florencio Varela, en la necesidad  de sondear  que dificultades afronta,  que grado de desarrollo y coordinación alcanzó  en el periodo de estudio mencionado, con la finalidad de generar conocimiento que  aporte a lo  que técnicamente denominamos “reingeniería de procesos” para  intentar mejorar su funcionalidad, eficiencia y eficacia.

            En la Provincia de Buenos Aires, a 2016, el informe de La casa del Encuentro, registra 90 Femicidios.  Si dividimos los 72 femicidios del año 2017, por  los días transcurridos al  22 de febrero, tenemos a nivel Nacional, un promedio de  un femicidio cada 18 horas.

            Con respecto a la Provincia de Buenos Aires, tomando como referencia los datos de la página seis del informe, comparativamente con la Provincia de Córdoba, la primera registra un 300% más de femicidios anuales y un 25% mensuales, éste porcentaje  aplicado a los 57 femicidios registrados por diversas ONGs y medios de comunicación, arroja como resultado que 14 de ellos, son cometidos en  la PBA.

            Sumando  los últimos 15 asesinatos de mujeres, dan un total de 29 femicidios ocurridos en la jurisdicción provincial, significando 14,5 casos mensuales, un dato por demás alarmante que da cuenta de la vulnerabilidad que tienen las mujeres y de la falta de medidas preventivas de parte del Estado, lo que mantiene a la Provincia de Buenos Aires, como la zona más insegura para el género (mujer o personas transgénero) sobre los que se descarga la violencia machista.

1.1. Interrogantes, objetivo general y objetivos específicos

            Los interrogantes que surgen y que orientaran el trabajo de campo son:

  • ¿Cuál es el alcance de desarrollo del programa?
  • ¿Qué potencialidades tiene el programa?
  • ¿Qué dificultades se presentan en su implementación?
  • ¿Qué  actividades y prestaciones  fueron previstas en el programa?
  •  ¿Se cumple con la realización de las mismas?
  • ¿Quiénes participan del programa y a que intereses responden?
  • ¿Qué grado de desarrollo y de coordinación con otras áreas municipales, provinciales, policiales  u ONGs alcanzó el programa?

            A los fines de dar respuesta a los interrogantes de investigación, se plantean, las siguientes hipótesis:

1)-El Programa de Abordaje Integral de la Violencia Familiar, como política pública es insuficiente y requiere de otras articulaciones.

2)-El Programa tuvo dificultades de implementación?

3)-El programa se desarrolló lo suficiente como para cumplir sus objetivos?

4)-El programa  coordina  sus actividades con la Red integral para luchar contra la Violencia Familiar y de Género local?.

            De las preguntas iniciales e hipótesis planteadas, surgen los siguientes objetivos

a)-Objetivo general

            Analizar la implementación del Programa Integral de Abordaje de la Violencia Familiar, en el Municipio de Florencio Varela en relación a sus objetivos de disminuir la violencia familiar y de género

b)-Objetivos específicos

a)-Describir y analizar los servicios que presta el Programa

b)-Describir y analizar las formas de articulación con las diferentes áreas de gobierno y organizaciones que componen la Red integral de Violencia de Género a nivel local

c)-Describir que actores participan del Programa y analizar a que intereses responde cada uno

1.2. Enfoque Metodológico

            La estrategia metodológica a seguir de acuerdo a los objetivos del estudio es de tipo cualitativa, correspondiente al diseño de investigación evaluativo  del proceso, cuyo objetivo fundamental  es intentar comprobar si el programa se está realizando de conformidad con el plan original  y cuáles son las causas de su éxito o fracaso. Se incluye en éste caso la lectura de datos cuantitativos que respaldan los análisis a efectuar.

            Para ello se utilizaran fuentes de información secundarias tanto documentales como periodísticos y la fuente primaria directa. La técnica a utilizar consistirá en la entrevista abierta y en profundidad  (Marradi Alberto; Archenti, Nélida y Piovani, Juan Ignacio, en Metodología de las Ciencias Sociales, capítulo 12, “La entrevista en profundidad”,  a realizar a informantes claves, a miembros de Instituciones y ONGs que tengan participación en el programa o estén relacionadas de alguna otra forma con el mismo. 

            De éste intercambio comunicativo, se pretende extraer información que no está documentada y refiere a acontecimientos y vivencias que tuvo el entrevistado sobre el tema que interesa a éste trabajo,  con el objetivo de llegar a efectuar un análisis crítico y actualizado del tema, bajo la perspectiva de un enfoque de género y tratar de ver  el nivel de coordinación existente entre todos ellos, detectar las dificultades u obstáculos que afronta el programa, que actividades se llevan a cabo, previstas en el mismo, cuál es su grado de cumplimiento, a que población objetivo están dirigidas y que acciones del programa no han sido implementadas.

            La mención  de datos estadísticos secundarios que se presentan a lo largo de este trabajo, sirven de apoyo a los planteos efectuados y su lectura permite complementar el análisis cualitativo, cuyo énfasis se sitúa en la explicación, en la contrastación empírica y en la medición objetiva de los fenómenos sociales a fin de cuantificar las relaciones causales y su intensidad.

El análisis de contenido documental,   se llevará a cabo mediante  un proceso flexible de estudio, siendo la herramienta conceptual a utilizar, la propuesta por López Noguero (2009), en los métodos de análisis de documentos.

En este proceso, los datos cuantitativos secundarios, darán cuenta si el Programa implementado en el Municipio de Florencio Varela está o no cumpliendo sus objetivos. En lo que refiere al diseño de la investigación, es de carácter descriptivo – explicativo.

            La estrategia comprende el uso de fuentes documentales y estadísticas de la Secretaría de Derechos Humanos del gobierno de la Provincia  de Buenos Aires; del Consejo Provincial de la Mujer; de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires; del Municipio de Florencio Varela; Juzgado de Paz de Florencio Varela; Medios periodísticos locales y la entrevista  abierta mencionada en la página 7), de cuyos resultados se abrirán, interrogantes para disipar en las siguientes entrevistas.

Los  datos a utilizar son  de tipo secundario, procedentes de documentos seleccionados de diferentes fuentes oficiales, y de otros sitios que contengan informes o trabajos que puedan enriquecer esta investigación y datos primarios que surgen de la entrevistas abiertas realizadas a diferentes actores participantes del programa.

En este caso la complementariedad  paradigmática se impone como una necesidad práctica impuesta por la investigación (Pérez Agote; 1989), cubre más dimensiones de la realidad y facilita la comparabilidad de los datos por diferentes técnicas como ser el análisis de contenido documental, contribuyente a la interpretación de datos estadísticos volcados a este mismo trabajo y a ver su relación causal con las determinaciones tomadas en los campos políticos o económicos, esto determina  incorporar al análisis la dimensión  política  que permitirá visualizar los diferentes puntos de vista que responden a los intereses que se ponen en juego, incluyendo la búsqueda  de  incrementar la cuota de poder que cada actor participante posea.

 La metodología de análisis de contenido (documentos, textos científicos, leyes) desarrollada a lo largo del estudio, se ubica en el ámbito de  lo descriptivo –explicativo. Se pretende descubrir los componentes básicos de un fenómeno determinado extrayéndolos del contenido documental (López Noguero: 2009) al ser estos medios los que recogen y reflejan valores, patrones culturales, ideologías, conductas y actitudes que refieren a los problemas que afrontan las mujeres y la sociedad en que están inmersas, por tanto se transforman en elementos indispensables de conocimiento, donde juega un papel importante la técnica de análisis de contenido cualitativa.

Mediante esta técnica, aplicada a la interpretación de textos, documentos, discursos políticos, se buscará captar la especificidad de la realidad en estudio (Escolar; Besse; 1996) tratando de identificar modelos de acción, sistemas de creencias y valores, que permitan conocer los factores que llevan a los gobiernos a actuar de determinadas maneras, situándonos dentro del contexto histórico correspondiente a la etapa objeto de estudio.

En lo que atañe al análisis de carácter interpretativo, su finalidad, es la búsqueda de palabras claves o frases, en los documentos objeto de estudio o entrevistas  y tratar de enmarcarse en el contexto social en que se producen, comprender su estructura compleja, sus enunciados y significaciones (Pérez; 2004). Por otra parte, se buscará ver sus dimensiones, sean estas económicas, ideológicas o políticas, a fin de establecer si manifiestan  formas y estrategias de resistencia y transformación. Se analizarán sus enunciados como núcleo pragmático, su configuración, el actor y su posición en un contexto histórico específico, teniendo en cuenta que todo discurso político surge en medio de competencias, de luchas por el poder y que sus enunciaciones llevan a admitir o rechazar determinados actos, justificar el balance de una gestión, legitimar o deslegitimar a determinados actores, en este caso las herramientas conceptuales a aplicar son las propuestas por Verón; 1987, para el análisis discursivo.

Lo que intentaré, mediante los procedimientos y técnicas de análisis explicitadas, es tratar de develar el contenido de los documentos físicos o textos registrados, sus significados o sentidos, de forma que una nueva interpretación, permita hacer un diagnóstico o producir un nuevo conocimiento a través de su penetración intelectual (Piñuel Raigada; 2002), que sea de utilidad a los objetivos pretendidos aquí alcanzar.

2. Marco teórico conceptual

2.1. El concepto de patriarcado

            Refiere a la dominación masculina y a las relaciones de poder a través de las cuales los hombres ejercen el dominio sobre las mujeres (Walby; 1990; “Theorizing Patriarchy”). El patriarcado es una organización social primitiva donde el hombre es la cabeza de la familia y ejerce su autoridad. Históricamente,  esa tipología organizativa no ha sido estática, ha variado sus formas, acorde se fueron dando diversos cambios sociales, muchos de ellos impulsados por grupos feministas radicales o marxistas. Lo que no ha cambiado es su tendencia hacia la subordinación de las mujeres, bajo diversas variantes que han servido a la vez para invisibilizar sus luchas en busca de igualdad de condiciones, de trato, reconocimiento de sus aportes en determinados momentos históricos, de no ser violentadas de variadas y múltiples formas, por ser consideradas integrantes de un género “débil”, por parte del hombre, que las margina y limita socialmente, aún en la actualidad.

            Patriarcado y violencia de género, no son opuestos, uno es generador de otro, van de la mano, el patriarcado no se explica desde el enfoque sexualista, ni desde la división del trabajo. La autora Silvia Walby (1999),  en su teorización de patriarcado,  lo trata como un sistema social compuesto por seis estructuras clave:

1)- Las relaciones patriarcales de producción en el hogar

2)-Relaciones patriarcales en el trabajo pago

3)-Relaciones patriarcales en el Estado

4)-Violencia masculina

5)-Relaciones patriarcales en la sexualidad

6)-Relaciones patriarcales en las Instituciones culturales

            En la primera estructura, el hombre se apropia del trabajo de la mujer, quedando la misma limitada a la tarea del hogar, como productora y reproductora de las condiciones sociales que la siguen manteniendo bajo el control directo del hombre. En este caso la estructura dominante se ubica en el  ámbito privado, donde el hombre subordina a la mujer, ejerciendo violencia sobre sus libertades individuales, sobre su sexualidad y sus derechos inalienables como ser humano y parte integrante de la sociedad.

            La segunda de las formas surge en el ámbito de la Empresa Privada y el Mercado (privado), donde el hombre excluye a la mujer de los mejores empleos y la segrega a puestos de menor cuantía o exigencia, con diferentes brechas salariales, considerándoselas no aptas para otras tareas que desarrolla el hombre, no se las pone en un pié de igualdad, siendo otra forma de la violencia contra las mujeres, construida de manera tal que logra un cierto nivel de aceptación por parte de la mujer, que sigue subordinada.

            La tercera forma refiere al ámbito público, a la esfera de lo Estatal, donde los sesgos se dan en los programas y en las acciones, se las mantiene subordinadas, invisibilizadas, con brechas salariales importantes y con segregación. Los programas de capacitación, enseñanza, definen sus posiciones laborales (enfermeras, ayudantes de laboratorios; instrumentistas, secretarias, etc.).

            En el ámbito de la política, la situación de las mujeres no registra mayores variantes,  si bien se logró una Ley de Cupos, no hay igualdad de trato, ni tampoco acceso  igualitario a los cargos públicos, donde  se sitúa el poder decisorio, se las deriva, por lo general a lugares de mucho trabajo y poco poder decisorio (Ej. Comisiones de familia). Difícilmente presidan comisiones clave como Presupuesto y Hacienda u Obras Públicas, allí son hombres los que ocupan los lugares, los mismo sucede en la Presidencia de los bloques políticos. Cortar las aspiraciones de progreso de la mujer,  quitarle la posibilidad de tener poder decisorio, no es solamente ponerles un límite, es mantenerlas subordinadas al hombre, no reconocer su importante aporte a la sociedad y otra forma de ejercer violencia de género, más sutil, pero no menos efectiva en cuanto a sus efectos.

             La cuarta forma, nos lleva a un campo donde cada vez hay más visibilidad, debido a que tiene más prensa: el del femicidio o feminicidio, donde la violencia del hombre hacia la mujer es cada vez mayor.

2.2. El concepto de género

            Con respecto  al concepto de género, para su mejor comprensión, hay que mencionar que para las ciencias sociales, su definición se relaciona a la sexualidad de los individuos, es decir que  clasifica a las personas en género masculino o femenino, aunque va más allá y también se lo concibe como una manera en que cada una de las personas se define, sin importar que su genitalidad haga referencia al sexo femenino o masculino. Lo que nos permite el concepto, al estudiarlo como tal, es ampliar nuestro conocimiento acerca de la condición humana y comprender a las mujeres como parte integrante de la sociedad y no aislada de ella, a la vez nos permite reordenar las demás categoría sociales, políticas y culturales, traspasando los límites impuestos por el conjunto binario hombre –mujer.

            El concepto, no hace referencia al hombre y la mujer, sino a lo masculino y lo femenino, esto es, a las cualidades y características que la sociedad atribuye a cada sexo. Las personas nacemos con un determinado sexo, pero aprendemos a ser hombres y mujeres. Las percepciones de género están firmemente ancladas, varían enormemente no solo entre culturas sino dentro de una misma y evolucionan a lo largo del tiempo. Sin embargo, en todas las culturas, el género determina el poder y los recursos de hombres y mujeres (Publicación “¿Por qué el género”: FAO; 2017).

2.3. El concepto de violencia y violencia familiar

            A fin de aproximarnos a una definición de violencia contra la mujer y consustanciarnos con el término, tenemos que  tomar la surgida en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, que en su Artículo 1º expresa: “Para los efectos de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.” (Convención de Belem Do Para; 14/08/1995).

           En el artículo 2º, expresa: “Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

  1. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;
  2. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar;
  3. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra.

            La ley Nacional Nº 26.485, en su Decreto Reglamentario Nº 1011/10, asume, en su Artículo 5º, inciso 3) lo dispuesto en el artículo 2º de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar  y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, indicando que “conforme la cual la violencia contra las mujeres incluye junto con la física y la psicológica, a la violencia sexual y se refiere tanto a las acciones o conductas que tengan lugar dentro de la familia, como a las que se produzcan en lugares de trabajo, instituciones educativas, establecimientos de salud o  en otros espacios, tanto públicos como del  privados”. Lo que se puede ver en la Ley nacional  especifica diferentes ámbitos donde se pueden producir actos de violencia de género.

            Los tipos de violencia contra la mujer, son físicos, psicológicos, sexual, económica, patrimonial y simbólica, estos tipos de violencia pueden manifestarse de diversas modalidades y en diferentes ámbitos, como ser el doméstico (dentro de su propio grupo familiar); el Institucional, que se corresponde con la esfera pública y es donde la violencia es ejercida por algún funcionario; en la esfera del ámbito laboral privado, cuando se la segrega o discrimina.

            En el ámbito del ejercicio de sus libertades individuales, al no poder elegir y decidir sobre su reproducción y su propia planificación familiar; en el ámbito de la Salud, cuando sufre por parte del profesional médico un trato deshumanizado; en el ámbito de los medios de comunicación social, cuando se promueve la explotación de mujeres o se difunden sus imágenes en forma injuriosa, difamante, humillante o se atente contra su dignidad o cuando se utilicen imágenes que promueven la pornografía y prostitución de niñas, niños o adolescentes y cuando se construyen patrones de desigualdad y generadores de violencia contra las mujeres (Ley 26.485/2010).

            La Ley Nº 12.569/05, recoge en su Capítulo I, Artículo I, la misma definición de violencia, que la Ley Nacional y el Decreto  Reglamentario de la primera en la Provincia de Buenos aires, mantiene esa conceptualización.

              La violencia es también definida como un mecanismo de imposición unilateral para forzar el consentimiento de otro (GARRIGA ZUCAL y NOEL; 2009). Lo que podemos ver aquí es que se trata de una relación de poder dirigida a un otro. Si lo analizamos en base a la Ley el concepto se torna ilegítimo y destructor de la personalidad de la mujer en tanto opera en variados niveles de su personalidad y en diferentes ámbitos, condicionando el ejercicio de todas sus libertades individuales.

             Otros autores, denominan al amplio y difuso universo de violencia psicológica, como “violencia moral” (SEGATO; 2003), mencionando que ella constituye un conjunto de mecanismos legitimado por la costumbre que garantiza el status relativo entre los términos de género y operan a su vez en el control de la permanencia de jerarquías en el orden racial, ético, de clase, en los ámbitos regionales y nacionales.

            Esta violencia moral, afecta a las emociones de la mujer, buscan su ridiculización, condena su sexualidad, la desvaloriza cotidianamente, en su trabajo, en sus capacidades, intelectuales y en sus capacidades físicas. Esta conducta opresiva, puede manifestarse con gestos, actitudes, miradas y es ejercida por esposos, convivientes, padres, hermanos, médicos, profesores, jefes o colegas de trabajo. Incluyen el control económico, la coacción, el cercenamiento de las libertades por dependencia. Controla la sociabilidad y condiciona las relaciones humanas. Impide el ejercicio de la libertad de circular y frecuentar determinados espacios. Incluye esta tipología de violencia, el menosprecio estético y sexual, la descalificación intelectual y profesional, entre muchas otras formas de manifestaciones.

             La falta de acceso al derecho a la información, también se puede considerar una forma de violencia, porque ello resulta indispensable para que las mujeres puedan evitar diversas vulnerabilidades a sus derechos a vivir libres de violencia y discriminación y puedan tener plena vigencia el ejercicio de sus derechos humanos, uno de ellos el derecho a la información, los otros fundamentales, el acceso a los servicios de Salud y Justicia.

             En este sentido la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), señala que la información, se encuentra estrechamente vinculada con la realización de otros Derechos Humanos, por tanto la gestión estatal debe regirse por los principios de máxima divulgación de toda información que permita a las personas conocer sus derechos (CIDH, Publicación “Acceso a la Información, violencia contra las mujeres y administración de Justicia”, Resumen Ejecutivo, España, 27 de marzo de 2015).

