Parece broma, pero no lo es, un caballo se encontraba en pleno centro de Florencio Varela, por la calle Mitre y no precisamente mirando lo que había en las vidrieras de los negocios, porque entre las 02.30 y las 04.00 hs de la madrugada están cerrados.

Con seguridad el equino, se escapó de algún predio o casa, no muy lejana y llego a la zona céntrica, quizá para conocerla, pasear y distenderse un poco, después de las formas que algunos los hacen trabajar, peor que si fuesen esclavos.

Avisada la policía y la Guardia Comunal, se presentaron varios efectivos que no supieron como retener al pobre “cuatro patas”, menos agarrarlo, cerrando un simple circulo de donde el animal no hubiese salido.

La cuestión es que el equipo se fue y nadie lo siguió, no saben dónde esta y menos a quién pertenecería.

Lamentablemente pagamos a gente inútil hasta para actuar en estos casos, ni siquiera llamaron a los bomberos o a alguna protectora para intentar retenerlo. Ojalá no haya caído en manos de cartoneros o de alguno que lo pueda vender, porque tendrá un mal destino.

En Florencio Varela se esta lejos de pensar que muchos animales tienen derechos a no ser maltratados y a vivir en buenas condiciones y en eso, del cuidado y protección animal, tenemos un Municipio que aún no genera respuestas, a pesar de la ardua labor que con los canes hace la Dirección de Zoonosis, a cuyo director hay que reconocérsela.