En un corto comunicado el Banco Central de la República Argentina generó un “corralito” de control cambiarios a partir de este lunes al anunciar que sólo permitirá compras de hasta 200 dólares por mes y por persona, de el tope establecido con anterioridad de U$S. 10.000 por persona.

“Ante el grado de incertidumbre actual, el Directorio del BCRA decidió tomar este domingo una serie de medidas que buscan preservar las reservas del Banco Central. Las medidas anunciadas son transitorias, hasta diciembre de 2019. Establece un nuevo límite de 200 dólares mensuales a la compra de dólares para personas físicas con cuenta bancaria y en 100 dólares a la cantidad de dólares que pueden ser comprados en efectivos. Estos límites no son acumulativos”, informó en un comunicado la entidad bancaria.

Las medidas no son transitorias porque el gobierno de Alberto Fernández no tiene pensado liberar la compra de dólares para ahorro y controlará los que se pidan para abonar insumos importados generando un problema a muchas empresas productoras que van a recurrir al mercado negro, dónde el precio del billete verde irá en aumento y perjudicará a la población en general, dado que es el que se toma para trasladar a precios de la canasta básica, a los materiales de construcción en general, al calzado y la vestimenta en general, sin dejar de lado muchos servicios privados, como la educación y la salud.

Lo que busca el gobierno es parar la corrida bancaria para llegar al 10 de diciembre con reservas en el Banco Central y tratar de que los pesos en poder de ahorristas vuelvan al Plazo fijo de los Bancos, sin tener en cuenta que estos aún pueden irse al juego bursátil, dado que la desconfianza no cedió con el cambio de gobierno, por tanto la medida tomada es insuficiente y poco alentadora de la inversión productiva.

La explicación del Presidente del Bano Central ha sido insuficiente, poco clara y no explico que pasará con las Tasas de Interés que se pagan hoy dia.