            El no acceso a la educación, que incluye la inherente a Salud sexual y Reproductiva, es otra forma de violencia que impide a la mujer decidir sobre su propio cuerpo; la violencia doméstica (familiar); la pobreza; la subordinación a un modelo patriarcal, la coacción, la amenaza, sobre mujeres, niñas y adolescentes, lleva a una desigual relación de poder y a violencias sexuales,  que en la mayor parte de los casos, serían  la causa del embarazo adolescente. Cuando hablamos de adolescentes para la Ley Argentina (Código Civil), lo ubicamos en la franja etaria que va de los  13 a los 18 años (código Civil y Comercial de la Nación Argentina, Sección 2, Artículo 25; 2015)

2.4. Los conceptos de femicidio o feminicidio

            Ambos  son una categoría de análisis que surgió en las ciencias sociales con el objeto de visibilizar las muertes de las mujeres perpetradas por sus parejas, ex –parejas o terceras personas, en razón del género de la mujer víctima del delito. En Argentina, el femicidio es una figura jurídica diferente del homicidio agravado, contemplado en el Artículo 80 del Código Penal Argentino, dado que las víctimas son  mujeres y sus victimarios personas vinculadas a ellas.

            En razón de estos vínculos, que son facilitadores  del femicidio y de la cantidad de mujeres asesinadas y  afectadas en sus Derechos humanos, es que  ha sido modificado  el artículo 80, en su articulado, al igual que el Artículo 52 del mismo Código, por la Ley 26.791 de fecha 11 de diciembre de 2012, la que sustituye los incisos 1º y 4° del artículo 80, que quedan redactados de la siguiente forma:

            1°. A su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha

                mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia.

            4°. Por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de

                 género o su expresión.

         La Ley, incorpora los Incisos 11 y 12 al Artículo 80, con los siguientes textos:


            11. A una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género.

            12. Con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido

                una relación en los términos del inciso 1°.

La reforma sustituye también el artículo 80 in fine el cual queda redactado de la siguiente manera:

            “Cuando  en  el caso  del inciso 1° de este artículo, mediaren circunstancias extraordinarias de

             atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho (8) a veinticinco (25) años. Esto no

            será aplicable a quien anteriormente hubiera realizado actos de violencia contra la mujer víctima.

3. Denuncias por Violencia familiar y Violencia sexual realizadas en las Comisarías de la Mujer (PBA) y al Teléfono de Emergencia 911 –Grados de Familiaridad.

Año Violencia Familiar Violencia sexual (1)
2012 113.028 S/ datos
2013 100.527   6.738
2014 162.204
Teléfono de Emergencia 911
2012 369.606 10.466
2013 372.764 9.565
2014 396.295 9.902

                                     Referencias: 1) La violencia sexual incluye abuso, violación y exhibiciones obscenas.

                                               Nota: Los datos fueron obtenidos del Avance del informe Anual 2014 -2015, del Observatorio de Violencia de Género (OVG) de la Defensoría del Pueblo de la PBA. Las modalidades de violencia denunciadas son: física, económica y patrimonial, psicológica y sexual y se producen en general dentro del ámbito del grupo familiar, no se incluyen, por inexistencia de datos, los casos de violencia laboral, simbólica u obstétrica que mayormente son poco denunciados.

Las victimas abarcan el siguiente rango etario: a) Menor de 15; b) 15-24; c) 25-34; d) 35-44; e) 45-54;  f) 55-64 y mayores de 65 años, siendo las personas más afectadas las que se encuentran en el rango d), siguiéndolo  el c); el a) y el e). (Programa AVM; Secretaría de Derechos Humanos, PBA; “Aportes para la Atención Integral de las Mujeres en Situación de Violencia; 2012- 2015”).

            En general los victimarios guardan  una estrecha relación con la persona en la cual ejercen la acción violenta.

4.1. Estadísticas sobre Violencia de Género, correspondientes al Municipio de Florencio Varela, Provincia de Buenos aires

Entre los datos estadísticos que se han mencionado a nivel Nacional y de la Provincia de Buenos Aires, sobre la violencia familiar y de género, el Municipio de Florencio Varela (PBA) no queda ajeno a la problemática, la cual se traduce en el siguiente cuadro.

Datos Violencia de Género   Municipio Florencio Varela
2013 -2014 2015 2016 2017
Víctimas violencia de género    780 2121        1848 (1) S/dato
Denuncias efectuadas en la Comisaría de la Mujer 4.766 S/dato   S/dato
Persona atendidas 738 (2) 110 (3) S/datos S/dato
Mujeres con ”Alerta Tel” S/datos 831 S/datos S/dato
Femicidios 3 1 1 2
Travesticidios S/datos S/dat 1 S/dat

  Nota: Elaboración propia en base a datos de “La Casa del Encuentro”; Jefatura Distrital de  Policía de Florencio Varela y Dirección de Prensa Municipal.

  Referencias: 1) Último semestre; 2) Equipo interdisciplinario Comisaría de la Mujer; 3) Centro de atención Violencia Familiar Municipio de Florencio Varela.          

            En el caso de Florencio Varela, los datos de la  publicación  del Programa AVM  dan cuenta de 780 víctimas de violencia de género entre 2013/214, en tanto los registros de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires indican 2.121 para el año 2015 y 1.848 solo para el primer semestre del año 2016 (Secretaría de Planificación; Área de estadísticas; 18/11/2016).

4.2. Antecedentes de la implementación en el año 2007 del “Programa de Abordaje Integral de la Violencia Familiar” en el Municipio de Florencio Varela

            La presión ejercida en forma permanente por la lucha de las mujeres víctimas de violencia  de género, con el objetivo de lograr la  igualdad de derechos con el hombre; a lo que se aunó  la obligatoriedad de los Estados de cumplir Convenios, Tratados Internacionales y  la problemática – en crecimiento-  de la violencia contra las mujeres, niños, niñas y adolescentes en la Provincia de Buenos Aires, llevó al Poder Ejecutivo de la misma,  en el año 2001, a adherir  a las  Leyes Nacionales Nros. 26.485, 26.061 y  25.673 y  generar las leyes Provinciales  Nros. 12.569/01 y 13.298 de Promoción y Protección Integral de los Derechos de los Niños.

            La Ley 12.569/01, es reglamentada con fecha 28 de noviembre de 2005, por Decreto Nº 2875 y pone en funcionamiento el Programa Provincial de Prevención y Atención de la Violencia Familiar y de Género , que surge del Área de Políticas de Género del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, como órgano encargado de proponer políticas, diseñar y ejecutar en el ámbito sanitario, acciones de capacitación dirigidas a los/as trabajadores del sector, como así también de prevención, atención y apoyo a las personas involucradas en hechos de violencia familiar y de género, contribuyendo así a mejorar la calidad de vida de la población desde la defensa de sus derechos (Texto Ley 12.569; 2001).

            Posteriormente, adhiriendo a la Ley Nacional Nº 26.485 de “Protección Integral de las Mujeres” , la Provincia de Buenos Aires, procede  a modificar  mediante  Ley Nº 14.509, de fecha 29 de noviembre de 2012, los artículos  1º, 4º, 6º, 7º, 8º, 9º, 10, 11, 12, 13, 14, 18 y 19, de la Ley 12569.

                El Municipio de Florencio Varela, al ser obligatoria la Ley para toda la Provincia de Buenos Aires, procedió a  implementar en el año 2007, el Programa de Abordaje Integral de la Violencia familiar, en el ámbito  de  su  jurisdicción   territorial,  el que da a conocer por un Comunicado de Prensa en su página Web. (http://www.varela.gov.ar/prensa/nota.aspx?not_id=20447; 20/08/2015).

            Los datos volcados a los cuadros precedentes, son indicadores que el programa, implementado por el Ejecutivo Municipal de Florencio Varela  no estaría logrando los objetivos previstos en el mismo, que es bajar los índices de violencia familiar y de género, los cuales siguen siendo un problema persistente, no resuelto.

            Esta situación, lleva a  tratar de analizar  la forma de implementación del programa, cuál es el área responsable de su coordinación y monitoreo y cuáles son sus debilidades y fortalezas. A fin de efectuar el trabajo de campo correspondiente, el recorte temático temporal abarca desde el año 2008 al  23 de Febrero de 2017.

4.3. Ubicación geográfica del Municipio de Florencio Varela, población  y  situación económico –social

            El Municipio de Florencio Varela, se ubica entre los diez partidos del segundo aglomerado urbano que forma parte del Gran Buenos aires (INDEC; 2005).

            En el año 2003, Florencio Varela tenía una población de 348.767 habitantes, de los cuales el 41,7% representaba a la población No Económicamente Activa, (comprendida de 0-15 y más de 65 años de edad), representando 145.436 personas, en tanto la PEA (Población Económicamente Activa: de 15 a 65 años) era del 58,3%, un total de 203.331 personas, mientras la pobreza en el país se situaba en el 47,8% y la indigencia en el 20,5%, en Florencio Varela, uno de los distritos más pobres del conurbano bonaerense, estos guarismos alcanzaban cinco puntos más, es decir 52,7% y 23,6% respectivamente (la indigencia se cuenta dentro de los índices de pobreza) alcanzando en  a 183.800 personas y la indigencia a 43.376, en tanto la desocupación que a nivel país llegaba al 14,6% en Florencio Varela, aplicando las diferencias porcentuales estadísticas surgidas del nivel de pobreza, se situaba en el orden del 19,7%, abarcando a 40.056 personas. El porcentaje de personas con NBI era de 36,5%, lo que significaba un total de 127.300 (INDEC – EPH; 2003). 

            La cantidad de hogares a 2003  era de 84.958, calculado en base a datos INDEC  de 4,1 personas por hogar, dentro de estos el 31,8%, es decir 27.016, se encontraba con NBI, lo cual implicaba condiciones de hacinamiento, vivienda precaria, sin piso de mosaicos o revoque en las paredes, sin instalación sanitaria o instalaciones deficientes y sin inodoro o conexión a la red cloacal pública. No hay datos sobre la cantidad exacta de conexiones de agua domiciliarias, salvo lo expresado por el Intendente Municipal que rondaría el 52%, implicando ello 44.178 hogares conectados que ya venían de gobiernos anteriores al asumido el 25 de mayo de 2003.

            Al primer semestre de 2014, tomando datos del Censo poblacional de 2010 del INDEC y  de otras fuentes confiables como el Observatorio Social de la Universidad Católica argentina (UCA)  y aplicando una media de crecimiento poblacional anual del 4,3%, tenemos una población cercana a los 497.165 personas, a lo que hay que sumarle una migración interna proveniente de otros partidos cercanos o países limítrofes que se tradujeron en  el año mencionado, en  23 asentamientos poblacionales, sin infraestructura urbana de ningún tipo, lo que elevaría la población existente a 503.200 habitantes. Aplicando los guarismos del INDEC, nos encontramos con una PNEA de 36,4 % que equivalen a 183.164 personas y una PEA del 63,6%, o 320.036 personas, lo que evidencia una mayor cantidad de individuos en condiciones de trabajar (INDEC; Datos Censo 2010).

            Entre 2010 y 2015, la pobreza en los aglomerados urbanos se ubicaba en el 32.9% y la indigencia en el 7%, si en Florencio Varela mantenemos una diferencia porcentual histórica de entre 2 a 5 puntos, tomando la más baja, estaríamos en un 34.9 de pobreza y un 9% de indigencia, lo que significa tener 175.616 personas pobres y dentro de ellas a 15.805 en la línea de indigencia, que no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas alimentarias, menos de acceso a la salud o a una obra social (Informe UCA, “Pobreza y desigualdad por Ingresos en la Argentina Urbana”; 13/04/2016). 

            La desocupación que a nivel país, según el INDEC y la CEPAL en 2013 alcanzaba al 9,3% de la población del país, estimaciones privadas y de la HCDN la ubicaban casi sobre el final del primer semestre de 2014 en el 12,3%. En Florencio Varela solamente aplicando el coeficiente diferencial histórico, se ubica en el 14,3%, es decir que  45.765 personas sobre la PEA estaría desocupada (buscan trabajo y no encuentra o desistieron de buscarlo).

            Los hogares, calculados con la misma metodología del INDEC, suman un total de 125.800 incluyendo los asentamientos poblacionales antes mencionados, lo que implica una diferencia con lo que arroja el censo de 2010  de 12.665 hogares más. Si tenemos en cuenta que solo un 65,3%  de los 113.135 hogares existentes a 2010 estaba conectado a la red de agua potable significando a ese momento que sin conectar ya existían 39.288 hogares, a los que debemos sumar la diferencia surgida del crecimiento poblacional, estamos claramente en los 51.953 hogares sin conexión a la red de agua potable arrojando un 58,6% de hogares conectados, si a ello le agregamos los últimos datos de obras de ABSA en agua corriente, estaríamos ubicándonos en el 77, 6% del total, sin contar que hay existentes cañerías sin agua en varios barrios de Florencio Varela,  como  San Martín, parte de Zeballos, Don José, Santa Inés, Villa Argentina y San Jorge por nombrar algunos que no tienen tendido de cañería de agua corriente, existiendo aún los bombeadores domiciliarios (Estimaciones propias; Febrero 2017) . 

            Lo mismo sucede con el sistema de cloacas, en 2010 los hogares conectados se ubicaban en 30.734 (27,2% del total según INDEC; 2010). Tomando el último dato de obras de ABSA a 2012 esta cifra se elevaría al 36,2% en el distrito, lo que significa que están sin conectar a la red cloacal, a la fecha varios miles de hogares, como ejemplo, se toman algunos de los barrios más poblados como Ingeniero Dante Ardigo, gran parte de Barrio San Nicolas, Barrio Lujan, parte de Barrio La Antena, Don José, Villa Argentina y tantos otros que llevan veinte años, sin obras de infraestructura urbana.

            Florencio Varela, al año 2015, se había ampliado,  contaba con un total con 66 barrios, de los cuales 8 son Villas, 55  asentamientos y 3 tomas de tierras de carácter precario, que carecen  la mayoría, de los servicios públicos esenciales. Del total  solo 11 barrios están consolidados con todos los servicios e infraestructura interna y se ubican más hacia el área considerada céntrica, algo más distante de esta área, en la periferia, se ubican las Villas que cuentan con servicio eléctrico, pues se encuentran “enganchados”  a la red de EDESUR. (http://observatorioconurbano.ungs.edu.ar/?p=5647; Villas y Asentamiento precarios; 2015).

            Si tomamos el año 2010 como referencia valida por los datos censales del INDEC, vemos que el total de habitantes era de  426.000, la población adolescente (15-19  años) se ubicaba en  38.113. La mortalidad por causas externas representan a 2008 un 10,0% sobre cada 10.000 de ellos, de las cuales el 26,3% corresponden a homicidios, otro 26,3%  a accidentes de transportes, un 21,1% a suicidios, un 15%  a muertes violentas cuyas causas judicialmente no fueron determinadas,  desconociéndose si fueron accidentales o provocadas y un 10,5% a otras causas accidentales externas  (Informe social Legislativo, “La Adolescencia”, La Plata; Marzo de 2010).

            Otros datos que brinda el informe refieren a que  un 16,7% de los nacimientos, corresponden a madres adolescentes y el 53,7% solo completo el ciclo primario, siendo la tasa de abandono interanual del 19,0% en el nivel polimodal, donde la cantidad de inscriptos en el sector estatal, llegaba a 39.629 alumnos.

            A 2016 con el aumento de la tasa de natalidad de un 20,5% cada mil habitantes y la suma de la migración interna en la Provincia de Buenos Aires, se estima una población cercana  a las 517.000 personas, de las cuales más de la mitad son mujeres, el resto hombres. También hay un alto porcentaje de  personas de países limítrofes (Paraguay, Bolivia y en menor medida de Uruguay, Chile, Perú y países de Europa y Asia (CENS0 INDEC; 2010).

            Esta situación a 2017, se encuentra ampliada al haberse producido  otros asentamientos poblacionales, no registrados estadísticamente y ubicados en lugares inundables, a la vera del  Arroyo ”Las Piedras” o al costados de las vías del Ferrocarril Roca. En cuanto a la situación laboral, se han producido cierre de empresas como Honda y de variados comercios, lo que implica mayor precariedad y menor cantidad de empleo local, lo cual se refleja claramente en el Informe  sobre “Pobreza y desigualdad por Ingresos en la argentina Urbana 2010-15. Tiempos de Balance”  realizado por el Observatorio de la deuda Social argentina, de la universidad Católica Argentina, actualizado al 13 de abril de 2016.

4.4. El “Programa de Abordaje Integral de la Violencia familiar” del Municipio de Florencio Varela

            El 26 de agosto de 2015,  mediante un comunicado de prensa (Anexo I), el Municipio da a conocer los lugares donde acudir en casos de violencia de género e informa sobre la incorporación del servicio “AlertaTel”, el que estaría vigente desde junio de 2014.  Este servicio se brinda  mediante la celebración de un contrato con la Empresa del mismo nombre, que provee el sistema a variados entes del Estado.

            El mismo consiste  en un sistema de alarma temprana a través del cual la Secretaría de Seguridad Ciudadana Municipal recibe el llamado de emergencia y actúa en consecuencia. (Anexo II)

(http://www.varela.gov.ar/prensa/nota.aspx?not_id=20447)

            En el mismo comunicado,  indica que  10 mujeres pudieron ser atendidas por la Guardia Comunal al  activar  el  servicio  que  beneficia   a   554  víctimas   de violencia de género,  habiéndolo  utilizado  230  usuarios. También mencionar la participación del organismo municipal en las reuniones mensuales de la Mesa Local de asistencia y Prevención de la Violencia hacia la Mujer  y su trabajo articulado con la Policía Bonaerense y la Justicia. (www.varela.gov.ar/prensa/nota.aspx?not_id=20483).

            El programa mencionado en el título, se da a conocer públicamente, recién el 24 de noviembre de 2015 (Anexo II), mediante otro comunicado de prensa  en la página Web del municipio de Florencio Varela, con el fin de difundir  que Florencio Varela cuenta con una Red Integral para luchar contra la Violencia de Género (http://www.varela.gov.ar/prensa/nota.aspx?not_id=21062; 24/11/2015), el que hasta esa fecha, no ha logrado la difusión requerida para ingresar al conocimiento público.

          Según lo expresado en el mismo, el Programa  cuenta con un equipo de 3 Psicólogos y 1 Trabajador Social y una  de sus  funciones  es  “generar espacios para diseñar, monitorear, supervisar y evaluar estrategias de abordaje, como así también acciones promocionales y preventivas, con los responsables judiciales, institucionales, comunitarios y de las distintas áreas municipales que demanden intervención”.

            En la actualidad, el Programa se encontraría desarrollando las siguientes acciones:

* Discusión, articulación y búsqueda de consenso en la creación de dispositivos de intervención con diferentes espacios vinculados al abordaje de la problemática.

* Creación, implementación y consolidación de la Mesa Local de Prevención y Atención de la Violencia Familiar en el distrito de Florencio Varela. (En acuerdo con la Ley Provincial 12.569). Los encuentros de la Mesa Local se realizan los últimos miércoles del mes, con sede rotativa.

*Diseño e implementación de talleres de capacitación con profesionales y diferentes actores institucionales y comunitarios.

* Integración del trabajo en las Redes Barriales, con la participación comunitaria e intersectorial a los efectos de promover el óptimo aprovechamiento de los recursos existentes.

* Implementación de Protocolo y Guía de Prevención y Atención de Víctimas de violencia familiar y maltrato infantil para el Primer Nivel de Atención de la Salud. Actualmente se llevan acciones con los Jefes de los CAPS.

* Reuniones sistemáticas con la Oficina de Asistencia a la Víctima dependiente del Poder Judicial, Juzgado de Garantías Nº6, Defensorías de Familia y Juzgado de Paz; y con el Equipo Interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer del distrito.

* Articulación de acciones con los Equipos Técnicos de la Dirección de Niñez y Adolescencia.

            En el mismo  comunicado de prensa, se da cuenta de los organismos de orientación y asistencia que la integran, siendo ellos: El Programa de abordaje Integral de la Violencia familiar, los Centros de Atención Primaria de la salud (CAPS); Centros Integradores Comunitarios (CICs), Dirección Municipal de Derechos Humanos y Centro Varelense de Rehabilitación Social (CEVARESO), Comisaría de la Mujer, Juzgados y Fiscalías que intervienen en caso de Violencia de Género, lugares de  Asistencia a la Víctima y Teléfonos de Emergencias.

            Asimismo se da a conocer que  el área de Desarrollo Social del  Municipio estaría construyendo un hogar de Protección Integral para Mujeres víctimas de Violencia, en la localidad de Bosques Norte, a partir de un convenio firmado en 2015 con el Consejo Nacional de las Mujeres, el que  tendría un avance de obra del 50 % y una vez finalizado podría albergar a ocho familias. A la vez el área mencionada, trabaja para asistir a las mujeres en situación de riesgo.

            Se puede observar que aquí una falla en la comunicación, al ser emitidos los comunicados de prensa,  en el año 2015, por orden  del Ejecutivo Municipal  ante una problemática que va en ascenso y el desconocimiento de  su población, de la existencia de los Programas mencionados y de cómo actuar en casos de ser víctimas de alguna tipología de violencia familiar o de género. E los hechos reales el Programa de abordaje Integral Contra la Violencia Familiar , en el Municipio de Florencio Varela, se  implementa en el año 2008, creándose un Blogg con el mismo nombre en el mes de Noviembre del mismo año,  para difundir el trabajo de la   “Mesa  local  de  Prevención   y  Atención  de la Violencia Familiar” en Florencio Varela (www.atencionyprevencionviolenciafamiliar.blogspot.com.ar). En este Blogg, en un documento emitido el 17 de noviembre de 2010 dan a conocer la integración de la Mesa y su adhesión al decreto 2785/06 de la Ley Provincial 12.569, apoyándose también en el marco de la Ley Nacional Nº 26.485. En la página Web mencionada no se hace mención a los componentes del Programa de Abordaje Integral contra la Violencia Familiar del Municipio de Florencio Varela,  sino a algunas actividades realizadas.

            Acorde el documento,  la Mesa Local,  la integran las siguientes Instituciones, Organismos y ONGs:

Educación
• Equipos Distritales Interdisciplinarios de la dirección de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social
• Equipo Distrital Interdisciplinario de Primera infancia  y Adolescencia (E.D.I.A.)
• Equipos Orientadores Escolares de las Escuelas
• Suteba – Central de Trabajadores Argentinos
• COF (Centro de Orientación Familiar

Justicia
• Asesoría de Menores e Incapaces Nº 4
• Juzgado de Paz
• Centro Comunitario Judicial
• Centro de Atención a la Víctima de las Fiscalías Descentralizadas
• Defensoría General de Pobres y Ausentes

Seguridad
• Comisaría de La mujer y la Familia
• Coordinación de Políticas de Género del Ministerio de Seguridad

Organizaciones Comunitarias
• Organización Civil “Mirada al Cielo”
• Asociación Civil Unión y Solidaridad FTU-CTA
• Organización Civil “Brisas de Amor”
• Red de Madres Contra el Paco
• Centro Ecuménico de Educación Popular (CEDEPO)
• Iglesia Evangelista Nuevo Tiempo BArio. San Eduardo
• Centro Angelelli
• Casa de la Mujer – Parroquia San Jorge
• Hogar Niño Dios (Caritas Quilmes)
• Fundación Casa del Niño del Padre José Kerterich
Áreas Municipales
• Programa Municipal de Atención Integral de la Violencia Familiar
• Programa de Abordaje de la Problemática del VIH Sida/ITS
• Dirección de Gestión y Coordinación de Programas
• Área de Capacitación de la Subsecretaría de Desarrollo Social y Salud
• Dirección de Niñez y Juventud (centro de Prevención y Promoción por el desarrollo Infanto-Juvenil con

  vivencias)
• Dirección de Derechos Humanos
• Dirección de Seguridad
• Programa de Residencias Integradas Multidisciplinarias
• Centros de Integraciones Comunitarias El Rocío
• Equipo de Fortalecimiento
• Centro de Atención Primaria de la Salud Ingeniero Allan
• Centro de Atención Primaria de la Salud Villa Hudson
• Centro de Atención Primaria de la Salud Ricardo Rojas
• Centro de Atención Primaria de la Salud Villa del Plata
• Centro de Atención Primaria de la Salud San Francisco
• Centro de Atención Primaria de la Salud Los Tronquitos
• Centro de Atención Primaria de la Salud Pico de Oro
• Centro de Atención Primaria de la Salud La Esmeralda
• Coordinación Enfermería Área II – III

            Al no poder accederse al Programa impreso mencionado en el parte de prensa, por el Municipio de Florencio Varela  (Anexo II), se procedió a efectuar un análisis comparativo  entre los componentes del Programa implementado por el Municipio de Florencio Varela y  la Ley 12.569/05 y sus Decretos Reglamentarios 2875/05 (Anexo III) y 2785/06, como asimismo el de la Ley Nacional Nº 26.485/09 y su Decreto Reglamentario Nº 1011/10, surgiendo lo siguiente:

            El título “Programa de Abordaje Integral de la Violencia Familiar” adoptado por el Municipio de Florencio Varela, no refiere a un programa propio, elaborado por el mismo y adecuado a las problemáticas que presenta el distrito, sino que  bajo ese título, toma e implementa los lineamientos fijados en el Plan de Trabajo del Año 2005 – 2007 que corre como Anexo “B”- Programa Provincial Contra la violencia familiar- del Decreto Reglamentario Nº 2875/05, de la Ley de Violencia Familiar de la Provincia de Buenos Aires y comienza a llevar adelante  las acciones previstas en el mismo, a fin de cumplir con el objetivo general y los específicos del citado Decreto (Anexo III).

            Al analizar el contenido del “Documento sobre la creación e implementación de la Mesa Local de Prevención y Atención de la Violencia Familiar en el distrito de Florencio Varela”  publicado en el Blogg de la mencionada Mesa Local, se confirma lo expuesto en el párrafo que antecede. En este aspecto la conformación de la Red Integral  Contra la Violencia de Género, responde  a  lo normado  en el Anexo  “B”  -Programa Provincial Contra la Violencia Familiar-, que en su parte referida a  “Acciones”, indica que se debe  “Conformar la red de instituciones públicas o privadas que abordan la prevención y atención  de la violencia familiar en todo el ámbito de la Provincia de Buenos Aires.

            Otra acción que fortalece lo antes expuesto, es el agregado a la Red, de los Servicios Especializados para la atención de las víctimas de violencia y la conformación de la Mesa Local de Prevención y Atención de la Violencia Familiar, acciones a desarrollar fijadas en el Programa Provincial.

                Dentro de los lineamientos adoptados como política pública propia, el  Ejecutivo Municipal en su  comunicado de prensa  resalta que  busca   “generar un espacio para diseñar, monitorear, supervisar y evaluar estrategias de abordaje, como así también acciones promocionales y preventivas con los responsables judiciales, institucionales, comunitarios y de las distintas áreas municipales que demanden intervención”. ( http://www.varela.gov.ar/prensa/nota.aspx?not_id=20483; 26/08/2015)

            El análisis sobre los partes de prensa emitidos por el  Ejecutivo Municipal, da cuenta de la ejecución de acciones tendientes a dar cumplimiento a aspectos reglamentarios y formales de la Ley Provincial Nº 12.569  y para ello avanzó en la conformación  de la Red Integral Contra la Violencia de Género, que está formada, en su mayoría con organismos dependientes del Poder Ejecutivo Municipal.

            La “Mesa local de Prevención y Atención de la Violencia Familiar”, funcionaría como un espacio de discusión y búsqueda de alternativas viables para el diseño de políticas públicas locales, cuyos objetivos tenderían a disminuir la violencia familiar y de género, a nivel distrital. Con ese fin se incorporaron los organismos, organizaciones y ONGs, mencionados en páginas 14 y 15. A la vez, se da  cumplimiento a otra parte del Decreto Reglamentario Nº 2875/05  (Decreto Reglamentario Nº 2875/05 de la Ley 12.569)

            Se puede observar que tanto en el título del Programa, como en el de la Red, se utiliza la frase  “integral” , lo que responde a la finalidad  de dar cuenta  que  el Programa, como la Red, abarcarían todos los aspectos que hacen a la atención, protección, asesoramiento, seguimiento y tratamiento de las víctimas de violencia familiar o de género, implicando también  que se llevan adelante todas las acciones previstas en las Leyes respectivas y las fijadas en el marco del Acuerdo con el Sistema Integrado Provincial Para La Prevención y Atención de la Violencia Familiar, normativa que sustenta la conformación de la Mesa local.

            Con el fin de dar cuenta de la existencia a nivel local de  una política pública  que da cumplimiento a las leyes vigentes en la materia, el Ejecutivo Municipal, incorpora como partes integrantes del Programa a todos los organismos de orientación y asistencia a la víctima, estén bajo su área de incumbencia o fuera de ella, sumando de esta forma, todas  las actividades diferenciales que desarrolla cada uno de ellos, en áreas de competencia que son totalmente disímiles.

            Del análisis efectuado sobre el contenido de los partes de prensa municipal, surge que la Red Integral Contra la violencia de Género es la que llevaría  adelante las acciones  mencionadas en la Ley 12.569 y sus Decretos Reglamentarios, y que en este caso solo se ha procedido a utilizar espacios ya existentes en el área de Salud  y Desarrollo Social, como del área de Control de las Adicciones, a fin de ser utilizados como lugares de asesoramiento y asistencia legal, médica y psicológica a las víctimas de la violencia familiar o de género, a lo que se  agrega un sistema de protección, como el “AlertaTel”, que  puede ser incorporado a cualquier teléfono celular.

            Cabe mencionar que dicho sistema  se implementó en el marco de la Ley nacional 26.485/09 y por convenios existentes entre el Municipio y el Consejo Nacional de la Mujer.

            En este sentido, el botón antipánico permite que ante una situación de emergencia, la persona pueda, a través de su teléfono celular,  disparar una alerta, que da aviso de inmediato  a un grupo de contactos personales y a la Sala de Protección Ciudadana, que envía en el momento a un móvil de la policía local para auxiliar a la víctima. Articula a la vez con el poder judicial, ya que al sistema se accede por disposición judicial y con medida cautelar (medida de restricción de acercamiento) por el tiempo que se extienda la misma.

            A nivel local y acorde los lineamientos de la Ley 12.569, en el mes de junio de 2015 se puso en funciones por parte del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, la  Fiscalía Nº 10,  a cargo de la  Abogada  Mariela López, que investiga específicamente los delitos sobre violencia de género, en el distrito de Florencio Varela, Berazategui y Quilmes y que el Municipio incorpora en forma automática como otro organismo de orientación y asistencia, integrante de la Mesa local.

            Si utilizamos la técnica  de la metodología comparativa sobre  el  “Programa de Abordaje Integral de la Violencia Familiar”,  la “Red Integral Contra la Violencia de Género”  y  la “Mesa local” conformada  al mismo efecto,  podemos ver  como  varios actores institucionales se  repiten en cada uno de los espacios mencionados.

            Ello  lleva a inferir  la existencia de  superposición de funciones y propuestas que se relacionarían más con una dimensión política, en la cual cada actor trata de ganar espacios de poder, que generalmente se utilizan como ampliación de la base electoral, en caso del Ejecutivo Municipal, un mejor posicionamiento de parte de fiscales y jueces intervinientes, ante el poder político de turno y una ampliación del posicionamiento sindical en caso de la CTA y SUTEBA.

            En caso de otros actores sociales,  como el  Centro Angelelli, ONGs defensora de los Derechos Humanos;  de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) y Sindicato Único de Trabajadores de la Educación  de la Provincia de  Buenos Aires (SUTEBA), filiales Florencio Varela, el interés radica en imponer posturas diferenciadas basadas en la defensa de los Derechos Humanos de la Mujer, unos desde la mirada de los Derechos Humanos y otros desde la político- sindical, aunque en el fondo de la cuestión surge el enfrentamiento político y el interés personal, como se podrá ver más adelante, en el análisis de las entrevistas realizadas.

            Con relación a los datos que publica  el Municipio en cuanto a intervenciones realizadas, personas que poseen el sistema de protección “AlertaTel” y la manera en que se mide su eficiencia / eficacia, no hubo posibilidad de confirmarlos, al no estar registrados, más que en un parte de prensa, que es visado antes de ser publicado por el propio Intendente Municipal o su Secretario de Gobierno, lo que implica una estructura verticalista, en la cual se inscribe también la reticencia a conceder entrevistas o efectuar declaraciones públicas por parte de los funcionarios, sobre todo aquello en que el Municipio tiene intervención.

            Los encargados de los Centros de  Integración Comunitaria (CICs) siguen el mismo lineamiento dependiendo de una conducción fuertemente verticalista que les impide expresarse sobre temas relacionados a políticas municipales. En este caso hubo una sola persona que accedió al pedido de entrevista, bajo reserva de sus datos y C.I.C. que tiene a cargo.

5. El contexto de las situaciones de violencia familiar o de género y la intervención Municipal

            A nivel Municipal y sobre el tema que trata este trabajo –Violencia familiar o de Género- no existe información estadística accesible, elaborada por ninguna de las áreas Municipales  o actores que participan del Programa, como ser la Secretaría de Desarrollo Social, la dirección de Derechos Humanos,  las  direcciones de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPs) o los Jefes/ Encargados de los Centros de Integración Comunitaria (CICs).

            Tampoco – salvo los pocos datos que se dan a conocer por medio de los partes de prensa ya mencionados- se da cuenta de casos de violencia familiar o de género atendidos por cada dependencia Municipal  que integra el Programa, al no llevarse registros detallados de las situaciones en que cada una de ellas interviene.

            La Asociación Civil “La Casa del Encuentro”,  como organización no gubernamental, ha recopilado estadísticas de diferentes provincias, dando cuenta  que 111 femicidios fueron cometidos en la Provincia de Buenos Aires, entre los  años 2008 a 2014. La provincia de Buenos Aires, se muestra como una de las regiones de la Argentina donde más casos de femicidios se produjeron: 91 casos. La siguen las provincias de Córdoba y Salta que registran un total de 21, según el informe.            A nivel regional, los partidos de la provincia de Buenos Aires que este relevamiento resalta por la cantidad de casos son: La Plata, Quilmes, Merlo, Gral. Pueyrredón, José C. Paz, Moreno, San Martin, Almirante Brown, Tigre, Tres de Febrero, Ituzaingó, Pilar y Florencio Varela (www.lacasadelencuentro.org/femicidios.html)

            Si volvemos sobre  los cuadros estadístico de las páginas  15 – 16) confeccionados en base a datos de “La casa del encuentro” y a las estadística del Programa AVM, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires referidas al año 2012/ primer semestre de 2015, sobre violencia de género, dan cuenta que en Florencio Varela, la cantidad de víctimas asciende a 780, entre ellas se encuentra un gran porcentaje de menores de 15 años  y otro que va de los 15 a los 24 (Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos aires, Programa AVM, Publicación “Aportes para la atención integral de las mujeres en situación de violencia” –Anexo IV).

            En este caso  los datos son casi coincidentes con los que mencionan  el parte de prensa del Municipio de Florencio Varela, de fecha 26 de noviembre de 2015 (Anexo IV): 831 mujeres atendidas por el Programa, las que cuentan con Servicio “Alerta Tel” y 110 mujeres asistidas en el último semestre de 2015, aunque también da cuenta de la existencia de una dimensión política, que se ve en la reiteración de los comunicados de prensa.

            Lo que se debe tener en cuenta es que los datos mencionados por el Programa AVM, son facilitados por los Municipios Bonaerenses y pueden estar sujetos  a manipulaciones de índole política con la finalidad de lograr fondos -como sucede en éste caso-  provenientes del Consejo Nacional de la Mujer, con la cual el Municipio celebró un convenio para la construcción de una “Casa de contención o Albergue” para personas víctimas de violencia familiar o de género.

            La Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, es la que va conformando  una base de datos de mayor confiabilidad, al  surgir de las causas judiciales finalizadas y en proceso, los cuales se mencionan en páginas 4 y 5. Es de destacar que de cada 100 casos denunciados a nivel provincial, solamente el 0,1%  es efectuado en un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPs), el 4,5% en sede judicial y el 95,4% en una comisaria (Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, Suprema Corte de Justicia, Área de estadísticas, datos 2015 y 1er.Semestre 2016).

            Si bien, las situaciones de Violencia de Género se dan en casi todos los niveles sociales, las estadísticas mostradas con respecto al contexto social y económico de Florencio Varela y el nivel de desigualdades que padecen la mayoría de sus habitantes, tanto  jóvenes de ambos sexos como individuos adultos que se encuentran ubicados en la franja etaria considerada  económicamente activa, que tienen grandes impedimentos para la consecución de empleo a nivel local, por la inexistencia de fuentes laborales suficientes;  la no creación en más de veinte años de nuevos empleos; la falta  de valor agregado  en la mayoría de los afectados y  también de suficientes recursos económicos que les impide acceder a los establecimientos privados de enseñanza en oficios ubicados en otros distritos, son causas que potencian las acciones violentas dentro del ámbito familiar, a ello hay que agregarle la existencia previa de una fuerte cultura machista -patriarcal.

            A lo mencionado, se adiciona  un estado de pobreza estructural que no permite el ascenso social y sirve solo a la subsistencia;  la inexistencia de Escuelas de capacitación o de  formación en oficios que coordine la enseñanza con las necesidades de los comercios o PYMES ubicadas en la localidad; la carencia de experiencia laboral en la franja etaria más joven,  obra como otro impedimento  para ser aceptados en trabajos estables; la carencia de desarrollo de centros comerciales e industriales locales o de pequeñas y medianas empresas (PYMES), y la consecuencia de un Estado Municipal ausente que llevo a Florencio Varela a transformarse en una “ciudad dormitorio”,  donde la  población residente que tiene trabajo efectivo en otras localidades, debe trasladarse grandes distancias.

            Las condiciones de hacinamiento y las nuevas formas de la vida en pareja (convivencia); el cambio de situación de la mujer que debe trabajar para sostener el hogar; la dura vida que hay que sobrellevar en los asentamientos precarios existentes en el distrito, sin infraestructura interna, con acceso deficiente a la salud pública, sin pavimentos, cloacas, agua corriente o gas natural y  sin acceso al sustento básico diario, al vivir un gran sector poblacional de Planes sociales, que brinda el Estado Nacional o Provincial, de pensiones y jubilaciones mínimas, son en gran parte las causales de una forma  de violencia, que da cuenta de la ausencia del Estado Municipal, como responsable primario a nivel local.

            Este estado de cosas,  conllevan a un sentimiento de impotencia debido a las imposibilidades de progreso, a la sensación de fracaso, de futuros inciertos, se interioriza en los individuos y queda en forma latente, transformándose en alguna tipología de acción violenta,   generalmente  por falta de contención, de ayuda , que tienda a generar cambios positivos en los patrones culturales heredados, termina haciendo eclosión en el ámbito privado de la familias en formas  de insultos, golpes y femicidios, encontrándose la persona afectada sin protección alguna, ya sea por estar alejada de una dependencia policial, por falta de transportes o por carencia de medios económicos para trasladarse, más si el hecho se produce en horario nocturno o no laboral.

            Entre el año 2005 al 2013, los casos de violencia familiar y de género han sido publicados por medios de comunicación nacionales, provinciales o locales y en  este aspecto los organismos públicos no han recopilado datos ni producido estadísticas que permitan tener una base sólida desde donde partir para generar políticas públicas  que tiendan a bajar los niveles de violencia, de situaciones de abuso y de violación de Derechos Humanos esenciales.

            Con el cambio de autoridades en la Provincia de Buenos Aires, gobernada por la Alianza “CAMBIEMOS” en la persona de la licenciada María Eugenia Vidal, que incluyo un nuevo Secretario de Derechos humanos, se han eliminado de las páginas Web de la Secretaría de Derechos Humanos de la PBA, la Publicación del Programa AVM, “Aportes para la Atención Integral de la Mujeres en situación de Violencia 2012 -2015”  y de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, la publicación  del Observatorio de Violencia de Género (OVG) titulada  “Avance del Informe Anual 2014 -2015” cuyos datos estadísticos han sido utilizados en el presente trabajo..

6. Factores de riesgo predominantes en la violencia familiar o de género, actividad de la mujer y condiciones de desigualdad frente al hombre

            Los factores de riesgo predominantes son: amenaza de muerte, uso de armas, Lesiones, Intento de suicidio, aislamiento, presencia de menores, embarazo, presencia de ancianos y discapacidad, en tanto los vínculos con el agresor se ubican de la siguiente forma: ex parejas 25,6%; ex pareja –conviviente 3,6%; hermana 0,3% ; hermano 1,7%; hija 1,1%; hijo 3,5%; otros conocidos 0,7%; otros no conocidos 0,2% otros parientes 3,4%; pareja conviviente 42,9% y pareja no conviviente 5,4% (Secretaría de Derechos humanos, PBA, Programa AVM, Publicación “Aportes para la Atención Integral de las Mujeres en Situación de Violencia 2012 -2015).

            Otros datos de la Publicación citada en el primer párrafo, refieren a la actividad económica de la mujer y se relacionan con trabajo ocasional en el hogar; trabajo ocasional fuera del hogar (changas); no trabaja por ser jubilada, pensionada o beneficiaria de algún subsidio estatal; no trabaja ni tiene ingresos; trabaja por cuenta propia en el hogar; trabaja por cuenta propia fuera del hogar; trabaja en relación de dependencia en el hogar; trabaja en relación de dependencia fuera del hogar.

            Estas condiciones de desigualdad de la mujer frente al hombre y del ejercicio de diversas formas de acciones violentas sobre ellas, llevaron a Municipios como el de Morón, Provincia de Buenos aires a establecer políticas de Igualdad de Oportunidades y  Presupuestos con perspectivas de género, que actúan paralelamente al Programa  Provincial  de Prevención y Atención de la Violencia Familiar y de Género de la Provincia de Buenos Aires.

            Los datos provenientes del Observatorio de Violencia de Género, dependiente del Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, dan cuenta de un aumento de los casos de violencia de género, específicamente  en el ámbito familiar que incluyen violencia sexual, física, económica, psicológica, abuso sexual, violación o estupro, siendo la mayor parte de los denunciados miembros de las Fuerzas de Seguridad.

            Desde el año 2012 al 2015, los datos de las publicaciones oficiales, de los informes de “La Casa del Encuentro” y de las publicaciones periodísticas, consignados en las parte iniciales de éste trabajo, dan cuenta del aumento alarmante de los casos de violencia de género que se reflejan en las cantidades de mujeres asesinadas de diversas formas (femicidios); llamadas al Teléfono de Emergencias 911; denuncias tomadas en las Comisarías de la Mujer, Juzgados de Paz y de Familia, incluyendo el maltrato, la violencia sexual o psicológica; la económica y patrimonial, entre otras.

7. Las medidas punitivas no disminuyen los casos de violencia de género y la prensa los trata de manera diferente.

              El Observatorio de las Mujeres en los Medios que el Equipo Latinoamericano de Justicia y Genero (ELA), llevo a cabo entre 2009 y 2011, un trabajo que sirve como indicador de la relevancia que los medios le dan a este tema y su influencia en la sociedad, mostrando la preocupación de instituciones públicas y privadas por el incremento de los femicidios, forma extrema de violencia contra las mujeres que termina con su vida y recibe una condena generalizada,  sin embargo no se consiguen tomar medidas efectivas de protección desde el Estado contra un problema  cuya tendencia va en aumento y mantiene casi inamovibles patrones culturales  de dominación hacia el interior de una sociedad que parece tender hacia la violencia como forma de resolución de conflictos, no del todo claros en sus orígenes.

             Encubierta en estas formas de violencia, se sigue disfrazando la figura antigua del patriarcado, bajo la idea de que las mujeres son propiedad de los hombres, que pueden disponer de sus destino, de sus anhelos, de su autonomía y en ese contexto se van consolidando relaciones de género para muchas mujeres y varones que naturalizan ese estado de subordinación, que se da por dependencia económica y emocional, llevándolas al encubrimiento de sus situaciones y a una trampa mortal de la que muy pocas veces se sale indemne por parte de la mujer.

             Es evidente que las formas de tratamiento sobre la producción de notas periodísticas referidas a femicidios son  tratadas desde un enfoque más mediático, propagandístico o sensacionalista –si se quiere- del hecho en sí,  colocando a la mujer como figura principal, como víctima de un hecho y no como alguien a quien se le han vulnerado sus derechos al sufrir violencia de parte del hombre y ello invisibiliza el fondo de la cuestión  impidiendo su inclusión en la agenda pública, dado que la forma en que se trata un determinado hecho, es contribuyente a la formación de opinión pública.

            En otros casos, las notas comienzan detallando la historia personal de la mujer afectada revictimizándola y hasta mostrándola como si en parte fuese culpable de lo que le sucedió, lo cual como resultado opuesto, favorece al hombre victimario,  no permitiendo que el hecho sea visibilizado más allá de lo que sería la esfera privada.

             Estas formas de tratamiento de las notas, tienen efectos sobre la percepción social, en relación a las mujeres y sus derechos, en especial en Latinoamérica, donde es cada vez más preocupante el incremento de los casos de violencia contra las mujeres.

 7.1. Estereotipos, relaciones patriarcales en la sexualidad y heterosexualidad compulsiva.

         Otra temática a observar es la de los estereotipos, que lleva también a responsabilizar a las víctimas de violencia, como provocadoras del sucesos al relacionarse con su vestimenta (llevar pollera corta; mostrarse más sexi; mejor arreglada, etc.), lo que refuerza una escala de valores machista persistente a lo largo del tiempo, indicador que la figura del patriarcado que aún se mantiene vigente en muchos países orientales, en los de occidente ha variado su denominación, en la figura más moderna del machismo.

            La quinta forma que se plantea es la de las relaciones patriarcales en la sexualidad, donde la heterosexualidad compulsiva y el doble estándar sexual son sus contornos básicos. En este caso la heterosexualidad compulsiva refiere nuevamente a una imposición patriarcal, a un pensamiento que no se permite ver otras formas de sexualidad, que como se expresó con antelación, no se determina por tener pene o clítoris en forma exclusiva, sino por la construcción que se  va da dando en forma temporal en todo ser humano y que lleva a la bisexualidad, a la homosexualidad, a sentirse varón en un cuerpo de mujer o viceversa, por citar algún ejemplo práctico.

             La heterosexualidad compulsiva se erigió durante siglos como natural y se naturalizo con el explícito apoyo de la religión, en especial la católica, a tal punto que se normativizó, generando castigos para la mujer que osaba infringir el ámbito de lo familiar y gozar de su sexualidad. Se la sindicaba como una adúltera, a la que se le privaba hasta de gozar de su patrimonio o el que le correspondiere en caso de separación, lo cual implicaba otra forma de violencia hacia la mujer, siempre por parte del hombre, teniendo en cuenta que éste generaba y genera aún hoy día las normas que rigen las conductas sociales (Leyes, Códigos).

             Las mujeres desde la etapa de la sociedad patriarcal a nuestros días, en la cultura occidental, reciben una fuerte socialización con respecto al matrimonio y a normas de conducta que las ciñen al ámbito de lo  privado, en una función meramente productiva y reproductiva, alejada del placer, de lo erótico, de lo emocional. En este caso, el matrimonio es la forma de asegurarse descendencia y asegurar a su vez la reproducción social a través de la familia, lo cual subalterniza a la mujer como parte integrante del ejido social y la mantiene en la esfera de lo privado, del hogar, donde sufre situaciones de dominio, basadas en relaciones de poder que impone la figura masculina.

             Cuando las mujeres se unen en grupos de resistencia a las situaciones que las oprimen, más allá de si son radicales o marxistas, lo que intentan es romper el status quo imperante, salir de las situaciones de violencia que padecen, lograr igualdad, pero lo primero que encontraron fue castigo o condena por parte de la heterosexualidad y a la vez negación de derechos, a tal punto que casi no aparecen mujeres destacadas en escritos históricos producidos por hombres y si están, es tangencialmente, se las invisibiliza, lo cual es otra forma de ejercer violencia de género, al no dárseles el lugar que les correspondería socialmente.

             El doble estándar es parte de la filosofía del patriarcado, la prostitución es necesaria para entretener a los hombres y la homosexualidad es pensada como una pérdida de la virilidad, del machismo, como el fin del control sobre la emocionalidad y sexualidad de la mujer, por ello la importancia de la figura del matrimonio como institución, más de dominio sobre la mujer, que de crecimiento personal e igualdad de derechos con respecto al hombre.

             La sexta forma son las relaciones patriarcales en las instituciones culturales, que incluye las religiones, los medios de comunicación y la educación. Los podemos visualizar a todos ellos como sitios de poder donde la posición estratégica de privilegio está ocupada por hombres y de allí parten las segregaciones y las imposiciones en el ámbito de la religión. La misma segregación se encuentra en los otros dos sitios, agregándose en el caso de las comunicaciones, las formas en que se utiliza el cuerpo de la mujer en todo tipo de propaganda de productos subestimando sus capacidades físicas (ej. propaganda de Míster Músculo) o en otros casos  destacando sus atributos físicos y atractivos, aunque siempre subordinándola (ej., propaganda del perfume de Antonio Banderas) resaltando en todos los casos la figura del hombre.

              Las seis estructuras presentadas por Walby (1990) son consideradas formas de explotación de las mujeres, aunque como se ha explicado también son generadoras de diferentes tipos de violencia  y a su vez conllevan violaciones de los Derechos Humanos, cuando la violencia es ejercida o permitida por omisión, en el nivel del Estado.

               La lucha de los colectivos de mujeres por salir de un esquema perverso hacia su condición, llevo en el mundo moderno contemporáneo a lograr ingresar en la esfera pública y en el mercado laboral, aunque subordinadas, con grandes brechas salariales en comparación con el hombre y aún con altos niveles de segregación de aquellas tareas de mayor importancia y poder decisorio. Las sanciones a su sexualidad no marital son menos severas y desaparecieron del código la figura de adulterio, aunque los estándares siguen siendo diferenciados entre el hombre y la mujer, encontrándose éste más favorecido en la aplicación de las leyes o sanciones.

               La violencia contra las mujeres encuentra más condenas y menos legitimación social, aunque sigue sin ingresar en la agenda política y pública, como un problema a resolver, mediante una intervención multidisciplinaria. También se despliegan nuevas estrategias de inclusión de la mujer en casi todos los planos, aunque la tendencia a la igualdad de condiciones, de acceso al cargo público y de trato, aún están lejos de alcanzarse, como asimismo el fin de la violencia de género, tal lo demuestra la marcha del día 3 de junio de 2015 en Argentina “ni una menos”, que busca mantener visible la problemática de la violencia contra la mujer y hacer que esta ingrese en la agenda social y pública-estatal.

              Las investigaciones efectuadas por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Genero sobre violencia contra las mujeres, en el área de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, indica que el 71% de las situaciones de violencia se generan en el ámbito familiar; un 19% en el ámbito social y  el 11% en el ámbito laboral.

               Lo anteriormente descripto, nos lleva a ver parcialmente como las situaciones de violencia se dan en un lugar privado, tal como el hogar, donde se actúa con impunidad, donde la víctima no puede recurrir a solicitar ayuda, un lugar en el que, según la posición económico social, en la mayoría de los casos, se encuentran complicidades para que el hecho violento no tome “estado público”, máxime teniendo en cuenta que el 82% de las personas afectadas por estas situaciones de violencia son mujeres.

               Los casos de violencia familiar,  donde el hombre ejerce relaciones de poder, tanto emocionales como patrimoniales, impiden a su vez el acceso a la justicia por parte de la mujer afectada, no activándose algunos de los mecanismos existentes de protección para estos casos. Cuando en algunos casos la mujer afectada por violencia de género puede acceder a alguna instancia judicial, no logra el apoyo y los recursos necesarios para poder evitar seguir siendo víctima de la violencia por parte del hombre, regresando en la mayoría de los casos al mismo lugar, donde arriesga su vida en forma permanente.

8. Codificación de entrevistas realizadas y resultados obtenidos

Identificación 1- JAB Tipo de Entrevista Lugar
Fecha 12 Diciembre 2016 Personal Abierta – Bola de Nieve Sede Juzgado de Paz Florencio Varela
Datos Personales Edad: 52 años
  Profesión: Abogado –Juzgado de Paz    
  Experiencia: 26 años    
Identificación 2- ICR Tipo de Entrevista Lugar
Fecha 14 Diciembre 2016 Personal Abierta – Bola de Nieve Sede CTA Florencio Varela
Datos Personales Edad: 56  años
  Profesión: Docente –Dirigente Gremial  CTA    
  Experiencia: 21 años    
Identificación 3- AMG Tipo de Entrevista Lugar
Fecha 15 Diciembre 2016 Personal Abierta – Bola de Nieve Sede CTA Florencio Varela
Datos Personales Edad: 57 años
  Profesión: Docente –Dirigente Gremial  CTA Área: Igualdad de Género y DD.HH.    
  Experiencia: 22 años    
Identificación 4-OPV Tipo de Entrevista Lugar
Fecha 20 Diciembre 2016 Personal Abierta – Bola de Nieve Sede CIC Florencio Varela
Datos Personales Edad: 39 años
  Profesión: Empleado Municipal Área: Centro Integrador Comunitario    
  Experiencia: 9 años                                                      
Identificación 5-AMR Tipo de Entrevista Lugar
Fecha 27 Diciembre 2016 Personal Abierta – Bola de Nieve Patio exterior Comisaría de la Mujer Florencio Varela
Datos Personales Edad: 67 años
  Profesión: Jubilada    
  Experiencia: – – – – – – –    

            La codificación de las entrevistas realizadas tiene una doble finalidad, por un lado mantener la confidencialidad de los entrevistados, que en algunos casos tienen prohibición de dar entrevistas que tengan relación con el área en la cual prestan servicios, lo que de trascender sus nombres haría peligrar su fuente laboral, y por otro identificar con un número y tres letras del alfabeto cada una de ellas, a los fines de sistematizarlas e identificarlas posteriormente en los Anexos correspondientes.

            De la entrevista Nº 1-JAB (Anexo V), el interlocutor es  uno de los representantes de un organismo estatal, dependiente del poder judicial de la Provincia de Buenos aires que interviene en los casos de denuncias de las personas afectadas por violencia familiar y de género, que ha  participado de las reuniones de la Mesa Local de Prevención y Atención, referida al tema. Se transcriben los párrafos considerados más importantes de la misma.

un 92% de los casos de violencia de género que se registran en el Juzgado, a nivel del distrito, se producen en el ámbito del grupo familiar, por parte de las parejas o familiares de las propias víctimas, también surgen casos  de  abusos contra menores y violaciones, que mayormente son descubiertos por los docentes  o los gabinetes psicopedagógicos de las escuelas a donde concurren y son los propios docentes o directoras, las que inician el proceso judicial, en forma directa aquí o en las fiscalías descentralizadas. Las madres o familiares denunciantes de abusos o violaciones que se presenten espontáneamente, son muy contadas, a veces no creen al menor o no ven los síntomas. En los casos de violencia familiar es diferente la mujer denuncia y busca protección para ella y sus hijos.

“…en su generalidad se componen de integrantes de bajos recursos, con varios hijos,  en general son personas de bajos conocimientos y según los datos que vuelcan a sus declaraciones, mayormente el, hombre desempeña  tareas de albañil o peón, realiza changas o trabajo precarizado, muy pocos surgen con trabajos más estables en tareas de vigilancia privada, sus viviendas se ubican cas todas en la periferia de Florencio Varela y en asentamiento precarios, casi un 70% vive en condiciones de hacinamiento,  la mujer se dedica  al cuidado de la casa y los hijos”

en ningún caso se les brinda patrocinio letrado gratuito, lo cual deben buscar en el Colegio de Abogados de Quilmes o en el recientemente creado en Florencio Varela”.

“…al no tener patrocinio letrado –por  no poder  hacer frente a los costos o porque el letrado gratuito designado no se preocupa de igual forma de seguir el juicio o a veces por desistir la propia víctima,  la causa se paraliza y con el correr del tiempo termina siendo archivada sin resolverse el problema de fondo”.

Muchas víctimas de violencia de género regresan al seno del hogar dónde sufrió la agresión  por no poseer recursos para alejarse ni hogar  de  refugio que la contenga a ella y a sus hijos,  y en su mayoría  desconocen cómo actuar cuando en algunas comisarías locales no les toman las denuncias y las derivan a la Comisaría de la Mujer”.

¿Uds. coordinan alguna acción o actividad  con el Municipio de Florencio Varela?

No, nosotros respondemos al Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, dónde se efectúan los informes pertinentes de todas nuestras actuaciones,”

P.- ¿Conoce el contenido o las acciones que implementa el Municipio local mediante el Programa Integral de Abordaje de la Violencia Familiar?

No  conozco el Programa en sí, ni lo conoce el Juez a cargo, nunca fuimos  interiorizados del mismo ni de las acciones que desplegaría el Municipio”.

“… fuimos invitados a participar de la Mesa local de prevención de la violencia de género a fin de dar alguna charla o exponer nuestra mirada desde el punto de vista judicial”.                      

P.- En las reuniones de la Mesa local en las que participó, ¿hubo alguna propuesta viable para combatir la Violencia familiar o de Género? ¿Se llega a algún consenso?

“Solamente he concurrido a dos reuniones, desde su implementación,  en una de ellas diserte sobre lo mismo que le expongo a Ud., en esta conversación. Algunos participantes presentan propuestas, que se discuten y quedan en la discusión. Buscar consenso sobre alguna propuesta y que el Municipio la lleve a cabo, es difícil, la mesa parece más de discusión política que de políticas de género, hay posturas muy diversas y difíciles de llevar a cabo, baste decir que en los años que funciona la Mesa, no ha salido de ella nada que no fuese  ya  conocido y que fracaso en otras partes”.

A mi entender la implementación del botón de pánico es solo una herramienta preventiva, que sirve si se llega a tiempo, creo que no hay una política pública local  que  tienda a cambiar patrones culturales, desde la enseñanza  primaria  y  por lo que escuche en los diálogos de la Mesa local, no se cuentan con recursos para el desarrollo de actividades del programa que implementaron, creo que lo que hicieron fue solamente  cumplir con la Ley, y digo esto porque  entre los participantes de la Mesa no hay especialistas para orientar la discusión hacia la construcción de alguna propuesta viable y aplicable, en general termina primando la visión del Municipio y así es difícil encontrar el camino hacia la disminución de los índices de violencia  que ciertamente son preocupantes”.

            El entrevistado aporta un dato importante “92% de los casos atendidos en el Juzgado surgen en el ámbito del grupo familiar….entre ellos hay abusos y violaciones”;  los casos de abuso o violación contra menores  son descubiertos por la docente o el gabinete psicopedagógico de las escuelas y son los que inician las denuncias”

            También indica que hay un marco social, que indica ausencia del Estado y ello es facilitador de la violencia de género en sus diferentes manifestaciones, como ser “falta de trabajo”; “desconocimiento por falta de instrucción y de cómo actuar en casos de violencia familiar”; “necesidades básicas insatisfechas”; “hacinamiento”; “madre proveedora, mucho tiempo fuera del hogar” y  “falta de patrocinio letrado gratuito”, indicando esta última frase  que la Ley respectiva aún no alcanza su plena implementación.

            La visión de JAB, da cuenta de la condición económica de la víctima de violencia e inclusive de su grupo familiar. Estas circunstancias,  obran como una barrera prácticamente insalvable que no permite el alejarse del victimario y obliga a permanecer en el mismo hogar conviviendo con las agresiones diarias. Esa misma  barrera es la que lleva a desistir de la acción penal, dando cuenta nuevamente de la carencia de un Estado protector y de una falla en la implementación del Programa de Abordaje Integral de la Violencia Familiar, al no estar construida  “La Casa de la Mujer”, mencionada en los partes de prensa del Municipio, un lugar de refugio transitorio que debe brindarle albergue, protección y contención.

            Otros  cuestiones  que  aparecen en las frases analizadas y se presentarían como un obstáculo en la implementación  del programa, es: a)-el hecho de la derivación que hacen algunas comisarías zonales  de las personas que sufren hechos de violencia familiar, a la Comisaría de la Mujer, a pesar  de  tener que completar solamente un formulario de denuncia que mayormente no les es facilitado por falta de recursos presupuestarios y  b)- el funcionamiento de la Mesa local como de discusión política y no de propuestas que traten sobre cómo poner un freno a las situaciones de violencia, que alcanzan un nivel alarmante, según expresa el funcionario entrevistado.  

            En  esta entrevista, el interlocutor, da cuenta  de la carencia de coordinación y colaboración Municipio – Juzgado de Paz- Autoridades Policiales, donde los dos últimos organismos responden a áreas de poder diferenciadas, completamente alejadas  de la visión Municipal,  y es a cada una de esas áreas donde elevan sus informes, sin  intercambios, que puedan servir para generar  una base de datos, factible de  ser utilizada para detectar las zonas más complejas y generar acciones preventivas tendientes a mejorar la implementación del programa.

            El otro dato,  no menor -etapa de implementación-, es no haber puesto en conocimiento de los diferentes actores que conforman la Mesa local, el contenido del Programa, sus objetivos generales y específicos, las acciones y/o actividades previstas desarrollar y como se coordinarían  o articularían las mismas  con cada actor gubernamental o social que se encuentra incluido en el mismo.

            Otro obstáculo que  surge  de  la entrevista y afecta la etapa de implementación del programa y del objetivo que persigue la creación de la mesa local, es la carencia  de propuestas viables  y la imposibilidad de lograr consensos.

            Al respecto del último párrafo de la entrevista,  1-JAB expresa que a su entender, no hay una política pública local que tienda al cambio necesario para bajar los índices de violencia familiar y de género a nivel distrital.  Se afirma aquí lo expuesto en  las primeras parte del presente trabajo, en la cual se menciona que solamente se trata de cumplir con las Leyes, en tanto que la insuficiencia de recursos  humanos y económicos es otro obstáculo que impide la plena implementación del programa adoptado como propio, a lo que se sumaría “la visión del Municipio”,  lo que abre un nuevo camino a analizar que es la dimensión política, que aquí se presentaría como un obstáculo insalvable por el Programa, en una conducción verticalista, dónde las decisiones las toma el más alto nivel de conducción local, es decir que recae en la figura del intendente Municipal.

            En la entrevista  a 2-ICR (Anexo VI), se transcriben parte de las preguntas y respuestas consideradas de mayor importancia, como ser:

P.- ¿Qué rol cumplen Uds. dentro de la Mesa Local contra la violencia de Género, que integran y que estaría dependiendo del Programa de abordaje Integral Contra la Violencia Familiar  implementado por el Municipio de Florencio Varela en el año 2007?

Nosotros, o mejor dicho lo que está pasando y es más notorio, es que las ONGs y Organizaciones políticas o sindicales cumplen el rol del Estado. Cuando se piensa en la carencia de  política pública, la reclamamos al Estado para que cree programas específicos.  Nosotros no nos planteamos como cumpliendo el rol del Estado, sino como una oposición que pedimos que habiliten políticas públicas y construyan marcos legales que en la Provincia de Buenos Aires existen, y en ese  marco propender a generar acciones de protección de derechos”.

Cuando nosotros planteamos desde la CTA que si hay un programa, tiene que haber un sostenimiento con recursos  económicos y humanos, caso contrario son una cáscara vacía. Ese es un punto de partida para cualquier programa, nuestro rol como organización sindical de trabajadores y trabajadoras es la de reclamar políticas públicas proactivas, que atiendan la problemática, tratamos de aportar propuestas hacia el Estado y articular en una relación con el Estado para que atienda el problema y le encuentre una solución. Nuestra organización cumple ese rol, nunca suple al Estado”.

P.- El Municipio indica que articula con Uds. y crea dispositivos de intervención ¿Cuáles son?

La Mesa local dónde se trata el tema de la violencia, es un dispositivo  de intervención, eso lo ideo el Intendente y así funciona, en términos ideales,  porque lo que sucede concretamente es que a pesar de tener un funcionamiento permanente y regular, en cuanto a reuniones, existe un impedimento fundamental  y real, los programas son cáscaras vacías. Nosotros podemos reunirnos y expresar nuestras ideas y propuestas a desarrollo Social, que generalmente tiene a cargo el programa, o a la dirección de Derechos Humanos Municipal, a la Secretaría de Salud, etc., pero ninguna de ellas está acompañada de recursos, por ejemplo, para terminar la casa de refugio para la mujer, en la localidad de Bosques. Cuando una mujer sufre violencia de género y denuncia, poco le cambia, no tiene como subsistir y depende del sujeto que la violenta. El Estado tiene que tomar medidas protectoras y no lo hace”.

“Los programas en este aspecto tienen que garantizar un espacio de refugio, para las personas afectadas, la escolaridad de los chicos, la vestimenta y el alimento, como mínimo. También esos programas tendrían que estar orientados a brindar capacitaciones que permitan la inserción de esas mujeres al ámbito laboral y al desarrollo de una mejor vida en sociedad, con sus hijos, sin vulneración de derechos. Eso no sucede, no sucede ahora ni sucedía antes. Si bien es cierto que existen programas en la Provincia de Buenos Aires y se implementan en Florencio Varela, no tienen impacto alguno y las situaciones que tenemos es porque no llegan los subsidios necesarios, no se implementaron o porque cuando una mujer realiza la demanda en la Comisaría de la Mujer, no tiene donde ser resguardada. Yo me entere por la página Web del Municipio que existe un programa, como Ud. lo menciona, pero no lo conocemos, no sabemos de qué  trata, nunca nos interiorizaron del mismo. Siempre nos manejamos con la Ley  26.485, inclusive en la Mesa Local”.

“… en el marco de esta nueva gestión política provincial y nacional, muchos programas han sido objeto de recortes presupuestarios que implica no solo el respaldo económico necesario, sino el cese de recursos técnicos y humanos, solo se está para atender la contingencia, lo cotidiano, no solucionamos los problemas de fondo”.

P.-Uds. representan a amplios y diversos  sectores de trabajadores, inclusive municipales, ¿Por la importancia de la CTA y el abanico de profesiones que abarca, el Municipio, les  derivo alguna actividad del Programa y ayuda económica para que puedan realizarla?

“No, ninguna, ni se habla de ello en las reuniones de la Mesa local, repito si hay actividades realizándose las desconocemos, por lo menos en nuestros ámbitos de actuación y competencia, no existen.  En las reuniones de la Mesa local se hablan cuestiones de coyuntura como ser el alarmante incremento de femicidios, otras veces vamos a escuchar a alguno que diserta sobre lo que dice la Ley, nada nuevo, no se tratan propuestas, funciona solo como un ámbito para ponencias diversas y de información de sucesos locales. A veces se llevan inquietudes y caen en saco roto, no siempre van funcionarios de primer nivel y los que van no tienen poder de decisión, estas dependen del Intendente”.

P.- Como para ir finalizando, el Programa del qué hablamos funciona desde 2007, una de sus funciones es la de articular las diversas áreas del estado Municipal con los actores que participan del mismo ¿Cómo lo hacen con la CTA?

Participar en la Mesa local, no es articular, entiendo que articular es trabajar en conjunto, unidos hacia una meta, participamos del diálogo, no de articulaciones en pos de lograr un objetivo común. Hay siempre ausencia de diferentes áreas del Estado, ONGs, Asesor Letrado, Jueces, Programa de salud Comunitaria, no atienden más que la contingencia, el tratamiento a largo plazo no existe, se trabaja sobre lo que va apareciendo, un caso fue la propuesta del botón AlertaTel en los celulares, que se implementó por decisión política y funciona por orden judicial, si hay denuncia”.

“No hay integralidad, sino contingencia, andamos siempre detrás de los problemas. En estas reuniones, a veces vienen todos, según sea la  figura principal convocante, otras veces las sostienen las organizaciones sociales”.

“…cada uno tiene un librito de propuestas tan amplio que es difícil ponerse de acuerdo”.

En la mesa local, se presentan obstáculos que la misma no puede solucionar, por ejemplo la comisaría de la mujer no tiene un patrullero con el cual efectuar las citaciones o acudir en caso de ser necesaria su intervención, el Ejecutivo Municipal que puede solucionar el problema poniendo a colaborar un patrullero de la Guardia Comunal a través de la Secretaría de Seguridad que  integra la mesa, no lo hace y eso  demuestra que no hay articulación, sino descoordinación de las acciones que se deben ejecutar”.

P.-¿Desea agregar algo más que considere de interés?

Si, nosotros conocemos a través de nuestra sede en La Plata y de fuentes del Ministerio de Economía que el Municipio recibe partidas para fortalecimiento de políticas públicas, sabemos que una parte va a la Dirección de Derechos Humanos, pero desconocemos como se utilizan y a qué programas se aplican, si es  seguro, al Programa del que aquí conversamos, no. En nuestro distrito nunca conocimos que se haya subsidiado por parte de Desarrollo Social, a ninguna mujer víctima de violencia familiar o de género, incluso tardan en resolver problemas de familias que se les ha  incendiado la casa y se quedaron sin nada, desprotegidos, los ayudan los vecinos, porque ese organismo  no tiene recursos o los administra mal”.

            Del análisis sobre las respuestas del  entrevistado  2-ICR, lo primero que aparece, es una postura que se puede situar dentro de una “oposición constructiva”, aunque no deja de lado la denuncia de aquello que afecta al interés de sus afiliados (trabajadores de amplios sectores estatales y privados y de diversas profesiones), como ser las quitas en los presupuestos de programas y la falta de recursos humanos y técnicos.

            Otras  de sus frases hacen incapié en la no protección de derechos por parte del Estado, aquí refiere concretamente al Gobierno  de la Provincia de Buenos Aires, tanto el anterior de Daniel Scioli, como el actual de María E. Vidal y al Ejecutivo Municipal de Florencio Varela.

            Con respecto al funcionamiento de la Mesa local, su frase  funciona en términos ideales, da cuenta de que la misma trata problemas que se han producido y que no se ajustan a la realidad; se habla en términos no reales y se está detrás de los problemas”, indica  que las reuniones de la Mesa Local no producen acciones que tiendan a prevenir la violencia de género y es coincidente lo que ya expreso en el mismo sentido, el entrevistado codificado como 1-JAB.

            Con relación al Programa implementado por el municipio local, dice lo mismo que JAB,  menciona no conocerlo  y no haber sido puesto  en conocimiento de sus contenidos, acciones que desarrolla u objetivos que persigue y afirma también que en las conversaciones el tema que se toca refiere a los contenidos de la ley 26485, con la que ellos se  manejan.

            Otro dato importante no explotado en la implementación del programa, es la falta de coordinación y desarrollo de las actividades fijadas en el Anexo B, de la Ley 12.569, una de las fortalezas que no está siendo explotada  y el manejo que se hace en la Mesa, basado en la Ley Nacional Nº 26.485 que no cuenta con el mismo  Programa del Anexo B del Decreto Reglamentario de la Ley Nº 12.569, lo cual coloca otro obstáculo que confunde e impide lograr el objetivo de disminución de los índices de violencia familiar y de género a nivel distrital.

            Cuando expresa que cada uno tiene su librito,  está marcando la diversidad de posturas que tienen los distintos  actores participantes de la Mesa local y coincide con el primer entrevistado, en la dificultad que se presenta para lograr acuerdo sobre un tema del debate de ideas. Surge aquí otro inconveniente que hace al Programa  implementado y es la falta de un Coordinador  Institucional,  que encamine la discusión hacia el objetivo deseado, máxime donde la misma se da entre  actores con posturas diversas y hasta opuestas, donde siempre está presente  la dimensión política.

            Al decir que se está  detrás de lo contingente,  indica que se va detrás de lo que puede suceder y no de lo que sucede en la realidad, en lo cotidiano, lo que se debe tratar.

            En la última parte de la entrevista, 2-ICR,  marca la falta de recursos de los programas puestos en marcha a nivel local, denuncia a su vez la recepción de subsidios y su incierto destino, como asimismo la falta de subsidios y de refugios para las mujeres víctimas de violencia familiar o de género, como asimismo un mal manejo administrativo de recursos asignados al área de Desarrollo Social Municipal y la falta de respuestas a las propuestas por ellos presentadas, sobre las que decide el Intendente, aparece aquí una posición de oposición a las formas de implementación de políticas o programas locales y nuevamente una dimensión política, que se puede ver como un obstáculo más a la implementación correcta del programa que puede aparejar inconvenientes no previstos en su etapa de ejecución.

            La entrega de un volante realizado por la CTA, durante la entrevista,  tiene el objetivo de mostrar la forma en que ellos contribuyen a combatir la violencia familiar o de género, concientizando y orientando y a la vez  pone en evidencia que el Programa Municipal, puesto en marcha en 2007, no realiza tal actividad ni brinda ayuda con recursos económicos.

          La tercera entrevista es efectuada a 3-AMG (Anexo VII), que se ocupa de la Igualdad de Género y Derechos Humanos de las Mujeres, las preguntas y respuestas más salientes fueron:

¿Conoces el Programa Contra la Violencia Familiar que menciona el comunicado de prensa del Municipio y su contenido? y ¿Cómo te integraste a la Mesa local y que actividades del programa se discuten en la misma?

no sé de qué trata el programa, ni cuál es su contenido, conozco solamente lo que dice el comunicado de prensa y que estaría en vigencia desde el 2007”. En cuanto a la segunda me integre a la Mesa  representando a la CTA – SUTEBA, siendo invitadas a participar nuestras organizaciones por parte del Intendente Municipal…. única vez que el mismo se hizo presente fue al poner en funcionamiento la misma, en el mes de noviembre del año 2008, donde se presentaron algunos Jueces de familia, el juez de Paz, representantes  del Concejo Provincial de la Mujer y de ONGs locales, en su discurso menciono que la Mesa sería un ámbito de discusión de temas para implementar acciones vinculadas al Programa que vos mencionas, pero no entro en detalles, más bien hizo un discurso político”.

“No se charla sobre actividades del programa mencionado por el Intendente, sino propuestas  que cada organización social lleva al seno de la mesa, o en mi caso los temas sobre los que  trabajamos en la CTA- SUTEBA”. “El fin es tratar  de difundir en todos los integrantes de la mesa lo que hacemos para concientizar y consolidar  los derechos de las Mujeres”.

No somos los únicos que damos a conocer nuestra actividad, aunque la discusión siempre se termina dando sobre los contenidos de las Leyes de Violencia familiar y cómo las aplicamos en nuestro distrito”.

P.- ¿En ese aspecto cuál es la propuesta que Uds. presentaron?


Una propuesta concreta que realizamos y puede relacionarse con el programa es  subvencionar a las mujeres víctimas de violencia con $ 1.000 mensuales, a fin de aliviar su situación, pero cuando va un funcionario, toma nota y no hay respuestas”.

“Otra  fue la del volante que te facilitamos, que sirve para orientar a la persona que sufre violencia o a la mujer que tiene un niño que sufre abuso o violación, en la búsqueda de ayuda, Allí se incluye un protocolo de intervención que deben seguir las  comisaría, quienes deben intervenir y como proceder cuando se trate de personas adultas  o niños y que debe saber la persona afectada. El volante lo terminamos haciendo nosotros y lo imprimimos, con fondos propios,  el municipio no lo implementó ni lo difundió, a pesar  que en éste sentido logramos la aprobación de las otras organizaciones intervinientes”.

Primeramente hay que decir de todas las entidades convocadas,  muchas no vienen a las reuniones mensuales, solamente figuran en el listado  y los pocos que participan postulan cuestiones que muchas veces confrontan con los marcos legales, se ve que no hay conocimiento sobre los temas que se deberían debatir, a veces hay excepciones cuando se trata  de la participación de abogados o psicólogas que están en alguna ONGs, conocen pero no llevan propuestas, van más a escuchar de que se trata o a disertar sobre lo ya conocido y repetido en cada reunión”.

“Otra propuesta presentada en la Mesa fue la de crear el Consejo de la Mujer que fortalecería el Programa del que hablamos, también quedo en la nada y eso que iría fuera del Organigrama Municipal”.

En la mesa local se advierte la falta de implementación de políticas públicas locales, se comenta el tema cuando no hay funcionarios. Hoy estamos más complicados para salir adelante, vemos como se despidieron compañeros/as de la Educación Sexual integral. Nos cuesta derribar mitos, buscar igualar y cambiar culturas patriarcales, lograr la paridad y llegar la mujer a cargos jerárquicos, ese tema en la mesa no se toca y tendría que ser parte de la discusión actual y del programa”.

P.-¿Algo más que agregar a lo ya conversado?

Si, nosotros presentamos en la Mesa, la propuesta del “acompañante”, se trata de una persona con conocimiento de los pasos a seguir en casos de violencia familiar o de genero perpetrada contra un mayor o un menor,  acompaña  y asesora en todos los trámites,  a quién sufre alguna modalidad de violencia. Esa propuesta surgió a raíz de que vimos que es la Comisaría de la Mujer, la que  decide que es delito y que no, es la policía  y a veces no se quiere tomar la denuncia, cuando la obligación es tomarla y derivarla a las Fiscalías para que ellas tipifiquen lo  que corresponde”.

            En la  entrevista 3-AMG, vuelve a mencionarse el desconocimiento imperante  de cada uno de los participantes de la Mesa local, sobre el Programa objeto de éste trabajo y se afirma la visión de un espacio utilizado políticamente  más  que para generar propuestas viables en pos de la defensa de los derechos de las mujeres. Los representantes de la CTA – SUTEBA , utilizan este espacio  de discusión  políticamente  mostrando su  trabajo y difundiéndolo. Paralelamente  hace propuestas que podrían ser un aporte al Programa de acuerdo a su visión, que no llegan a ingresar a la agenda política local y terminan en el olvido.

            Surge nuevamente  la utilización de la Mesa como el lugar para la exposición de Jueces, Fiscales o Abogados invitados por el Ejecutivo Municipal,  sobre temas de la Ley nacional o Provincial de Violencia Familiar, que se repiten desde el 25 de abril de 2013 (diariopopular.com.ar/notas/154495-charla-violencia-genero-florencio-varela).

            Las propuestas presentadas que fortalecerían el programa como la creación del Concejo Municipal de la Mujer, no han sido aprobadas a nivel de ejecutivo municipal y vuelve a poner en el tapete la dimensión política como un obstáculo que impide cumplir objetivos. La delegada gremial, trata de utilizar la entrevista,  para denunciar  otros hechos, aunque indica que en las conversaciones de la mesa hay temas que no se tocan, como la igualdad de la mujer, la búsqueda de un cambio cultural y la paridad en cargos jerárquicos. Esto es indicador de  un espacio  que excluye temas y esa exclusión también obra como obstáculo de la implementación plena del programa, al no generar en los diversos  actores participantes actitudes que tiendan a la colaboración y no a la competencia.

            En esta entrevista se vuelven ver  las dificultades que se presentan en la mesa y la falta de conocimientos de muchas personas  que  presentan ideas o propuestas inviables, al confrontar con las mismas leyes. Aparece también  la crítica  por  la  no implementación  plena  de políticas públicas por parte del gobierno local y en el caso de la violencia familiar o de género, la discusión se mantiene estancada en un tema: cómo aplicar la legislación en Florencio Varela.

            La siguiente entrevista es efectuada al empleado municipal que se desempeña como Encargado de un Centro de Integración Comunitaria,  el 20 de diciembre de 2016,  para conceder la entrevista pide  reserva de sus datos personales y nombre del  C.I.C. al que pertenece. Se codifica la entrevista como 4- OPV (Anexo VIII).

            Previamente al desarrollo de la misma,  se efectúa un recorrido de la zona circundante al CICs, a fin de relevar algún dato de interés y situarnos en el contexto en que el encargado del organismo mencionado debe desarrollar su tarea. La observación  en el campo, permite  caracterizar la zona, con una población  mayormente de clase  social  baja, ubicada entre trabajadores comunes y desocupados; no hay fuentes laborales; sus habitantes cuentan con un pequeño Centro Comercial, donde su ubica una clase comerciante más pudiente; cuentan con dos asentamientos poblacionales precarios y una Villa que contiene a algo más de doscientas familias,  padecen problemas de inseguridad; no tienen infraestructura interna , la mayoría de sus calles son de tierra en estado de abandono, intransitables.

            Más hacia la zona de la avenida principal que une varios barrios, se ubican dos Escuelas primarias, un Jardín de Infantes, una Escuela Secundaria  todos estatales y distantes entre sí,  una plaza que ocupa una manzana sin juegos infantiles, un Centro de Atención Primaria de la Salud  (CAPS) y una Sociedad de Fomento,  el organismo Municipal cuyo encargado entrevistamos, depende de la Secretaría de Desarrollo Social, la que tiene bajo su responsabilidad, la implementación, monitoreo y evaluación del Programa de Abordaje Integral Contra la Violencia Familiar.

            Al figurar como uno de los organismos de Orientación y Asistencia a las víctimas de Violencia de Género, La primera pregunta efectuada es ¿Qué actividades preventivas desarrollan  contra  la violencia familiar o de género?, siendo la respuesta:

No se efectúan talleres contra la violencia familiar ni aquí ni en ningún centro.  La única actividad referida al tema que tuvimos fue hace ya un año o más, creo que a fines de 2015  y consistió en una charla dirigida a las “Manzaneras y Comadres”, en la cual se les enseñaba como hacer las denuncias, como hacer valer sus derechos como mujeres y a quién dirigirse en caso que se les presente algo así. Nosotros desconocemos como funciona el Programa que Ud. me menciona”.

Al concentrarse aquí, por los cursos o talleres personas de todas las edades y que provienen también de barrios aledaños ¿Cómo hacen para detectar una víctima de violencia familiar o de género? ¿Los capacitaron para eso?

“En general aquí no se han presentado casos así  y a mí no me capacitaron para eso, no tenemos tampoco equipos de orientación y asistencia, como Ud. menciono al principio, ese equipo funciona con dos psicólogos y una asistente social, en el edificio central de Desarrollo Social, ubicado en el Centro de Florencio Varela, es decir bastante alejado de aquí y hay que pedir turno para ser atendido. Lo que yo conozco es por haber asistido a alguna charla sobre el tema, el resto de los profesores no sé. Si puedo comentarle que mucha gente plantea necesidades, no viven bien, a veces en los temporales se quedan sin techo”.

Mis pocos conocimientos en el tema del que conversamos, los retransmito al personal que está conmigo y la directiva que les doy, es  en caso de enterarse que una mujer o un niño/a sufre maltrato o violencia o vean alguna actitud rara en su personalidad, como un cambio de conductas o alguna agresividad, primero traten en privado de hablar con ella y ver que le sucede y según sea el caso, si tenemos consentimiento de la persona afectada o sus padres, orientamos que se dirijan a la comisaria de la zona a efectuar la denuncia y avisamos a Desarrollo Social del problema, para que ellos puedan seguir el caso por una Asistente Social. Nosotros desde aquí no tenemos otras herramientas, tratamos de contener preventivamente, después se ocupa Desarrollo Social y la Justicia”.

P.- ¿Quiere  agregar algo más?

“…cuando nos piden algo así, no podemos hacer declaraciones, salvo que Desarrollo social nos autorice. Por otra parte creo que en esta zona hay personas que sufren violencia familiar, algunas callan, otras recurrirán a la Comisaría jurisdiccional,  donde encuentran más rápida respuesta, tenemos un comisario que se preocupa y trabaja. Creo que nosotros hacemos contención con los cursos y talleres, las personas se educan, se entretienen, aprenden y eso creo que eso evita estar tanto encerrados en la casa y lleva a tener menos problemas”.

            Lo primero que hace visible la entrevista  a 4-OPV, es el ejercicio de una conducción verticalista  ejercida  en todos los niveles dependientes del Ejecutivo Municipal y que llega a una prohibición verbal, de no hacer declaraciones o conceder entrevistas sobre temas que incumben al municipio, sin consulta y autorización previa. El otro dato que menciona el entrevistado es que los CICS no desarrollan actividades del Programa  de Abordaje Integral Contra la Violencia Familiar, ni siguen protocolo alguno en caso de surgir personas afectadas por alguna tipología de violencia de género, tampoco han sido capacitados al respecto y actúan únicamente por el conocimiento adquirido  en las charlas sobre sobre violencia familiar de las que a veces participan.

            Los otros datos  de interés son: a)-desconocimiento sobre el programa y sus actividades y carencia de herramientas, como  un equipo asesor/ orientador en casos de violencia de género; b)-Los Talleres que se llevan a cabo, son comunes a todos los CICs, y  no se incluye ninguno sobre la problemática de violencia familiar o de género, por lo cual no tienen relación directa con las actividades que debería desarrollar el Programa de abordaje Integral de la Violencia Familiar.

          El periodo de tiempo es demasiado largo  entre  charlas  sobre violencia familiar dirigida  a “Comadres” y “Manzaneras”,  y hace que se pierda el objetivo de la misma por el paso del tiempo, a la vez  es excluyente al no contemplar a otros sectores sociales. La intencionalidad de dirigirlas a un sector poblacional que depende de planes sociales, que entrega el área de Desarrollo Social del Municipio, tendría la finalidad de formar una suerte de “cadena”  que pudiese ser utilizada como amplificadora en la prevención de casos de violencia familiar y de género.

            Por otra parte, como lo expresa el entrevistado, el personal del CICs, actúa por iniciativa propia y al aparecer algún caso, deriva primero a la Comisaría local y con posterioridad avisan a Desarrollo Social, siguiendo la vía jerárquica. El desarrollo de todas las actividades que se realizan en los CICs, del distrito, tienen una función de contención social, de inclusión,  aunque siempre se ve presente la dimensión política cuyo interés es ampliar su base de sustentación, al resaltarse como principal hacedor al Intendente Municipal.

            Con fecha 03 de junio de 2015, mediante el Diario “Varela al Día”, varias organizaciones sociales, entre las que se encuentra como firmante el “Centro Angelelli” que integra la Mesa local formada por el Municipio, dan a conocer un comunicado, mediante el cual reclaman al Municipio local el cese de la violencia contra las mujeres, la asignación de partidas presupuestarias, el incumplimiento de la Ley Nacional Nº 26.485, el maltrato a las denunciantes de casos de violencia, en la Comisaría de la mujer y la no toma de denuncias en el resto de las comisarias locales, como asimismo la falta de protección de la mujer y la carencia de asesoramiento y patrocinio jurídico gratuito (Diario Varela al Día; 3 de Junio de 2015).

            A los fines de ampliar éste trabajo y en base al artículo periodístico mencionado, el 27 de diciembre de 2016, se intentó entrevistar a autoridades de la Comisaría de la Mujer para ver si las condiciones mencionadas en el mismo habían cambiado, con resultado negativo – sus autoridades se negaron  a conceder la entrevista-. Por lo cual se utilizó la técnica de la observación participante, para  efectuar preguntas breves a las mujeres que se encontraban en el lugar, previo a informarlas brevemente  a que se debía mi presencia allí.

            A las 9,00  hs. de la mañana, se encontraban en la puerta de acceso a la comisaría de la mujer de Florencio Varela , seis mujeres, cinco estaban en una edad de 19 a 25 años, amas de casa, sin trabajo extra y con planes sociales por los hijos menores, al acceder a algunas preguntas, expresaron tener pareja conviviente, tres  estaban en el lugar  desde las 7,30 hs. esperando para efectuar denuncias por malos tratos (no especificaron de que tipo)  y dos habían llegado a las 8,10 hs. para denunciar falta de cumplimiento de la cuota alimentaria y padecer golpes de parte de su ex pareja. Ninguna de ellas se encontraba acompañada por familiares, amigos o conocidos; se podía apreciar que todas ellas eran de baja condición económica.

            La sexta mujer se encontraba sola,  accedió a conversar en forma apartada del grupo, esta entrevista se codifico como  5-AMR. La misma refirió tener de 67 años de edad, ser viuda, jubilada con la mínima, madre de cuatro hijos mayores de edad, con la que  se inicia la siguiente conversación: P: ¿vino para hacer una denuncia?  R: Sí.-  P. ¿Dónde vive?; R. Barrio 9 de Julio de Florencio Varela.- P. ¿Por qué  no realizó la denuncia en la Comisaría 1ra., si  es  su jurisdicción?  R: Fui, pero me dijeron que era una cuestión familiar  y me mandaron aquí.- P. ¿Cómo la atendieron, espero mucho?  R. Me atendieron bien, me explicaron los pasos que siguen. Tuve que esperar casi dos horas, adentro atiende una sola persona.-P. ¿Qué le paso? R. La conviviente de mi hijo, que vive en mi casa  me grita en la calle y me echa los clientes con los que trabajo, soy pedicura. P. ¿Por qué  la insulta? R. Denuncie a otro hijo mayor que intentó pegarme porque no le dejo hacer lo que quiere en mi casa y ella me ataca por eso y porque le pido que haga atender a su hijo discapacitado y que lo escolarice y no lo hacen, no quieren que me meta en su vida, pero viven en mi casa y se trata de mi nieto. P. ¿Qué edad tiene la chica? R. 28 años, no trabaja ni ella ni mi hijo, toman y a veces aparecen drogados. P. Veo que tiene un papel  en su mano con el sello de la comisaría ¿me lo muestra?  R. Si, es dónde me tomaron la denuncia. La observación del Formulario permitió corroborar que es el Formulario tipo contenido en la Ley 12.569, el que había sido completado mediante un sistema informático y contenía una síntesis de la denuncia efectuada, la misma se había caratulado como “Violencia de Género” y se le dio intervención al Tribunal de Familia correspondiente. P.¿Se le ofreció ayuda o atención psicológica?. R. Se me dijo que la comisaría posee un gabinete especializado pero que era mi voluntad asistir a él o no. P. ¿Qué van a hacer respecto a su nuera? Me dijeron que en la semana la van a citar, que tengo que ir al tribunal de Familia que ellos van a seguir el caso. P ¿Me puede indicar su edad y su estado civil? Tengo 66 años, enviude hace un mes, la verdad es que tengo temor que la chica me pueda golpear, por eso la denuncia quiero protegerme  y que  los obliguen a llevar mi nieto a realizar algún tipo de tratamiento médico o psicológico.

            De esta última entrevista, en las palabras de AMR  surgen varias cuestiones: a)-Las comisarías  locales siguen derivando casos a la Comisaría de la Mujer; b)-Falta de personal para recibir denuncias en el seno de la misma, a pesar de que el formulario tipo agiliza el trámite; c)-No surge articulación ni coordinación con las autoridades Municipales y el Programa  objeto de análisis del presente trabajo, sino una relación directa Policía –Poder Judicial, dónde la primera se limita a actuar como Auxiliar de la Justicia.

            Con respecto a los discursos del Intendente Municipal de Florencio Varela, pronunciados en los últimos cuatro años, en la apertura de sesiones ordinarias del Honorable Concejo deliberante local, no se encuentra  más que una mención a la conformación de la red Integral Contra la Violencia Familiar y a la implementación del botón “AlertaTel” y sus funcionalidades, no estando presente una preocupación visible y constante  en el máximo nivel político local  o sus acciones que permitan afirmar que el Programa de Abordaje Integral  Contra la Violencia Familiar y de Género en el Distrito o con la búsqueda de igualar en  derechos a mujeres y hombres, se encuentre en el camino correcto.

9. Partidas presupuestarias asignadas al Programa

            Con el fin de conocer los recursos económicos que el Municipio local asigna al programa implementado para lograr su pleno desarrollo, se procedió a analizar los estados contables y financieros correspondientes a los años 2012, 2013, 2014 y 2016 (http://www.varela.gov.ar/informeseconomicos/),  producidos por la Secretaria  de Hacienda, que son publicaciones de acceso público, surgiendo allí los siguientes datos:

            En el año 2012, los recursos derivados a Programas  de  Concientización  de  Programas fueron de $ 117,00; a Actividades de Capacitación $ 210,00; a la realización de Talleres Varios $ 368,00; a la realización de charlas sobre Acciones Preventivas $ 40. En el año 2013, en el mismo orden las asignaciones fueron de $ 149,00; $ 210,00; $177,00 y $2.228. En el año 2014 de $ 339,00; $ 163,00; $ 187,00 y $ 36,00 y en el año 2015 de $ 110,00; $ 308,00; $ 212,00 y $ 89,00 respectivamente.

          No hay información ni referencia alguna sobre que trata el “Programa de Concientización de Programas”, como tampoco a que programas corresponden los talleres mencionados, ni las actividades de capacitación, como tampoco los gastos tipificados como acciones preventivas.

          Solicitada información  al Consejo Provincial de la Mujer de la Provincia de Buenos Aires,  con la finalidad de fundamentar lo que expresa en partes del presente trabajo, el organismo contestó vía mail lo siguiente:

De: CPMujeres BA

Enviado el: lunes, 26 de diciembre de 2016 12:07 p.m.
Para: Jorge Antonio De Gioia
Asunto: Re: Solicitud de información

Jorge: le pedimos mil disculpas pero no poseemos acceso a la información que nos solicita.  Nosotros no manejamos los presupuestos municipales, ni tenemos acceso a ellos, debido a que tampoco hacemos transferencia directa de dinero. 

El municipio no necesita adherir a la ley provincial porque ella misma es aplicable a todo el territorio sin necesidad de adhesión.
Es una pena que el municipio incumple la ley de acceso a la información.

Lamentablemente no podemos ayudarlo más, las autonomías municipales les permiten a los Municipios manejar las partidas de acuerdo a sus presupuestos sin dar explicación a la Provincia, salvo fondos de coparticipación.

10- Reflexiones finales

            A lo largo de este trabajo,  se ha logrado cumplir con lo previsto en el Objetivo General y los Objetivos específicos, describiéndose y analizándose los servicios que presta el Programa; se ha analizado y explicado  que sucede con la articulación Programa- Áreas de Gobierno Municipal- Instituciones y ONGs que componen la Red Integral de Violencia de Género a nivel local y se han descrito los diferentes actores que participan del programa y explicado a que interés responde cada uno, en base al análisis de las Entrevistas y documentos varios.

            Queda  en evidencia, que el Municipio de Florencio Varela no ha llevado adelante, el resto de las acciones previstas en el decreto Reglamentario de la Ley 12.569, tales como el diseño de programas de educación formales y no formales apropiados a todo nivel del proceso educativo para contrarrestar prejuicios y costumbres y todo tipo de prácticas que se basan en la premisa de superioridad e inferioridad de género

            Tampoco realizó  o realiza el dictado de seminarios u otras formas de capacitación-reflexión internos o externos, ni  campañas de difusión y promoción de los Derechos de la Mujer, Talleres o Jornadas de capacitación sobre la prevención de la violencia familiar,  dirigidas  a la población en general.

            No se producen trabajos de diagnóstico e investigación y no se han creado  centros de promoción y protección de los derechos de la mujer.

            No se  avanzó en la instalación de  un Centro de Información y Difusión de los derechos de la mujer y prevención de la violencia.

            No se  consolidó la Red de Servicios Especializados para la atención necesaria a la mujer objeto de violencia, en este aspecto, no se finalizó el  hogar  de tránsito, ni se procedió a otorgar subsidios contemplados en la Ley. Los  cursos de formación laboral que se dictan en el Instituto de Desarrollo Local (IDEL), son cursos cortos, sin salida laboral inmediata y no están incluidos en el Programa objeto de análisis,  ni dirigidos  a  personas que sufren violencia  familiar o de género, sino al general de la población de Florencio Varela (http://www.idel.gov.ar/cursos.aspx).

            No se tomaron todas aquellas medidas  necesarias, ni se asignaron más recursos humanos y económicos, tendientes a preservar la vida y la integralidad  psíquica y física de la mujer, su independencia económica y la de sus hijos que van más allá de la incorporación del botón “AlertaTel”.

            Se observa que no hay  incorporados  a la Mesa local, actores que  se consideran opositores o críticos de la actual conducción política del distrito , tales como la Comisión de Mujeres Varela o la Agrupación Docente Azul y Blanca.

            Los espacios de asesoramiento, asistencia legal, médica y psicológica a las víctimas de la violencia familiar, no hacen un seguimiento sistemático, limitándose a una atención básica y primaria, por falta de recursos y personal especializado, según surge de las entrevistas y de la constatación  “in situ”  sobre el equipo que trata temas de violencia, donde los dos psicólogos que atienden lo hacen por turnos a largo plazo o los casos más inmediatos por orden judicial, aunque solamente su función se limita a determinar los perfiles de las personas que tratan y remitir los informes producidos a los juzgados intervinientes, de tener que proseguir tratamientos, los derivan al Hospital Materno Infantil “Mi Pueblo”, cuya capacidad está superada y los turnos son dados a muy largo plazo.

            En conversación mantenida con la Concejal Gabriela Alejandra Lasso, Presidente de la Comisión Mujer, Minoridad y familia, con respecto al Programa y a la Casa de Refugio para las mujeres víctimas de violencia familiar, la misma informa que del primero, habiendo buscado en la base de datos del Honorable Concejo Deliberante, no hay registros de su tratamiento parlamentario. Esto  afirma la aplicación del Decreto Reglamentario- Anexo B -, de la Ley 12.569, bajo otra denominación, por parte del Ejecutivo Municipal, en forma directa. De  no ser así el mismo tendría que haber enviado la Ordenanza respectiva y el Programa para ser aprobado por el Legislativo Municipal y posteriormente reglamentarlo e implementarlo.

            Con respecto a la  casa de contención para la mujer víctima de violencia, iniciada su construcción en 2008, menciona que la misma no está al 50% como indica el Municipio, que se ubica en la localidad de Bosques Norte, Florencio Varela y que a fines de diciembre de 2016, visito el Municipio, la Presidente del Concejo Nacional de la Mujer,  entregando un subsidio de $ 2.000.000 al Intendente Municipal, a fin de que se finalice la obra, actualmente a cargo de  una Cooperativa, en Febrero de 2017 la misma funcionaria, sin previo aviso, visito la obra con la finalidad de controlar como marcha su construcción.

            Otra Casa de la Mujer  existente en el distrito, fue construida con fondos propios de los Misioneros Claretianos y las Hermanas Azules y se ubica en el predio que estas poseen en el  Barrio Santa Rosa. Su construcción data  del año 2006 y en su finalidad era atender  a mujeres que estaban en la pobreza, sufrían maltrato o abusos y todo tipo de violencia, su población objetivo son las  mujeres de 18 a 60 años, solteras o con hijos menores o con discapacidad,  que viven en el barrio San Jorge, Villa Argentina o cercanos de Florencio Varela. La capacidad de este lugar está colmada.  Las Instituciones mencionadas, no están incluidas en la mesa local contra la violencia de género, ni en el Programa Municipal que se ha mencionado a lo largo de este trabajo.

            En el desarrollo de las entrevistas, surgen variados problemas que afectan la implementación del Programa adoptado por el Municipio de Florencio Varela, uno de ellos tiene que ver con la dimensión política, que centraliza el poder decisional en una sola persona y la imposición de una conducción verticalista, cuyo objetivo tiende a centralizar el control sobre los procesos del Programa, procede ignorando  que hay conflictos, negociación y transacción política durante la implementación, esto configura una debilidad y un obstáculo de la implementación.

            Se ignoran –tal como surge en las entrevistas- los efectos positivos que pueden tener algunas de las propuestas presentadas, incentivarlas es una fortaleza del programa no explotada debidamente; otra  reside en la incorporación de más actores, sin tener en cuenta sus ideologías, su exclusión surge el efecto contrario.

            El intento de centralidad,  relacionado  con la dimensión política, debilita la implementación y es un obstáculo que no concede márgenes a la libre iniciativa de los responsables del proceso; no se llevan a cabo Talleres de Concientización y Capacitación de los funcionarios Municipales de todo nivel, con la finalidad de erradicar todo tipo de violencia interna y tender a una mayor igualdad de género,  que también incidiría en un cambio del patrón de conducta en lo familiar, acciones que fortalecerían a Programa y bajarían algunas tipología de la violencia de género.

            La inexistencia de partida presupuestaria es una debilidad,  la más importante de la etapa de  la implementación, al no permitir cumplir con  las actividades previstas en el mismo que le darían mayor fortaleza, como ser Seminarios de Capacitación específicos en violencia de Género; charlas dirigidas a todos los sectores sociales de distintos grupos etarios, en Sociedades de Fomento, Escuelas y Clubes.

            Otra de las fortalezas del Programa no utilizada, es  la comunicación, con claridad y exactitud, en lo que se transmite a todos los actores participantes. Se debe indicar de que se trata, qué objetivos se persiguen, cuales son las actividades a desarrollar, como se coordinan y como articularan con el actor principal. En este aspecto, el desconocimiento del Programa, mencionado por todos  los  entrevistados, implica fallas en la Comunicación Institucional y un obstáculo a la implementación plena del mismo.

            La falta de coordinación en la Mesa Local y no presentación de propuestas por escrito por parte de cada actor, es una debilidad, no pueden ser tratadas seriamente ni modificadas, lleva a la discusión política o de la mención de la Ley Nacional que no contiene el Programa  de la Ley Provincial y desvía el objetivo principal de la creación de la Mesa que debería ser: Generar propuestas de prevención de la Violencia familiar o de Género que fortalezcan el Programa local y lleve a lograr sus objetivos.

            Los actores con diferencias de concepción sobre las formas de violencia ponen  en el seno de la mesa, la ideología, la política y los diferentes patrones culturales, llevando a propuestas inviables y a la falta de acuerdos, es otra debilidad a sortear del Programa, a ello se suma la carencia de medios humanos y técnicos, en orientación,  asesoramiento y seguimiento de casos. El Programa como la Justicia y la Policía, son  superados por la demanda y no pueden desarrollar acciones preventivas.

          De acuerdo a lo expresado por los entrevistados, el poder político va detrás de los acontecimientos, con acciones que deberían ejecutarse obligatoriamente dentro del Programa, por ejemplo: el botón “AlertaTel” es implementado al presentarse por parte de la oposición política un Proyecto de Ordenanza para que se ponga en marcha el sistema y se entregue un “botón de pánico” a toda persona afectada por alguna forma de violencia, mediante la orden judicial respectiva.  

            La Dirección de la Mujer, es otro organismo que se crea por Decreto a dos meses de la presentación por parte del autor de este trabajo de la Ordenanza Nº 25.593/15, pidiendo la creación del Departamento de la Mujer y del Consejo Municipal de la Mujer, éste último también lo reclaman Organizaciones Sociales y sigue sin crearse.

            No aparece en todo el análisis efectuado el compromiso y liderazgo requerido como fortaleza de la implementación de un Programa de Abordaje Integral de la violencia Familiar, por parte de los responsables del mismo. Por el contrario las ausencias mencionadas en muchas de las reuniones de la Mesa local, genera un vacío de poder que es ocupado por las ONGs y otras organizaciones participantes, que “son quienes sostienen la mesa” (2-ICR; 14/12/2016).

            El programa no articula, ni coordina  correctamente con todos los actores involucrados, siendo esta una fortaleza ignorada del mismo que le impide su pleno desarrollo y no hay incentivos que potencien a los actores participantes de la Mesa local y coadyuven a fortalecerlo.

11. Algunas Recomendaciones

            El Municipio debe asignar las partidas presupuestarias pertinentes al Programa  y avanzar en lo concerniente a difusión mediante volantes y diseño de campañas  de propaganda radial, escrita y televisiva, en los medios de comunicación local, en forma permanente;

            Comunicar claramente el contenido del Programa, las acciones previstas desarrollar y las actividades del mismo, a que grupos sociales están dirigidos, cuales son los objetivos a lograr y en qué plazos;

            Cambiar la mirada del responsable del programa por una visión horizontal que permita concentrarse en que se hace, cómo se hace y para quién se hace. (Halliburton, Eduardo, Manual para el Análisis, Evaluación y Reingeniería de Procesos en la Administración Pública, Publicación de la Subsecretaría de la Gestión Pública; Bs. As., 2006);

            Definir una agenda de trabajo periódica y sostenida en el tiempo con acciones concretas para el abordaje preventivo de los casos de violencia familiar o de género en el distrito y hacer intervenir activamente a todos los participantes de la Mesa local, incorporar otras organizaciones que trabajen sobre la violencia familiar y de género;

            Incentivar a los participantes de la Mesa local, en el diseño de volantes de prevención y concientización sobre la temática de la violencia de género, imprimiéndoles los volantes con su logo y el del Municipio y facilitar y ampliar el sistema de toma de decisiones a fin de lograr una adecuada implementación de la política pública y canalizar las demandas sociales presentadas en la Mesa local, por orden de prioridad e importancia, transformándolas en acciones preventivas;

            Crear el Consejo Municipal de la Mujer como forma de fortalecer el Programa;

            Generar un diagrama de relaciones o árbol de problemas y soluciones -en las reuniones de la mesa local-, que permita encontrar la causa o raíz de uno de los problemas presentados, para ver cómo y porque se origina y tratar de ver las posibles soluciones;

            Generar  disposición para el cambio, comenzando por los funcionarios o encargados de todas las áreas y organismos municipales participantes o no del Programa y Evaluar y Monitorear el proceso de la implementación y de funcionamiento de la Mesa local, a fin de detectar problemas que resulten ser obstáculos y buscar corregirlos;

            Generar una mejor articulación entre el Poder Judicial, las Comisarias jurisdiccionales y la Mesa local, a los fines de contar con información actualizada y precisa que permita el mejor funcionamiento del programa y diseñar una base de datos que reúna las estadísticas locales sobre violencia de género y los problemas que la producen. 

12. Dificultades presentadas en el trabajo de campo

            Las primeras dificultades que se presentaron,  fueron las negativas de varios funcionarios a conceder entrevistas, lo que obligo a comenzar las mismas por integrantes de la Justicia de Paz y de la Mesa Local de Prevención y Atención de la Violencia familiar.  En el caso de las entrevistas, salvo las tres primeras, el resto se efectúo en forma apresurada y en entornos  no favorables  para ser realizadas con mayor tranquilidad  y profundidad.  En este trabajo, de corto plazo, se trató de hacer el mejor análisis posible, sin material alguno facilitado por el Municipio local,  con las herramientas  metodológicas y conceptuales adquiridas en la especialización en Género, Politicas Públicas y Sociedad, y con las sugerencias de la tutora, Especialista Florencia Magdalena Méndez.

                                                                                                                                           Anexo V

Entrevista Nº 1-JAB                  Efectuada el 12/12/2016

P.- Hola JAB, ya conversamos telefónicamente sobre el tema de la entrevista, así que le pregunto:

¿Puede indicarme si  Uds. llevan estadísticas de los casos de violencia de género que tratan;  dónde se producen;  quienes son los que más denuncian y que abarcan esas denuncias?

R.- Si, un 92% de los casos de violencia de género que se registran en el Juzgado, a nivel del distrito, se producen en el ámbito del grupo familiar, por parte de las parejas o familiares de las propias víctimas, también surgen casos  de  abusos contra menores y violaciones, que mayormente son descubiertos por los docentes  o los gabinetes psicopedagógicos de las escuelas a donde concurren y son los propios docentes o directoras, las que inician el proceso judicial, en forma directa aquí o en las fiscalías descentralizadas. Las madres o familiares denunciantes de abusos o violaciones que se presenten espontáneamente, son muy contadas, a veces no creen al menor o no ven los síntomas. En los casos de violencia familiar es diferente la mujer denuncia y busca protección para ella y sus hijos.

P.-¿Qué condiciones sociales o características presentan las personas afectados por la violencia o sus grupos familiares?

R.-Acorde lo que ellos mismos manifiestan, en su generalidad se componen de integrantes de bajos recursos, con varios hijos,  en general, son personas de bajos conocimientos y según los datos que vuelcan a sus declaraciones, mayormente el, hombre desempeña  tareas de albañil o peón, realiza changas o trabajo precarizado, muy pocos surgen con trabajos más estables en tareas de vigilancia privada, sus viviendas se ubican cas todas en la periferia de Florencio Varela y en asentamiento precarios, casi un 70% vive en condiciones de hacinamiento,  la mujer se dedica  al cuidado de la casa y los hijos, en contados casos desempeñan tareas como doméstica o de venta de  ropa usada en puestos de  ferias precarizadas que se arman alejadas del control municipal.

P.-¿En qué casos interviene el Juzgado de Paz y que acciones lleva a cabo?

R.-El Juzgado interviene en casos que no configuran delitos a las Leyes vigentes, tratando de aconsejar y mediar a fin de que cese el problema; cuando el caso configura delito lo derivamos  a las fiscalías descentralizadas de Florencio Varela y a la víctima a la oficina de orientación que se encuentra al lado del Juzgado a fin de que la asesoren en los pasos a seguir, aunque en ningún caso se les brinda patrocinio letrado gratuito, lo cual deben buscar en el Colegio de Abogados de Quilmes o en el recientemente creado en Florencio Varela.

P.- ¿Qué sucede con la persona víctima de violencia familiar como denunciante y que pasa con las causas iniciadas en la Justicia?

R.- En su mayoría al no tener patrocinio letrado –por  no poder  hacer frente a los costos o porque el letrado gratuito designado no se preocupa de igual forma de seguir el juicio o a veces por desistir la propia víctima,  la causa se paraliza y con el correr del tiempo termina siendo archivada sin resolverse el problema de fondo.  Esta situación, hoy está cambiando, aunque lentamente, con la creación de la Fiscalía Nº 10 que trata los temas de violencia familiar y de género, las causas penales avanzan algo más rápido, pero carecen de personal y recursos económicos.

Muchas víctimas de violencia de género regresan al seno del hogar dónde sufrió la agresión  por no poseer recursos para alejarse ni hogar  de  refugio que la contenga a ella y a sus hijos,  y en su mayoría  desconocen cómo actuar cuando en algunas comisarías locales no les toman las denuncias y las derivan a la Comisaría de la Mujer.

P.- ¿Uds. coordinan alguna acción o actividad  con el Municipio de Florencio Varela?

R.- No, nosotros respondemos al Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, dónde se efectúan los informes pertinentes de todas nuestras actuaciones, lo que sí tenemos es una buena relación con las autoridades municipales.

P.- ¿Conoce el contenido o las acciones que implementa el Municipio local mediante el Programa Integral de Abordaje de la Violencia Familiar?

R.- No  conozco el Programa en sí, ni lo conoce el Juez a cargo, nunca fuimos  interiorizados del mismo ni de las acciones que desplegaría el Municipio, sí leí el informe de prensa Municipal en el Diario Varela al Día y puedo decir que fuimos invitados a participar de la Mesa local de prevención de la violencia de género a fin de dar alguna charla o exponer nuestra mirada desde el punto de vista judicial.                      

P.- En las reuniones de la Mesa local en las que participó, ¿hubo alguna propuesta viable para combatir la Violencia familiar o de Género? ¿Se llega a algún consenso?

R.- Solamente he concurrido a dos reuniones, desde su implementación,  en una de ellas diserte sobre lo mismo que le expongo a Ud., en esta conversación. Algunos participantes presentan propuestas, que se discuten y quedan en la discusión. Buscar consenso sobre alguna propuesta y que el Municipio la lleve a cabo, es difícil, la mesa parece más de discusión política que de políticas de género, hay posturas muy diversas y difíciles de llevar a cabo, baste decir que en los años que funciona la Mesa, no ha salido de ella nada que no fuese  ya  conocido y que fracaso en otras partes”.

P.- ¿Desea agregar algo que a su juicio considera de interés?

R.- A mi entender la implementación del botón de pánico es solo una herramienta preventiva, que sirve si se llega a tiempo, creo que no hay una política pública local  que  tienda a cambiar patrones culturales, desde la enseñanza  primaria  y  por lo que escuche en los diálogos de la Mesa local, no se cuentan con recursos para el desarrollo de actividades del programa que implementaron, creo que lo que hicieron fue solamente  cumplir con la Ley, y digo esto porque  entre los participantes de la Mesa no hay especialistas para orientar la discusión hacia la construcción de alguna propuesta viable y aplicable, en general termina primando la visión del Municipio y así es difícil encontrar el camino hacia la disminución de los índices de violencia  que ciertamente son preocupantes.

                                                                                                                                              Anexo VI

Entrevista 2-ICR                  Efectuada el 14/12/2016

P. -¿Hola ICR, cómo está?. Gracias por cederme parte de su tiempo.

R.- Bien Jorge, un gusto conocerlo.                                                                            

P.- ¿Qué rol cumplen Uds. dentro de la Mesa Local contra la violencia de Género, que integran y que estaría dependiendo del Programa de abordaje Integral Contra la Violencia Familiar  implementado por el Municipio de Florencio Varela en el año 2007?

R.- Nosotros, o mejor dicho lo que está pasando y es más notorio, es que las ONGs y Organizaciones políticas o sindicales cumplen el rol del Estado. Cuando se piensa en la carencia de  política pública, la reclamamos al Estado para que cree programas específicos.  Nosotros no nos planteamos como cumpliendo el rol del Estado, sino como una oposición que pedimos que habiliten políticas públicas y construyan marcos legales que en la Provincia de Buenos Aires existen, y en ese  marco propender a generar acciones de protección de derechos.

Tienen que haber políticas específicas y programas que atiendan las variedades de las problemáticas sociales. Cuando hablamos de violencia familiar, hablamos de una problemática concurrente, de una vulneración de derechos en términos de género, hay violación de derechos económicos y sociales que tienen que ver con el conjunto de la familia, es decir la mujer, los niños, el grupo que compone el hogar. Cuando nosotros planteamos desde la CTA que si hay un programa, tiene que haber un sostenimiento con recursos  económicos y humanos, caso contrario son una cáscara vacía. Ese es un punto de partida para cualquier programa, nuestro rol como organización sindical de trabajadores y trabajadoras es la de reclamar políticas públicas proactivas, que atiendan la problemática, tratamos de aportar propuestas hacia el Estado y articular en una relación con el Estado para que atienda el problema y le encuentre una solución. Nuestra organización cumple ese rol, nunca suple al Estado.

P.- El Municipio indica que articula con Uds. y crea dispositivos de intervención ¿Cuáles son?

R.-La Mesa local dónde se trata el tema de la violencia, es un dispositivo  de intervención, eso lo ideo el Intendente y así funciona, en términos ideales,  porque lo que sucede concretamente es que a pesar de tener un funcionamiento permanente y regular, en cuanto a reuniones, existe un impedimento fundamental  y real, los programas son cáscaras vacías. Nosotros podemos reunirnos y expresar nuestras ideas y propuestas a desarrollo Social, que generalmente tiene a cargo el programa, o a la dirección de Derechos Humanos Municipal, a la Secretaría de Salud, etc., pero ninguna de ellas está acompañada de recursos, por ejemplo, para terminar la casa de refugio para la mujer, en la localidad de Bosques. Cuando una mujer sufre violencia de género y denuncia, poco le cambia, no tiene como subsistir y depende del sujeto que la violenta. El Estado tiene que tomar medidas protectoras y no lo hace.

¿Ahora  qué sucede?, que esa mujer que sufre de violencia y depende del mismo sujeto que la violenta en forma física, psicológica y de su propia subsistencia, al plantearse la restricción del hogar al sujeto, éste  deja de aporta económicamente y finalmente el Poder Judicial, para evitar esto, termina planteando otras formas de convivencia que no se cumplen, la mujer termina soportando al sujeto que se reintegra al hogar conyugal y se reinicia al poco tiempo el maltrato que muchas veces termina en muerte por no haber formas de control efectivo.

Los programas en este aspecto tienen que garantizar un espacio de refugio, para las personas afectadas, la escolaridad de los chicos, la vestimenta y el alimento, como mínimo. También esos programas tendrían que estar orientados a brindar capacitaciones que permitan la inserción de esas mujeres al ámbito laboral y al desarrollo de una mejor vida en sociedad, con sus hijos, sin vulneración de derechos. Eso no sucede, no sucede ahora ni sucedía antes. Si bien es cierto que existen programas en la Provincia de Buenos Aires y se implementan en Florencio Varela, no tienen impacto alguno y las situaciones que tenemos es porque no llegan los subsidios necesarios, no se implementaron o porque cuando una mujer realiza la demanda en la Comisaría de la Mujer, no tiene donde ser resguardada. Yo me entere por la página Web del Municipio que existe un programa, como Ud. lo menciona, pero no lo conocemos, no sabemos de qué  trata, nunca nos interiorizaron del mismo. Siempre nos manejamos con la Ley  26.485, inclusive en la Mesa Local.

También es cierto que en el marco de esta nueva gestión política provincial y nacional, muchos programas han sido objeto de recortes presupuestarios que implica no solo el respaldo económico necesario, sino el cese de recursos técnicos y humanos, solo se está para atender la contingencia, lo cotidiano, no solucionamos los problemas de fondo.

P.-Uds. representan a amplios y diversos  sectores de trabajadores, inclusive municipales, ¿Por la importancia de la CTA y el abanico de profesiones que abarca, el Municipio, les  derivo alguna actividad del Programa y ayuda económica para que puedan realizarla?

R.-No, ninguna, ni se habla de ello en las reuniones de la Mesa local, repito si hay actividades realizándose las desconocemos, por lo menos en nuestros ámbitos de actuación y competencia, no existen.  En las reuniones de la Mesa local se hablan cuestiones de coyuntura como ser el alarmante incremento de femicidios, otras veces vamos a escuchar a alguno que diserta sobre lo que dice la Ley, nada nuevo, no se tratan propuestas, funciona solo como un ámbito para ponencias diversas y de información de sucesos locales. A veces se llevan inquietudes y caen en saco roto, no siempre van funcionarios de primer nivel y los que van no tienen poder de decisión, estas dependen del Intendente.

La CTA, ha generado iniciativas propias  en el seno de nuestra organización, creando espacios de reflexión sobre la violencia de género, de concientización sobre la existencia de la problemática y la necesidad de buscar soluciones, tratamos de extender estos espacios a las Escuelas y utilizamos recursos propios y compañeros que con buena voluntad aportan su parte, por ejemplo para hacer campañas mediante el volante que le doy,  más allá de la relación que podamos tener o no con el estado Municipal o Provincial y de la implementación de sus propios programas.

P.- Como para ir finalizando, el Programa del qué hablamos funciona desde 2007, una de sus funciones es la de articular las diversas áreas del estado Municipal con los actores que participan del mismo ¿Cómo lo hacen con la CTA?

R.-Participar en la Mesa local, no es articular, entiendo que articular es trabajar en conjunto, unidos hacia una meta, participamos del diálogo, no de articulaciones en pos de lograr un objetivo común. Hay siempre ausencia de diferentes áreas del Estado, ONgs, Asesor Letrado, Jueces, Programa de salud Comunitaria, no atienden más que la contingencia, el tratamiento a largo plazo no existe, se trabaja sobre lo que va apareciendo, un caso fue la propuesta del botón AlertaTel en los celulares, que se implementó por decisión política y funciona por orden judicial, si hay denuncia.

No hay integralidad, sino contingencia, andamos siempre detrás de los problemas. En estas reuniones, a veces vienen todos, según sea la  figura principal convocante, otras veces las sostienen las organizaciones sociales.

Lo que nosotros planteamos desde 2015, es otra forma de trabajo, dado que cada uno tiene un librito de propuestas tan amplio que es difícil ponerse de acuerdo. La Mesa local solo logro  coincidir  en realizar un protocolo de actuación que especifica cómo hacer la denuncia los pasos a seguir. Hay que decir que el poder judicial se preocupa mucho por el tema y la UFI 10 también

En la mesa local, se presentan obstáculos que la misma no puede solucionar, por ejemplo la comisaría de la mujer no tiene un patrullero con el cual efectuar las citaciones o acudir en caso de ser necesaria su intervención, el Ejecutivo Municipal que puede solucionar el problema poniendo a colaborar un patrullero de la Guardia Comunal a través de la Secretaría de Seguridad que  integra la mesa, no lo hace y eso  demuestra que no hay articulación, sino descoordinación de las acciones que se deben ejecutar.

P.-¿Desea agregar algo más que considere de interés?

R.- Si, nosotros conocemos a través de nuestra sede en La Plata y de fuentes del Ministerio de Economía que el Municipio recibe partidas para fortalecimiento de políticas públicas, sabemos que una parte va a la Dirección de Derechos Humanos, pero desconocemos como se utilizan y a qué programas se aplican, si es  seguro, al Programa del que aquí conversamos, no. En nuestro distrito nunca conocimos que se haya subsidiado por parte de Desarrollo Social, a ninguna mujer víctima de violencia familiar o de género, incluso tardan en resolver problemas de familias que se les ha  incendiado la casa y se quedaron sin nada, desprotegidos, los ayudan los vecinos, porque ese organismo  no tiene recursos o los administra mal.

Entrevista  3-AMG           Efectuada el 15/12/2016                       

P.- Hola AMG, creo que ya estás interiorizada de la entrevista efectuada a ICR, de allí y de acuerdo a tu función en la CTA, te pregunto: ¿Conoces el Programa Contra la Violencia Familiar que menciona el comunicado de prensa del Municipio y su contenido? y ¿Cómo te integraste a la Mesa local y que actividades del programa se discuten en la misma?

R.- Hola Jorge, respecto a la primera pregunta,  no sé de qué trata el programa, ni cuál es su contenido, conozco solamente lo que dice el comunicado de prensa y que estaría en vigencia desde el 2007.En cuanto a la segunda me integre a la Mesa  representando a la CTA – SUTEBA, siendo invitadas a participar nuestras organizaciones por parte del Intendente Municipal. Recuerdo que la única vez que el mismo se hizo presente fue al poner en funcionamiento la misma, en el mes de noviembre del año 2008, donde se presentaron algunos Jueces de familia, el juez de Paz, representantes  del Concejo Provincial de la Mujer y de ONGs locales, en su discurso menciono que la Mesa sería un ámbito de discusión de temas para implementar acciones vinculadas al Programa que vos mencionas, pero no entro en detalles, más bien hizo un discurso político, creo que busco mostrar que se ocupa del problema de violencia familiar que se registra en Florencio Varela, aunque solamente cumple con la ley, en su aspecto normativo a nivel local.

No se charla sobre actividades del programa mencionado por el Intendente, sino propuestas  que cada organización social lleva al seno de la mesa, o en mi caso los temas sobre los que  trabajamos en la CTA- SUTEBA  como ser: Test del noviazgo a cargo de la Juventud de CTA; Difusión de la reforma de la Ley de contrato de trabajo para todas las trabajadoras; Difusión a través de pegatinas sobre responsabilidades compartidas en la pareja;  pedido de Justicia para Diana Sacayán a través de radio abierta;  lectura del documento de CTA exigiendo justicia para Lautaro, última víctima de la tosquera; encuesta sobre Salud Sexual y reproductiva. El fin es tratar  de difundir en todos los integrantes de la mesa lo que hacemos para concientizar y consolidar  los derechos de las Mujeres.

P.-Si la mesa se utiliza para dar a conocer lo que cada organización hace, en lugar de tratar los temas de la violencia familiar y de género que aumenta en Florencio Varela ¿No te parece que no cumple su objetivo principal?

R.- No somos los únicos que damos a conocer nuestra actividad, aunque la discusión siempre se termina dando sobre los contenidos de las Leyes de Violencia familiar y cómo las aplicamos en nuestro distrito.

P.- ¿En ese aspecto cuál es la propuesta que Uds. presentaron?

R.-Una propuesta concreta que realizamos y puede relacionarse con el programa es  subvencionar a las mujeres víctimas de violencia con $ 1.000 mensuales, a fin de aliviar su situación, pero cuando va un funcionario, toma nota y no hay respuestas.

Otra  fue la del volante que te facilitamos, que sirve para orientar a la persona que sufre violencia o a la mujer que tiene un niño que sufre abuso o violación, en la búsqueda de ayuda, Allí se incluye un protocolo de intervención que deben seguir las  comisaría, quienes deben intervenir y como proceder cuando se trate de personas adultas  o niños y que debe saber la persona afectada. El volante lo terminamos haciendo nosotros y lo imprimimos, con fondos propios,  el municipio no lo implementó ni lo difundió, a pesar  que en éste sentido logramos la aprobación de las otras organizaciones intervinientes.

P.- ¿Que otras propuestas se pueden mencionar que se presentan en la mesa local?

R.-Primeramente hay que decir de todas las entidades convocadas,  muchas no vienen a las reuniones mensuales, solamente figuran en el listado  y los pocos que participan postulan cuestiones que muchas veces confrontan con los marcos legales, se ve que no hay conocimiento sobre los temas que se deberían debatir, a veces hay excepciones cuando se trata  de la participación de abogados o psicólogas que están en alguna ONGs, conocen pero no llevan propuestas, van más a escuchar de que se trata o a disertar sobre lo ya conocido y repetido en cada reunión.

A nosotros también nos preocupa a nivel distrital el incumplimiento de la Ley 13.298, donde el Municipio tiene una obligación que no asume  y lo planteamos en el seno de la Mesa, que es la generación de nuevos servicios locales que cuenten con un pediatra, un psicólogo y un psicopedagogo, distribuidos estratégicamente en Florencio Varela, de modo tal que pueda brindar atención a la gran cantidad de habitantes que hoy tenemos y sería otra manera de contribuir al Programa mencionado por el Intendente en forma efectiva, descubriendo preventivamente casos de abusos, violaciones de menores o violencia, que también se ejerce contra ellos, de diversas maneras. Eso se nos debe, la gente de Varela recurría a un Centro situado en Berazategui que hoy está en conflicto con la Provincia de Buenos Aires.

Otra propuesta presentada en la Mesa fue la de crear el Consejo de la Mujer que fortalecería el Programa del que hablamos, también quedo en la nada y eso que iría fuera del Organigrama Municipal.

P.-Debido a un Proyecto de Ordenanza que yo presente en 2016, antes que fuese aprobada por el Honorable Concejo Deliberante, el Intendente creó por Decreto la Dirección de la Mujer ¿Cuál es su opinión al respecto?

R.- Aún no conocemos de su creación, ni tampoco quién ocupará el cargo, si va alguien con conocimientos de las problemáticas que debe tratar, sería un paso adelante en la defensa de los Derechos de la mujer, si por el contrario se creó por oportunismo político y la va a ocupar un amigo o acomodado y no va a manejar recursos propios, vamos de nuevo a la cáscara vacía.

En la mesa local se advierte la falta de implementación de políticas públicas locales, se comenta el tema cuando no hay funcionarios. Hoy estamos más complicados para salir adelante, vemos como se despidieron compañeros/as de la Educación Sexual integral. Nos cuesta derribar mitos, buscar igualar y cambiar culturas patriarcales, lograr la paridad y llegar la mujer a cargos jerárquicos, ese tema en la mesa no se toca y tendría que ser parte de la discusión actual y del programa.

P.- ¿Los temas o propuestas que tratan en la Mesa, se vuelcan a algún documento conjunto o acta?

R.- No, cada uno lleva su trabajo o propuesta tentativa y vemos cómo resolvemos su tratamiento y los 25 de Noviembre de cada año, se exponen los trabajos presentados en general.

P.- Veo que conoces bastante el tema del que nos ocupamos hoy ¿Sos especialista en la materia?

R.-No, me informo permanentemente y comparto  visiones con otras ONGs, en la CTA – SUTEBA, nos manejamos con los textos de las leyes, además ocupo el cargo por ser una defensora de los Derechos de las Mujeres y de los niños, más estando en situación de vulnerabilidad y sin que nadie se ocupe de ellos.

P.-¿Algo más que agregar a lo ya conversado?

R.- Si, nosotros presentamos en la Mesa, la propuesta del “acompañante”, se trata de una persona con conocimiento de los pasos a seguir en casos de violencia familiar o de genero perpetrada contra un mayor o un menor,  acompaña  y asesora en todos los trámites,  a quién sufre alguna modalidad de violencia. Esa propuesta surgió a raíz de que vimos que es la Comisaría de la Mujer, la que  decide que es delito y que no, es la policía  y a veces no se quiere tomar la denuncia, cuando la obligación es tomarla y derivarla a las Fiscalías para que ellas tipifiquen lo  que corresponde. Por suerte la Justicia hoy se preocupa más, aunque en muchos casos las situaciones se complican por entrecruzarse los derechos del padre y la  madre sobre los hijos,  esto desdibuja la situación  origen y termina favoreciendo a los violentos. Todavía hay mucho por hacer.

Entrevista 4-OPV                      Efectuada el   20/12/2016

P.- Gracias por atenderme. La primera pregunta al estar Uds. contemplados dentro del Programa que le mencione y en la Red integral Contra la Violencia como un organismo de orientación y asistencia ¿Qué actividades preventivas desarrollan  contra  la violencia familiar o de género?

R.-Yo recibo directivas de  Desarrollo Social, en lo referido al funcionamiento del C.I.C. o de la Secretaria de Salud, nuestra tarea  es recibir a la gente que se acerca al centro o trae sus chicos, con el fin de aprender alguna manualidad  u oficio, un idioma, hacer actividades deportivas que mejoren su estado físico, también les brindamos apoyo escolar, buscamos que puedan avanzar y mejorar su futuro, en caso de personas adultas que se puedan insertan  en un ámbito laboral o pueda generar un pequeño emprendimiento. No se efectúan talleres contra la violencia familiar ni aquí ni en ningún centro.  La única actividad referida al tema que tuvimos fue hace ya un año o más, creo que a fines de 2015  y consistió en una charla dirigida a las “Manzaneras y Comadres”, en la cual se les enseñaba como hacer las denuncias, como hacer valer sus derechos como mujeres y a quién dirigirse en caso que se les presente algo así. Nosotros desconocemos como funciona el Programa que Ud. me menciona.

P.- ¿Quiénes brindan los cursos de  música, danzas, manualidades, artesanías, oficios, idiomas, apoyo escolar, actividades físicas y deportivas?

R.- La mayoría son profesores contratados por el Municipio, Secretaría de Cultura o la Dirección de Deportes, según les compete y los envían aquí a dar los cursos, que no son iguales todos los días, cada curso tiene un día para su desarrollo y se coordinan las actividades para poder realizarlas ordenadamente, esa es mi función, como también la de controlar que todo funcione sin problemas. Las actividades de taller incluyen costura, bordado y pintura, en algunos casos las dan profesoras y en otros personas de la Comunidad que conoce el oficio y presta su apoyo voluntario.

P.-Al concentrarse aquí, por los cursos o talleres personas de todas las edades y que provienen también de barrios aledaños ¿Cómo hacen para detectar una víctima de violencia familiar o de género? ¿Los capacitaron para eso?

R.- En general aquí no se han presentado casos así  y a mí no me capacitaron para eso, no tenemos tampoco equipos de orientación y asistencia, como Ud. menciono al principio, ese equipo funciona con dos psicólogos y una asistente social, en el edificio central de Desarrollo Social, ubicado en el Centro de Florencio Varela, es decir bastante alejado de aquí y hay que pedir turno para ser atendido. Lo que yo conozco es por haber asistido a alguna charla sobre el tema, el resto de los profesores no sé. Si puedo comentarle que mucha gente plantea necesidades, no viven bien, a veces en los temporales se quedan sin techo. Ahí actuamos nosotros, intermediamos con Desarrollo Social para atender sus necesidades, aunque los recursos a veces no llegan en su totalidad, son paliativos, nunca hay presupuesto suficiente y la gente depende de la solidaridad de todos sus vecinos.

Mis pocos conocimientos en el tema del que conversamos, los retransmito al personal que está conmigo y la directiva que les doy, es  en caso de enterarse que una mujer o un niño/a sufre maltrato o violencia o vean alguna actitud rara en su personalidad, como un cambio de conductas o alguna agresividad, primero traten en privado de hablar con ella y ver que le sucede y según sea el caso, si tenemos consentimiento de la persona afectada o sus padres, orientamos que se dirijan a la comisaria de la zona a efectuar la denuncia y avisamos a Desarrollo Social del problema, para que ellos puedan seguir el caso por una Asistente Social. Nosotros desde aquí no tenemos otras herramientas, tratamos de contener preventivamente, después se ocupa Desarrollo Social y la Justicia.

P.- ¿Quiere  agregar algo más?

R.-Si, me disculpo por la tardanza en darle la entrevista, cuando nos piden algo así, no podemos hacer declaraciones, salvo que Desarrollo social nos autorice. Por otra parte creo que en esta zona hay personas que sufren violencia familiar, algunas callan, otras recurrirán a la Comisaría jurisdiccional,  donde encuentran más rápida respuesta, tenemos un comisario que se preocupa y trabaja. Creo que nosotros hacemos contención con los cursos y talleres, las personas se educan, se entretienen, aprenden y eso creo que  evita estar tanto encerrados en la casa y lleva a tener menos problemas.

Agradecimientos

                        Este trabajo y el camino hacia la titulación de Especialista en Género, Políticas Públicas y Sociedad, ha sido posibilitado por el cuerpo docente de cada seminario que fue parte integrante de una nueva formación profesional que me abrió el camino hacia una mejor comprehensión de las desigualdades e injusticias que padece la mujer y el género en su mayor amplitud y complejidad, fortaleciendo una concepción personal de búsqueda de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, que doy desde mi humilde lugar de asesor político y en el ejercicio del periodismo político, con la firme convicción de que el cambio está en variar los patrones culturales  mediante la enseñanza y nuevos valores con respecto al género, para llegar al objetivo “NI UNA MENOS”.

                       A todas ellas, en especial a Ingrid Sverdlick; Andrea Daverio; Viviana Ceresani y mi tutora del T.I.F. Florencia Magdalena Méndez, mi agradecimiento.

                            Jorge A. De Gioia

     Politólogo; Magíster en políticas públicas y gobierno (UNLa) y Especialista en Género, políticas públicas y sociedad